Indicadores económicos
2018-11-20

Dólar (TRM)
$3.178,81
Dólar, Venta
$2.978,00
Dólar, Compra
$2.810,00
Café (Libra)
US$1,39
Euro
$3.632,42
UVR, Ayer
$260,21
UVR, Hoy
$260,23
Petróleo
US$66,96

Estado del tiempo
2018-11-20

marea

Marea min.: -9 cms.

Hora: 01:37

Marea max.: 22 cms.

Hora: 09:13

Dirección viento: Oeste noroeste

Intensidad viento: 8 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-11-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Anne Swing, un profeta en su tierra

Suele pasar que nos levantamos y nos damos cuenta que el arrepentimiento nos acompañará toda la vida. Ese balde de agua fría nos empapa cuando recordamos lo que dejamos que pasara o lo que simplemente no pasó. Fue hace 27 años y Viviano Torres, más conocido como Anne Swing, no deja de pensar en el día en que, aún con dudas, firmó el documento de renuncia a Kuvaney Records.

“Fue el error más grande mi vida, resultado de la inmadurez y el desconocimiento. Me salí. Puse todos los problemas para no renunciar. Pero entonces él (su manager en esa época) empezó a llenarme la cabeza con los contras de trabajar con una compañía extranjera. La lejanía... lo que era tener que viajar a Miami a cada rato”, recuerda el palenquero.

Pero la historia de cómo llegó a la disquera cubana, con sede en Miami, es mucho más grata. Kuvaney Records, que catapultó la carrera de emblemáticos artistas como Cuco Valoy, Johnny Ventura y Fernando Villalona, fijó su mirada en Anne Swing, gracias a su incansable trabajo por mostrarse y sobretodo mostrar la música palenquera. Las disqueras colombianas, por allá en los años 80, no se fijaban en la champeta y a decir verdad, no creían en el éxito de este género.

“Cuando empecé ninguna disquera quería grabar mi música. No existían productores de discos en Cartagena y había que ir grabar a Medellín, a Bogotá o a Barranquilla. Me atreví a eso. Participé en un festival de música y fue apoteósico, me dije “aquí hay algo”. Fue en 1986. Grabé mi producto y empecé a mostrarlo “sin compromiso”. Las disqueras colombianas arrugaban la cara. Sólo había negativas”, recuerda.

“Nadie es profeta en su propia tierra”, dicen, pero Anne Swing sabía que en su música había algo importante. “Alguien me habló de Moisés de la Cruz, quien trabajaba con Kuvaney. Él, aunque no creía en mí, me recibió el material”.

Para el artista, un “no te garantizo nada” del cazatalentos era suficiente. A los 15 días de haberse despedido, De la Cruz lo contactó y no solo le dijo que tenía futuro, sino que le ofreció ser parte del Carnaval de la calle 8, uno de los eventos más esperados en marzo de cada año en Miami. Anne Swing firmó un contrato con Kuvaney, y pronto cantaba en tarimas de Miami, Nueva York, Jamaica, Europa y Latinoamérica.

“Cuando cantaba Mini Mini y Permiso era una locura. Entonces sí aparecieron las disqueras colombianas detrás de mí. Yo les recordaba que les había mandado el material en un casetico y nunca contestaron... que ya no podía firmar con ellos”, recuerda riendo de satisfacción.

“Pero empezaron a cambiar las reglas”, cuenta Anne Swing. Ya rondaban en la cabeza de su manager las promesas de las disqueras de Colombia. “Las compañías de acá le ofrecieron de todo. ‘Dedícate a hacer música que el que sabe comercializar soy yo’ ”, recuerda Anne Swing que le decía su compañero.

El cantante terminó aceptando una oferta colombiana, pese a los esfuerzos de la disquera extranjera de que reconsiderara su decisión. “Ellos piensan que si no eres feliz no produces. Aceptaron la renuncia. Pagué 20 mil dólares de multa en Kubaney y me salí”.

Al llegar a Colombia las cosas no funcionaron como él esperaba y terminó dejando también la disquera colombiana. “Me incumplieron con la promoción y la publicidad”, afirma.

Uno de los posibles motivos por los cuales Anne Swing decayó, según él propio artista, fue la discriminación en la época.

“Iba a los sitios como artista principal. Decían ‘tanta gente para venir a ver al negro feo ese’. Una vez en una discoteca me molesté tanto porque el mismo administrador me discriminó tan feo, que no toqué”.

Esa anécdota en especial es fuerte para el cantante. “Ese negro parece un chimpancé. No sé para qué el patrón lo contrató”, recuerda que oyó de parte del administrador. “Le contesté ‘usted vera cómo le responde a este poco de gente porque no voy a tocar hoy’ ”.

A Anne Swing lo había contratado “uno de esos hombres que eran narcotraficantes”, y como no sabía, se despidió del show y se fue para el hotel. “El que me contrató fue a buscarme. Preguntó que por qué despreciaba su discoteca. Le dije: A mí no me importa la plata. El administrador me dijo esto y esto.. y yo soy negro y lo que quiera pero a mí se me respeta”. Para sorpresa del artista, al rato llegó quien lo había tildado de chimpancé en la discoteca. “Estaba de rodillas. Me rogó que cantara en la discoteca”, comenta.

La discriminación fue una constante para Anne Swing desde niño. “Hediondo a pescado” y “cara de mico” fueron solo algunos de los apodos que se ganó en el colegio. Recuerda estos episodios con algo de indignación, pues afirma que ya no hay el rencor en él.

Su voz como herramienta de cambio.

El tiempo pasó, y su talento, aunque le dejó el mal sabor de boca de su pronta despedida de Kubaney, lo enseñó a ser tolerante y lo llevó a tener reconocimiento internacional. Tiene su propia productora y es considerado como “uno de los pioneros de la champeta en Colombia” (él se pregunta que quién estaba antes que él).

Anne Swing tiene hasta la fecha 19 álbumes discográficos, 3 premios del Festival de música del Caribe, un Bucanero de Oro, un premio del Festival de Orquestas de Barranquilla, un reconocimiento de parte de Holanda y un sinnúmero de premios más.

El último lo recibió a finales del año pasado en los Shock, donde lo honraron por su aporte a la música palenquera.

Varias veces el “ringtone” del celular soltó una explosiva descarga de su música. Agendó eventos y recordó otros. Se le nota tranquilo. Anne Swing apoya el Proceso de Comunidades Negras (PCN) y sigue en lo suyo, de tarima en tarima. Aún está vigente y cree que mientras la vida se lo permita, seguirá explorando ese universo musical con el que se ha ganado el respeto de los viejos y los nuevos artistas de la champeta.

LEA MÁS SOBRE Dominical



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Exito muy merecido

Los Colombianos de bien te apoyamos, has sido el pionero de la champeta, el que lo hizo bn, el que no canta vulgaridades, el artista. Deseo de todo Corazon, que sigas cosechando exitos, negro hermoso, vales tu peso en oro. Un abrazo desde la distancia.