Policía ofreció excusas públicas a familia de Kellys Zapateiro

13 de octubre de 2018 02:24 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La Policía Nacional realizó un acto para ofrecer excusas públicas a los familiares de Kellys Zapateiro, una joven embarazada que fue asesinada en una estación de Policía hace cuatro años para extraerle el bebé.

El evento se realizó hoy sábado 13 de octubre en el auditorio del Comando de la Policía, en el barrio Manga.

En el acto, la Policía se responsabilizó por el asesinato, en el que participó el patrullero Andrés Díaz Zabaleta, hoy condenado a 60 años de prisión, y ofreció disculpas a los familiares de la joven, asesinada el 11 de julio de 2014 a los 28 años.

“Hoy presenciamos con la familia de la joven un sentimiento de dolor por el fallecimiento de una madre, de una hermana y una hija. Hoy la Policía ofrece disculpas para hacer visible un comportamiento que no se puede repetir en la institución por ninguno de nuestros funcionarios, para decir que no debería existir ese tipo de comportamientos en nuestra sociedad, que es una sociedad que ha avanzado mucho para que estemos generando ese dolor y sufrimiento a muchas familias en Colombia”, apuntó el brigadier general Luis Humberto Poveda Zapata, comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena.

El asesinato de Kellys Zapateiro conmocionó a todo el país a medida que se fueron conociendo los hechos escabrosos y calculados de los asesinos, Andrés Díaz y Josefa Cardona, que era vecina de la víctima. (Lea más sobre este caso)

Ese día, el último en la vida de Zapateiro, Josefa Cardona la buscó a su casa, en el barrio El Libertador, con la excusa de llevarla a una fundación para que se hiciera unos exámenes gratuitos. En ese momento, Kellys tenía ocho meses de gestación.

Según las investigaciones de las autoridades, Josefa condujo a su víctima hasta Bazurto, donde le dio un jugo que la hizo sentir mal. Entonces la llevó a la Clínica Maternidad Rafael Calvo, donde dijo que la embarazada se llamaba Josefa Cardona con el objetivo de suplantar su identidad.

Al salir de la clínica, la mujer llevó a Kellys hasta la subestación de Policía en Manzanillo del Mar, donde la esperaba su pareja sentimental, el patrullero Andrés Díaz Zabaleta.

Kellys habría estado allí hasta las 2:00 a.m., hora en la que fue trasladada hasta un kiosko cercano, en el que sus verdugos le sacaron al bebé con una cuchilla en hoja y luego fue asesinada con un disparo en la cabeza.

Su cuerpo fue descuartizado e incinerado en una hoguera, cerca al lugar del crimen, con excepción del cráneo, que fue escondido.

Josefa Cardona llevó al niño a la clínica que había ido con Kellys y sostuvo que había dado a luz en la vía pública. El comportamiento de la mujer despertó sospechas y las investigaciones empezaron cuando  al día siguiente un grupo de policías encontró a un perro que jugaba con una mano, en el lugar de la hoguera.

Desde entonces empezó el proceso que finalizó este año con un fallo de la magistrada Patricia Corrales, que hace parte de la Sala Penal del Tribunal Superior de Cartagena, quién desestimó un recurso que pedía una rebaja de la condena a Díaz Zabaleta y a Josefa Cardona y que reafirmó los 60 años de cárcel para ambos.

CONCILIACIÓN
Tras el acto de excusas públicas, el general Luis Humberto Poveda Zapata explicó que la Policía y los representantes legales de la familia de Kellys Zapateiro llegaron a un acuerdo de reparación por los daños morales y legales.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS