Muere estudiante al que un vecino habría baleado

14 de diciembre de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Para Jorge Fortich Zúñiga, el 25 de noviembre de 2018 será una fecha trágica, que difícilmente podrá olvidar. Estaba a solo unos pocos metros de su hijo Elián Andrés Fortich Molina, cuando la mala hora sorprendió a este último.

Un sujeto que iba de parrillero de una moto le dio un balazo en el cuello al estudiante de 18 años, dejándolo herido de muerte y llevando el dolor y el luto a su familia.

El responsable del hecho sería un vecino de la víctima en el sector Central del barrio Olaya Herrera, quien ahora es buscado por las autoridades.

No lo pudieron evitar

Elián tenía toda una vida por delante. Apenas tenía 18 año y el año entrante cursaría el último grado de bachillerato. Tenía muchos planes, pero se truncaron el 25 de noviembre pasado. Ese día, el joven estaba sentado en la moto de su padre, en la terraza de su casa, en la calle 10 de Mayo de Olaya. Tenía su celular en la mano y chateaba.

Jorge estaba casi al frente de su casa, pues regresaba de hacer una diligencia. También estaba cerca otro hijo de este, quien caminaba para entrar a su hogar.

Eran las 9 de la noche y en ese momento la tragedia golpeó a la familia. Dos sujetos en una moto llegaron al lugar. El parrillero sacó un arma de fuego y le apuntó a Elián. Jorge dice que fue testigo.

“En ese momento, una vecina estaba en frente y gritó: ‘Elián, cuidado’, y cuando él levantó la cabeza, le pegaron el balazo en el cuello”, dijo con voz entrecortada el padre del estudiante.

Jorge corrió, pero no pudo evitar la agresión contra su hijo. Los sujetos huyeron en la moto. Iban sin cascos y por eso el hermano de la víctima, quien llegaba a su casa, pudo ver que el parrillero iba con el arma empuñada y reconocerlo.

Los parientes de la víctima indican que, al parecer, quien conducía la moto era un sujeto al que llaman Luis, mientras que quien disparó sería el Polla. Ambos residen en el barrio. Incluso, dicen que Luis vive a solo tres cuadras.

Tras el ataque, Jorge corrió a donde estaba Elián y lo auxilió junto a su otro hijo. Lo llevaron al CAP de Olaya Herrera y luego fue remitido a la Clínica Madre Bernarda por la gravedad de la herida.

Al joven lograron estabilizarlo y luego fue remitido al Hospital de Bocagrande, donde fue sometido a una cirugía. Mientras el joven luchaba y seguía aferrado a este mundo, sus parientes se encargaron de hacer las denuncias del ataque ante las autoridades, por lo que se abrió un proceso penal contra los dos jóvenes a los que señalan de ser los responsables del hecho, por el delito de tentativa de homicidio.

Los días fueron pasando y las esperanzas de los parientes de Elián eran grandes. Pero todo se esfumó en un abrir y cerrar de ojos el miércoles en la tarde, cuando el joven sufrió un paro cardiaco y murió.

Ahora, la denuncia por tentativa pasó a ser por homicidio. Los parientes del difunto esperan que las autoridades hagan justicia, pues temen que los sospechosos del homicidio escapen. Sobre todo porque aseveran que hace unos días una tía de uno de los sujetos habría llamado desde Holanda al padre de Elián, y le habría dicho que cuánto dinero quería para que desistieran de la denuncia.

“Le respondí que si quería negociar debía entregar a su sobrino, es que un hijo no tiene valor comercial”, dijo indignado Jorge. Ahora, este solo espera justicia, pues dice que los presuntos asesinos de su hijo andan caminando por el barrio libremente, como si nada hubiese pasado.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS