Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Adiós a Sonia Osorio con lágrimas de pollera colorá

-A A +A
 

“Al sonar de tambores, esa negra se amaña,

y al sonar de la caña,

va brindando sus amores,

es la negra soledad,

la que goza mi cumbia.

esa negra cala muy hondo, ¡caramba!

con su pollera colorá. (…)”

Hoy, esta estrofa de Wilson Choperena que tradicionalmente es asociada con jolgorio colombiano alrededor del mundo, se convierte en un soneto funerario de polleras rojiblancas que se lamentan, porque ha muerto ella, su reina. Ha muerto su creadora…

Y es que hablar de Cumbia sin hablar de Sonia Osorio es desconocer la imagen misma con la que identificamos esa pieza de nuestro folklor nacional, porque aunque muchos traten de envolvernos en la treta del olvido, fue precisamente ella: Sonia Osorio quién cambió las flores multicolores –que tradicionalmente invadían la pollera de cumbia-, por cuadritos rojos y blancos –como diseño para el baile de Cumbia de una de las comparsas que ella dirigía en Barranquilla- una creación que cautivó los sentidos nacionales a tal punto de que hoy nadie reconocería un traje de cumbiambera sin una pollera colorá.

“De allá pá aca, de aquí pá allá,

oye, negrita, ¡con su pollera colorá!

como goza esa negra

con su pollera colorá, mamá

¡con su pollera colorá!

esa negrita si baila

de allá pá aca, de aquí pá allá,

¡con su pollera colorá! (…)”

Y cada centímetro de esa canción que hace solo unas semanas atrás bamboleaba caderas en el Carnaval de Barranquilla, se transformó en narración póstuma, desde las 3 y 20 minutos de la tarde del pasado lunes 28 de marzo, cuando dejó de respirar esa mujer que fue de allá pá aca, de aquí pá allá por el mundo presentando lo mejor del folklore colombiano, incluyendo por supuesto el inigualable movimiento de su pollera colorá.

Están húmedas, los metros de encajes, letines y tela rojiza, están empapados por las lágrimas de sus bailarines mientras vestidos como ella misma les enseñó -durante 51 años de absoluta dedicación- escoltan su cuerpo hacia el lugar del no retorno.

“Ay, cuando le canto a soledad,

es que estoy contento

porque con su movimiento, ¡oye caramba!,

inspiración ella me da.

tiene sabor a canela

o rico sabor a pimienta

¡como está de contenta, oye, caramba,

con su pollera colorá! (…)”

No hay espacio para estar contentos, pero si para cantar… Sus tambores retumban, los tambores de su negro Nico Yembe, -el fiel guía del grupo musical del Ballet de Colombia-, no paran de sonar, pero esta vez con sabor a despedida, despedida de la madre de éste ballet que le enseñó al mundo las bellezas de Colombia, mucho antes de que supieran donde quedaba en el globo terráqueo. Una mujer que sin las facilidades de comunicación que ofrece la contemporaneidad se lanzó al mundo con su ballet, para que hoy podamos decir orgullosos que somos colombianos, para que hoy la historia del país -51 años después de que naciera su ballet- pueda llenarse al asegurar confiada que nuestro folklore ha sido premiado más de cien veces alrededor del mundo, gracias a ella y su creación: “El Ballet de Colombia de Sonia Osorio”.

Premio festival de verano Rusia 1968.

Premio tercer festival internacional Tarragona-España 1975.

Trofeo festival de Bretaña, Francia, 1977.

Instituto de cultura de Puerto Rico, 1977.

Trofeo Tuzla, Yugoeslavia, 1997.

Premio Hayange, Francia, 1997.

Medalla de la ciudad de Leningrado, Rusia, 1997.

La palma de Oro de Córcega, 1980.

Medalla del Festival de Aix'en Provence, Francia, 1980.

Premio cita de Vicenza, Italia, 1982.

Diploma de honor alcalde de Miami.1983.

Diploma de honor y medalla gobierno de hungría. 1983.

Trofeo ciudad "Castel de sangro", Italia, 1983.

Medalla del festival "der stadt glauchau", Alemania, 1983.

Medalla de la República Democrática Alemana, 1983.

Mejor intérprete y coreógrafa de las danzas de Colombia, Estados Unidos, 1983.

Premio ciudad de Guayaquil, Ecuador, 1984.

Medalla de la universidad de Guayaquil, Ecuador, 1984.

Trofeo de "jerah festival", Jordania, 1984.

Medalla del instituto de turismo de Jordania, 1984.

Trofeo Epcot Center Disney World,1984.

Medalla del Instituto de Turismo de Panamá, 1985.

Hispanic Heritage Festival Miami, 1985.

Primer premio Festival Internacional de Turismo Fitur, España, 1986.

Gran premio 32° Festival Internacional de Agrillento, Italia, 1986.

Premio mejor vestuario folclórico, Sicilia, Italia, 1986.

Premio del ente turístico de Italia como mejor promoción turística de un país, 1986.

Trofeo del turismo ciudad de Naro, Italia, 1986.

Gran premio 32  Festival Internacional de Agrillento, Italia, 1986.

Mención de honor gobernador de California, 1988.

Mención de honor alcalde, Los Ángeles, 1988.

Trofeo a la calidad artística, Japón, 1988.

Premio al mejor vestuario, provincia regional Agrigento 45 sacra del mandorlo in Fiore, Italia, 1989.

Mención de honor a la excelencia, Berlín, Alemania, 1992.

Proclamación de la ciudad de Miami, al mérito Holiday Inn, 1997.

Reconocimiento de la Embajada de Colombia en Brasil, 1997.

Premio wWtchtower, comunidad di Gallucio, Italia, 2000.

Reconocimiento Citta de Aragona, Italia, 2000.

Festival Internacional de San Clemente Di Galluccio, Italia, 2000.

Festival de lle Fiore, cita de cava di tirreni, Italia, 2000.

Medalla de Oro al mérito civil, cita de Minturno, Italia, 2000.

Trofeo de la comunidad colombiana en Israel. 2000.

Festival internacional del folklore en Kfar Quara, Israel, 2000.

Medalla ha´ emek, Israel. 2000.

Reconocimiento interkoncert, Budapest, 2000.

Christian lord sorin otomo, Japón, 2002.

Ministerio del turismo, Jordania, 2002.

Jerash festival de Jordania, 2002.



Son algunos de los reconocimientos internacionales que Sonia Osorio logró para nuestra tierra, impulsada por una pasión profunda por el arte y su expresión folklórica, por un sentido de patria tan intenso como el dolor que recorre el camino negro de la lágrima mortuoria de una de sus cumbiamberas adoradas, que con un silencio aprobatorio ó un grito corrector aprendieron de Sonia Osorio las coreografías que nacieron para ser patrimonio del alma de cualquiera que en el mundo ostente el título de ser colombiano.

Sonia, tenía como su pollera colorá sabor a canela y a pimienta, eso lo tienen claro sus bailarines y sus amigos, pero sobre todo sus hijos y nietos; que se levantaron entre su recio carácter, el perfeccionismo acérrimo y un amor de madre del que es reflejo lamentable hoy la devastada tristeza de Rodrigo y Silvana Obregón, fruto de una de esas cosas que Sonia Osorio sabía hacer muy bien: amar, y más allá de eso comprometerse con la causa de sus amores, en la cúspide de los cuales se encontró hasta  su último suspiro, el amor de sus amores: el Ballet de Colombia de Sonia Osorio.

Y podríamos hablar de las palabras de la reina Noor de Jordania cuando vio el ballet de Colombia por primera vez, como tantas otras anécdotas llenas de brillo e importancia como casi todo lo que profesionalmente hizo Sonia Osorio, como periodista, diseñadora de modas y coreógrafa. Sin embargo esas palabras saldrán sobrando la próxima vez que unas caderas se contoneen al ritmo de tambores, portando una pollera de cuadritos rojiblancos, porque siempre, siempre que eso suceda será un tributo a Colombia, un tributo a  Sonia Osorio, cuyo cuerpo no hay mejor manera de despedirlo de éste mundo, que al ritmo de los versos que se sabe tan bien el tambor de nico yembe: los de su pollera colorá.

“de allá pá aca, de aquí pá allá,

oye, negrita, ¡con su pollera colorá!

Barranquilla, Cartagena,

yo te la voy a  llevar.

¡con su pollera colorá!

de allá pá aca, de aquí pá allá,

oye, negrita, ¡con su pollera colorá!

colorá, colorá, colorá…

¡ay, que buena está! ¡con su pollera colorá!

de allá pá aca, de aquí pá allá,

oye, negrita, ¡con su pollera colorá!

a Turbo-Antioquia yo te la voy a llevar.

¡con su pollera colorá!

para que pueda, para que pueda cumbandiar, ¡con su pollera colorá!

cómo, cómo goza esa negra mamá,

¡con su pollera colorá!”

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64177 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese