“Tenía defectos, pero no merecía esa muerte”: madre de hombre asesinado

14 de enero de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Aunque el hijo sea malo o bueno, para una mamá no hay hijo malo. No sé por qué mataron a mi hijo y no vamos a hacer nada, no vamos a buscar venganza. Pero la justicia de Dios se encargará de todo”.

Eso dijo Iris del Carmen Arrieta, mientras estaba en una mecedora en la sala de su casa. Recordaba los últimos momentos de vida de Jaider Enrique Pájaro Arrieta, el mayor de sus cuatro hijos.

A este lo hallaron muerto el jueves a mediodía en una trocha en Arjona. Fue golpeado y tenía heridas de armas de fuego. A Jaider, a quien apodaban ‘Pajarito’, lo señalaban de estar supuestamente involucrado en robos en la zona. Su familia niega tal cosa y reconoce que era drogadicto y que por ello estuvo varias veces internado en centros de rehabilitación.
“Nunca terminó los tratamientos. Él consumía drogas, pero no sabemos si eso tiene algo que ver con su asesinato”, dijo la progenitora de Jaider.

Jaider Enrique tenía 32 años y vivía en la calle Los Laureles del barrio Las Parcelas, en Arjona. No deja hijos y los suyos dicen que trabajaba esporádicamente, botando escombros o en labores de albañilería. “Vivía conmigo en mi casa, pero se iba dos o tres días para el barrio El Limonar, y se quedaba en casa de un amigo. Luego, regresaba y así se la pasaba”, recordó Iris Arrieta.

El miércoles, el hombre llegó a la casa de su madre en la mañana. Almorzó, se bañó y en la tarde partió nuevamente hacia El Limonar. La última vez que lo vieron vivo fue a las 10 p. m. de ese mismo día, cuando caminaba por una calle de El Limonar. No se sabe con quién salió del barrio o si lo hizo solo. Al mediodía del jueves, un conocido que pasaba por el sector El Oeste lo encontró tendido en una troncha.

“Un amigo le avisó a una prima y esta nos llamó. Fui al lugar y encontré a mi hijo muerto, fue terrible verlo así. Creemos que lo mataron en otra parte y luego lo arrojaron en la trocha porque en esa parte no había rastros de sangre. Tenía golpes en el cuello y el rostro, y le dispararon en el abdomen con un changón. No sabemos quién o por qué le hizo eso, no tenía amenazas ni problemas. Le pido a Dios que se haga justicia. Tenía defectos, pero no merecía esa muerte”, dijo la madre de Jaider.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS