Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Alfredo Piñeres: De hacedor de jaulas a maestro del arte

-A A +A
 

Sólo pinta lo que recuerda. Lo que ha visto. Los colores de su memoria.
Quienes conocían a Alfredo Piñeres como arriador de agua en el barrio Piedra de Bolívar, albañil y hacedor de jaulas para pájaros y trampas para ratones en el Mercado de Bazurto, tendrán una grata sorpresa al saber que este hombre escurridizo y de pocas palabras, figura ya en el libro de los maestros del arte popular en Colombia.

Alfredo sólo se ríe con sus ojos achinados y sus ademanes de tímido irremediable y sólo hace un gesto de sorpresa sin palabras para manifestar el reconocimiento que ha tenido como uno de los mejores artistas primitivistas del Caribe colombiano. La suya es una humildad que lo hace invisible entre el cerco amurallado de los artistas de Cartagena de Indias. Y él no se ufana de nada. Sigue trabajando con la misma pasión con que hacía jaulas y trampas para sobrevivir, con la diferencia, de que ahora, enjaula el color, le tiende trampas a los lienzos y sale victorioso en su arte de pintar la vida. No falta ahora quien acuda a su taller del barrio San Fernando a ver cómo pinta sus retratos de escenas cotidianas: muchachos beisbolistas en las playones, instantes de mercado y plazas, camioneros en viajes de arena y cemento, horizontes de pobreza y orillas festivas, gente caminando rumbo al estadio o al mercado, niños en la puerta de sus casas, madres con sus hijos, retratos morales sobre la conducta humana, la honradez, y en algunas obras, denuncias sobre la explotación sexual infantil y sobre el deterioro ambiental de su ciudad natal, Cartagena de Indias. Tampoco falta el artista que le pide a Alfredo que le haga una jaula para poder tener un testimonio de la nostalgia del pajarero. Esas jaulas sin pájaro se exhiben en algunos talleres de artistas, elaborados por Alfredo Piñeres. Ahora ha sido incluido en el bellísimo y lujoso libro “Maestros del arte popular colombiano”, publicado por Suramericana en su aniversario 65, una investigación coordinada por el Comité Cultural de esa compañía, bajo la orientación de la experta Cecilia Duque, quien ha precisado que los elegidos de este libro son artistas populares que han consagrado muchos años a su arte, se privilegió “la maestría en la ejecución de las obras, el reconocimiento ciudadano, la tradición y su significado como símbolos de identidad nacional”. Creatividad y destreza de alfareros, ceramistas. tejedores, pintores y otras manifestaciones ancestrales. De Alfredo Piñeres se dice en el libro que es “el gran pintor primitivista, incluido en la muestra del Banco de la República como uno de los artistas que harán historia en los próximos años. Este es un paso trascendental en la vida de Alfredo, y sobre quien puede afirmarse que se ha hecho a pulso, luchando para ganar el lugar que hoy se le otorga”.
“En 1998 empieza a mostrar tímidamente algunos de sus cuadros. Uno de ellos se convierte en la punta de lanza para que en definitiva cambie de profesión de hacedor de jaulas a las de pintor. Con la obra La felicidad que no llegó, conoció al curador del Museo de Arte Moderno de Cartagena, quien reconoció de inmediato su gran talento y le propuso que hiciera una serie para su primera exposición individual. Pensó en las 14 obras de la misericordia, para averiguar su hermano fue a la catedral donde el párroco y le enseñaron cuáles eran. Se dedicó entonces a producir las obras que le tomaron un año, para luego ser exhibidas en el museo el 16 de noviembre del año 2000”.
Luego de estos diez años, han ocurrido muchas cosas y su obra ha merecido varios premios del Salón de Arte Popular de la Fundación Bat y ha sido reconocido en concursos nacionales e internacionales. Se aterra al saber que le dicen Maestro Piñeres. Y recuerda que su maestra Cristina de Macías en la Escuela Andalucía del barrio Piedra de Bolívar, lo buscaba cada vez que tenía que pintar en el tablero, una vaca, una mata de maíz o algún retrato. Todo es maravilloso como saber que en su pequeña y humilde escuela del barrio pasara el general Simón Bolívar en uno de sus viajes a Cartagena. Hoy sus pinturas se encuentran en colecciones privadas y en instituciones oficiales y representan lo más elemental y sagrado de Cartagena de Indias y del Caribe colombiano. Un maestro que sin proponérselo, forma parte de la estirpe de Noé León o Marcial Alegría. Él sabe que el país es una caja de sorpresas. En donde menos se espera, hay un ser invisible como él, difícil para convertir en palabras sus emociones y sus esperanzas, y la mejor manera de hacerlo es pintando sus deseos, sus recuerdos y sus ilusiones. Alfredo Piñeres deambula por el centro de la ciudad vieja y se sienta en la antigua puerta de la Torre del Reloj, a buscar a un amigo con quien compartir las noticias de la vida y del arte.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64118 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese