Ulises Julio, el ostrero asesinado, era propietario de la coctelería La Torre

13 de octubre de 2013 12:02 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Ulises, con mucho dolor y tristeza recibo la noticia de tu partida. Dejarás un gran vacío en nuestros corazones. A veces no comprendemos las decisiones de la vida, pero nos toca aceptarlas. Espero que donde quiera que te encuentres estés con bien. Adiós amigo, cuídate y cuida de nosotros”. Eso escribió una allegada de Ulises Julio Jiménez en su perfil de Facebook. Esas palabras describen el dolor y la indignación que sienten quienes conocieron al hombre, a quien asesinaron a eso de las 11:40 p. m. del viernes en la urbanización Villa León, cerca de El Campestre.

Su muerte es resultado de una riña entre vecinos, marcada por una intolerancia que no conoce de límites.

Parranda final
Ulises celebraba entre tragos, familiares y amigos la clasificación de la selección Colombia al mundial de fútbol, pero la alegría se manchó de sangre en un parpadeo.

“Un vecino llegó a la casa de Ulises de una fiesta en otro barrio con su mujer y su hermano. Llegaron borrachos, sucios de sangre y diciendo que venían de otro baile donde hubo una pelea. Ellos comenzaron a discutir con un hijo de Ulises, que no vive en el barrio, dizque porque no lo conocían. Ulises intervino para calmar los ánimos, pero llevó la peor parte”, cuenta un allegado a la víctima.

El asesino es el hermano del vecino, de quien no se conoce la identidad. Dicen que en medio de la pelea el hombre fue a casa de su hermano, buscó un cuchillo y al regresar se lo enterró a Ulises en el cuello.

Se desangra
La herida fue profunda y fatal. Según familiares, el cuchillo perforó la arteria carótida, lo cual le causó una hemorragia incontrolable. Ulises ni siquiera alcanzó a llegar con vida a la Clínica Universitaria San Juan de Dios.

La Policía capturó al asesino a pocos minutos de la muerte de Ulises. El vecino, quien ocasionalmente reparaba los electrodomésticos de Ulises, y su mujer están huyendo.

La comunidad enardecida, al enterarse del deceso de Ulises apedreó y quemó la casa donde vivía el hermano del asesino.

“Trabajador y sano”
Ulises tenía 50 años y era muy reconocido por ser el propietario de la coctelería La Torre, que queda en el Centro Histórico, cerca a la Torre del Reloj, y funciona hace 27 años. Tras la muerte del cartagenero quedan cinco huérfanos, el menor de ellos tiene apenas 1 año. Vecinos y allegados lo describen como a un hombre trabajador y sano.
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS