Indicadores económicos
2017-12-15

Dólar (TRM)
$2.999,07
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.552,39
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,14
Petróleo
US$57,04

Estado del tiempo
2017-12-15

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 19:27

Marea max.: 18 cms.

Hora: 10:21

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-15

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
5 - 6 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Suenan tristes los tambores

Los tambores suenan tristes en la cola del patio. Suenan tristes sin Etelvina Maldonado, la novena cantadora que se nos va. Los tambores que hace más de trescientos años fueron prohibidos en Cartagena de Indias, han servido para consolarnos en la despedida a la cantadora Etelvina.

La paradoja de la partida de la cantadora Etelvina Maldonado (1935-2010), es que luego de batallar contra la pobreza a lo largo de su existencia, sólo ahora se le había presentado la oportunidad de soltar su canto por el mundo y sembrarlo como verdolaga en la humanidad.
“La desaparición de Etelvina ha sacudido el movimiento folclórico del Caribe y del país: lo que hemos presenciado en Cartagena es una manifestación ciudadana alrededor de Etelvima. Han venido además de las cantadoras, Catalino Parra, Checo Acosta, Escuela de Tambores Atabaques, Ekobios, Juancho Sierra, el Colegio del Cuerpo, Funsarep, Margoth Castro, Helenita González, Manuela Torres, Magdalena Caraballo, Ángela Caraballo, líderes comunitarios, organizaciones de afrodescendientes, entre otros. Para mí era la mejor voz del folclor colombiano”, me dijo el músico Guillermo Valencia, uno de los integrantes del grupo de Petrona Martínez.
“Para ser justos, ella tenía unos giros melódicos inconfundibles y únicos en un ser de una humanidad extraordinaria. Su canción ¿Por qué me pegas?”, de Etelvina es un bellísimo himno a la niñez. Bien podría ser el himno de una nación, ha sugerido el coreógrafo Álvaro Restrepo. Petrona Martínez, por su parte, es la mejor compositora polifacética, tiene una fuerza impresionante. Nuestra Totó la Momposina, gran artista, tiene la técnica. Hay que destacar el valor de otras cantadoras como Martina Camargo, con su bella vocalización. Pero quien se ha ido, era sin duda, la mejor voz.
La respuesta humana ante la muerte de la cantadora ha sido calificada por Totó la Momposina, como “una señal de que ella está en la memoria afectiva del pueblo cartagenero y colombiano, porque supo hacer su tarea como cantadora y divulgadora de la música de los ancestros”.
El taxista que me llevó al cementerio me preguntó por qué la vía estaba paralizada por un entierro. ¿Quién era?- me preguntó. Le dije. “Ha muerto una cantadora, una mujer que nos hizo felices a todos con su canto”. Y el taxista me miró con desconfianza por el espejo retrovisor: ¿Y por una cantadora hay semejante parálisis?
Le dije que sí, que ese canto le trascendía más allá de la muerte y que si un pueblo era capaz de ponerse de pie por la muerte de una cantadora tal como lo ha expresado Totó la Momposina, es porque se ha aprendido el largo y riesgoso camino de la dignidad y la libertad.
“Esos cantos, amigo taxista, cantos de monte, cantos de campesinos, cantos de ciudadanos amorosos con su tierra, son cantos que retratan lo mejor de lo que somos”. El taxista quedó en silencio.
“Los españoles que la escucharon en las ruedas de negocios del Mercado Cultural del Caribe, la habían elegido para una serie de presentaciones en España y Europa”, dijo Rafael Ramos, productor del primer álbum como solista de Etelvina "Luna de cantos y repique de tambores”.
La artista fue invitada a Francia en 2008, gracias a la gestión de Rafael Ramos, y se perdió la oportunidad de un concierto en Canadá, porque la embajada negó la visa a los integrantes del grupo. Había una serie de conciertos en 2010 en Bogotá con Totó la Momposina, Petrona Martínez y los Gaiteros de San Jacinto”.
Los tambores suenan sin cesar en la ciudad, debajo de la piel de las murallas y en la brisa salada que trae el lamento de los muertos. Todo homenaje ahora suena artificioso y débil. No era suficiente decir: “Qué bello cantabas. Cómo me has hecho llorar con tus lamentos”. No era suficiente que la ciudad hiciera tres o cuatro homenajes. No eran suficientes los pergaminos. La muerte siempre llevándonos la delantera. Usurpando el lugar de los que hacen felices.
Su hija Isabel Delgado Maldonado no podía cantar del dolor ante su ataúd, pero los ancestros la despertaron y se le salieron los cantos de un lado hondísimo de su alma. Estas tardes de lágrimas me hicieron recordar la muerte de Estefanía Caicedo. Ver ahora a su hijo el tamborero Víctor Medrano Caicedo despidiendo a su amiga, es como ser testigo de la secuencia de la compasión en el tiempo. Los tambores de Víctor recuerdan a Estefanía, su madre, y a las ocho cantadoras que se fueron con ella. No hay un tambor que no cante duelos guardados. Es el instrumento de un antiguo conjuro contra la soledad.

TEMAS

LEA MÁS SOBRE Dominical



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese