Trece horas violentas en Cartagena

18 de marzo de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hubo disparos, sangre y mucho dolor en el seno de tres familias que fueron víctimas de las más de trece horas violentas que se vivieron entre la noche del jueves y la mañana de ayer. En ese lapso, dos personas fueron asesinadas y otra resultó herida.

Entre las víctimas está Rafael Antonio Ríos Arredondo, un conductor de 55 años. Vivía en San Fernando y todos los días llevaba en su carro a su esposa y a uno de sus hijos, de 16 años, al paradero de Transcaribe que está en la antigua vía de Ternera, diagonal a la iglesia de El Recreo. Allí, la mujer y el menor tomaban un bus de Transcaribe.

Ayer, a las 7 a. m., Rafael los dejó en ese mismo punto y se quedó en la acera que está al frente. Un vecino de Rafael también estaba en el lugar, igual que otro hombre. Se dice que el vecino sacó su celular y el desconocido que estaba presente sacó un arma de fuego y se lo pidió. Rafael estaba en su carro cuando su mujer le hizo señas y este bajó.

El hombre al que amenazaba el atracador se negaba a entregar el artefacto. “Mi papá -Rafael- fue a defenderlo y se le lanzó al atracador. Empezaron a forcejear y el atracador le dio un balazo en el hombro a mi papá. Luego, al verlo en el piso, lo remató con un balazo en la espalda”, relató un hijo del baleado.

El atracador huyó con un sujeto que lo esperaba en una moto y al herido lo trasladaron a la Clínica Madre Bernarda. Allí llegaron sus parientes, que oraban para que saliera bien de la cirugía que le hicieron. Por desgracia, a las 10:30 a. m. les informaron que Rafael había muerto.

“Estos hechos no los podemos permitir, por eso exijo a la Policía que se tomen las acciones del caso. Necesitamos que los policías estén en la calle, no en las oficinas. Vamos a trabajar e implementar la estrategia que se pondrá en marcha en esa ruta -de los Estudiantes-, que es bastante sola, para que no se sigan presentando estos casos. Se deben dar las garantías necesarias a los usuarios de esta ruta, no podemos permitir que se siga golpeando este sistema sagrado para los cartageneros”, indicó el alcalde Manolo Duque.

Mientras tanto, Humberto Ripoll, gerente de Transcaribe, recordó que son cerca de 100 mil personas las que utilizan a diario el servicio y que no se puede permitir que amigos de lo ajeno quieran poner en riego a los cartageneros que lo utilizan.

De otra parte, está el caso de Antonio Contreras Morales. Tenía 34 años, vivía en El Campestre y trabajaba como escolta. El jueves, a las 9:30 p. m., estaba en la terraza de un negocio, en la cuarta etapa de El Campestre, jugando dominó con conocidos. Entre ellos Jesús Díaz Freyle y Erick Castro Morales.

De repente, dos sujetos en una moto llegaron. El parrillero bajó y abrió fuego contra Antonio. Este recibió dos balazos en el tórax y murió, mientras que Jesús y Erick sufrieron heridas en las piernas. Se recuperan en la Clínica Blas de Lezo. Las autoridades investigan si el asesinato sería una venganza.

Por último, está el caso de un abogado que ayer, a las 11:20 a. m., estaba en una acera, frente al Centro Colombo Americano, en el sector Cuatro Vientos. Se dice que cargaba $8 millones que habría retirado en un banco y fue interceptado por un delincuente.

“El atracador le quitó el bolso, pero cuando lo iba a requisar, el abogado se opuso y el atracador le dio un balazo en la cabeza”, indicó un testigo.

El agresor huyó con un sujeto que lo esperaba en una moto sin poder hurtar el dinero, y al herido, quien estaba consciente, lo trasladaron al Hospital Universitario, donde está fuera de peligro.

La bala le entró por un costado de la frente y se incrustó detrás de uno de sus ojos, que podría perder. Policías persiguieron a los atracadores, pero hasta ayer no se reportaban capturas.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS