Plan siniestro: detalles de un asesinato que horrorizó a Cartagena

10 de mayo de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Fue amor a primera vista. Cedulia Camargo Quiroz vio al pequeño y supo de inmediato que quería tenerlo consigo. El recién nacido era hijo de una hermana suya, quien accedió a entregarle al niño para que lo criara. Solo tenía tres meses cuando Cedulia se lo llevó consigo. Lo llamó Cristian y no dudó un segundo en bautizarlo de inmediato con sus apellidos. Crió al niño como suyo, pero quizás, como dicen algunos conocidos, se habría equivocado por darle tantas complacencias.

Vecinos rumoran que el niño fue creciendo y que cuando se hizo un joven le habría hurtado dinero a Cedulia en varias oportunidades.
“Cristian era para ella la luz de sus ojos, por eso se tragó muchas cosas”, dice otro allegado. La mujer daba todo por sacarlo adelante, pero sería ese mismo joven por el que daba la vida quien terminó quitándosela por unos cuantos pesos.

Cedulia trabajaba en el área administrativa de la Policía. Con el sudor de su frente compró su casa en Los Calamares y posteriormente obtuvo otros bienes. Cristian se hizo un hombre y Cedulia, gracias a su trabajo en la Policía, obtuvo su pensión.

Las indagaciones de los miembros de la Sijín de la Policía Metropolitana de Cartagena, lideradas por el Fiscal Seccional 47, dejan ver que en el 2011 Cedulia realizó un acto que sería uno de los detonantes de un plan siniestro. Ese año, la mujer compró un seguro de vida millonario, cuyo beneficiario es su hijo Cristian, quien hoy tiene 29 años. Hace un tiempo, este dejó a su madre y se fue a vivir con su mujer en Cimitarra, Santander. Sin embargo, en diciembre pasado regresó a Cartagena, luego que Cedulia hiciera un préstamo en un banco para hacer remodelaciones a su casa.

Cristian estaba atento y su madre le pidió que la ayudara. Pero las investigaciones dejan ver que sus buenas intenciones serían falsas y que, presuntamente, aguardaba el momento indicado para acabar con la vida de ella. El coronel Boris Albor, comandante de la Policía Metropolitana, indicó en su momento que el objetivo del hombre serían beneficiarse con el seguro que compró su progenitora y quedarse con algunos bienes inmuebles de esta.

Pero necesitaba un plan para ello. La hipótesis que manejan las autoridades es que Cristian, presuntamente, mandó a matar a su madre, haciendo que el hecho pareciera el resultado de un atraco, para así despistar a las autoridades.

Las indagaciones de la Sijín indican que para ello habría contactado a José Rodolfo Morales, un exparamilitar que reside en el barrio Mirador de Cartagena, junto a Henequén. La Policía Metropolitana confirmó que este perteneció durante ocho años al Bloque Cacique Nutibara de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Por ese proceso, estuvo preso por un año en una cárcel en Medellín. La Policía indicó que fue la colaboración de este la que permitió desenredar la madeja.

El contacto

‘El Rodo’, como apodan a José Morales, fue contactado en el Mirador de Cartagena. El hombre, como consta en un interrogatorio que le hicieron, indicó a la Fiscalía que sería Cristian quien le habría mandado a decir que le ofrecía un millón de pesos para que matara a Cedulia.

Pero al exparamilitar le pareció muy poco dinero, y se negó de inmediato. Ante la negativa, le ofrecieron dos millones de pesos. Dijo que fue entonces cuando decidió aceptar el “trabajo”.

“Contó que le explicaron que debía hacer que el asesinato pareciera un robo. Pero ‘el Rodo’ puso una condición. Dijo que el homicidio debía realizarse entre San Fernando o Nelson Mandela, porque esa era la zona que él conocía y que se le hacía más fácil para escapar”, señaló un investigador de la Sijín.

Según lo indicado por el confeso asesino, Cristian habría indicado que iba a estar con su madre y que cuando el pistolero fuera a matarla, él, presuntamente, se iba a apartar.

Todos los arreglos se hicieron y el 10 de marzo fue la fecha que se eligió para la muerte de Cedulia. Ese día, Cristian y su madre salieron a comprar los materiales para las remodelaciones que ella quería hacerle a su vivienda.

Las investigaciones indican que Cristian le dijo que sabía dónde conseguir los materiales más baratos. Primero la llevó a un almacén constructor en San Fernando, pero luego la convenció de ir hasta una ferretería en el sector La Florida de San Fernando, diciéndole que allí le iban a dejar todo más barato.

“Antes del hecho, ‘el Rodo’ se echó para atrás porque no tenía moto para cometer el homicidio. Pero cuenta que Cristian le mandó a decir que esa vuelta se hacía porque se hacía, y que le ofrecieron un dinero extra para lo de la moto, y fue así como aceptó”, acotó el investigador.

A las 12:30 p. m. de ese 10 de marzo, Cedulia caminaba junto a su hijo por el sector La Florida de San Fernando, y estaban a punto de llegar a la ferretería, cuando al lugar llegó ‘el Rodo’ de parrillero en una moto que conducía otro sujeto. ‘El Rodo’ dijo a la Fiscalía que se fue hasta donde estaba Cedulia y que al verlo, Cristian se apartó, como, presuntamente, se había acordado.  El exparamilitar contó que fue directo a donde Cedulia y casi a quemarropa le dio un balazo en la cabeza.

La mujer se desplomó de inmediato. ‘El Rodo’ corrió a donde lo esperaba su compinche en la moto, pero recordó que estaba olvidando algo: la supuesta simulación del robo.

Por ello, como quedó registrado en videos de cámaras de seguridad de la zona, se devolvió, le quitó el bolso a la víctima y escapó.  Mientras a Cedulia la llevaron a un centro médico cercano, los dos agresores fueron perseguidos por varios mototaxistas. Perdieron el control en una curva y terminaron cayendo de la moto, por lo que escaparon a pie. Una turba quemó la moto que dejaron abandonada.

“‘El Rodo’ relató que luego del hecho fue a cobrar su pago, pero solo le dieron 700 mil pesos para que saliera de la ciudad mientras pasaba la ‘calentura’. Le indicaron que Cristian le daría el resto de plata a final de mes, cuando fuera a cobrar la pensión de la mamá”, contó el investigador.

Por ello, el sicario tomó el dinero y se fue a Valencia, Córdoba, donde se escondía. Pero los miembros de la Sijín, con los videos de seguridad en la zona del hecho y relatos de testigos, le seguían la pista. Inicialmente entrevistaron a Cristian, pero su versión sembró sospechas en los investigadores. “Primero dijo que se estaba amarrando los cordones y que no vio al que le disparó a su madre, y luego otras cosas, decía que no había visto lo que pasó”, explicó el mismo funcionario.

Se hicieron entrevistas con testigos y se analizaron los videos de cámaras de seguridad, que sembraron más dudas sobre lo que decía Cristian.  Pero hubo algo que resultó clave: la moto que dejaron abandonada los sicarios. Los policías empezaron a rastrear la procedencia del vehículo y fue así como descubrieron que quien lo tuvo por última vez fue ‘el Rodo’.

“Testigos hicieron el reconocimiento fotográfico del sicario y fue así como el 22 de marzo el Fiscal Seccional 47 obtuvo una orden de captura contra ‘el Rodo’ ante un juez de Garantías. Empezamos a rastrearlo y descubrimos que se había ido a Valencia, Córdoba. Sin embargo, a finales de abril se regresó a Cartagena porque estaba decidido a cobrar el dinero que le debían a como diera lugar”.

Ante el incumplimiento, se cree que ‘el Rodo’ habría estado planeando atentar contra Cristian. Pero la Sijín se le adelantó y el 28 de abril descubrieron que estaba en un inmueble en Blas de Lezo. Fue así como hicieron un allanamiento en el lugar y lo capturaron. Fue llevado a la sede de la Fiscalía en Crespo. Al llegar indicó que quería un abogado y hablar con el fiscal. En un interrogatorio asistido, aceptó haber matado a Cedulia e indicó que Cristian sería quien lo contrató para ello, dando los detalles del caso.

Ello dio paso para que el Fiscal 47 obtuviera una orden contra el hijo de la difunta, quien fue capturado la semana pasada en las afueras de un centro comercial de la ciudad. Este fue llevado ante un juez y fue asegurado en la Cárcel de Ternera por los delitos de homicidio agravado, hurto calificado agravado y porte ilegal de armas, igual que ‘el Rodo’.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS