Ofrecen recompensa para hallar a niño de dos años

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Como Renet Anaya Arrieta, de 2 años de edad, fue identificado el niño que al mediodía del sábado pasado (5 de enero), desapareció en el sur del departamento Bolívar.

El hecho sucedió en el corregimiento San Francisco de Loba, jurisdicción del municipio de Cicuco.

Desde el momento de su desaparición, los familiares y las autoridades comenzaron a manejar dos hipótesis: posiblemente el niño habría caído a las aguas del río Magdalena, pero también se especula que pudo haber sido raptado, dado que algunos lugareños declararon que, en la mañana de ese 5 de enero, vieron a un hombre y a una mujer cargando a un niño envuelto en una sábana blanca, mientras se embarcaban en una motocicleta y partieron con dirección al corregimiento La Peña.

Se dijo también que, siendo las 7:30 de la noche del mismo día, el niño fue cruzado en una lancha, desde la localidad de Isla Grande (Magangué), hasta Puerto Capitán (Cicuco).

El dueño de la embarcación no quería cruzarlos. Sin embargo, la pareja ofreció 30 mil pesos y lo convencieron.

La Policía Nacional dio a conocer que sus hombres desplegaron un operativo de búsqueda diurno y nocturno, en el cual se utilizan los medios tecnológicos, en coordinación con la Fiscalía y con organismos de rescate.

La Alcaldía de Cicuco ofreció una recompensa de hasta 5 millones de pesos a quien suministre información que permita encontrar al menor y a los presuntos raptores.

A esa búsqueda se han unido pescadores y demás lugareños, en el río Magdalena.

Se ahoga niño

De otro lado, un menor de 3 años se ahogó el domingo en la tarde en el corregimiento Isla Grande, jurisdicción de Magangué. Ello pasó a las 5:30 de la tarde de ese día.

El menor respondía al nombre de Andrés Camilo Escobar Vera. Según una fuente de esta población, el domingo en la tarde, el padree del menor, Donis Escobar, se dirigió al puerto a amarrar una canoa de su propiedad. No se dio cuenta que su pequeño se fue tras él.

Posteriormente, Escobar regresó a su vivienda y, al no encontrar a su retoño, se fue a buscarlo.

Un amigo le dijo que el menor se había ido detrás de él. Lo buscó con varios compañeros con chinchorros y atarrayas en el río, pero la búsqueda fue infructuosa.

La triste noticia no demoró en llegar, cuando les fueron a avisar a los padres que a 300 metros más abajo de donde estaba la canoa, habían encontrado el cuerpo del menor, que flotaba en el río Magdalena. Tenía un golpe en el rostro. Las exequias se cumplieron en Isla Grande, en medio del dolor de familiares y amigos.

x
x

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS