Indicadores económicos
2017-07-27

Dólar (TRM)
$3.026,22
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.523,73
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,59
Petróleo
US$48,75

Estado del tiempo
2017-07-27

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 09:27

Marea max.: 12 cms.

Hora: 02:06

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-07-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4 -
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Así es Viviana Sánchez, nueva primera dama de Cartagena

Le aterra la muerte. No puede siquiera imaginar qué sería de ella si le toca sepultar a uno de sus dos hijos, o a su esposo. Prefiere morir mil veces. Prefiere quedar ciega.

“Ruego a Dios que me lleve primero en todas  mis oraciones, siempre que despierto y cuando voy a dormir. No soportaría ver a las personas que más amo muertas”, dice. Su voz, su fuerte voz, tiembla. Sus ojos se quiebran.

Entonces, solo entonces, la mujer fuerte y “cuadriculada” -ella misma lo dice- se derrumba. No importa, sabe bien cómo recomponerse. Viviana Sánchez Blanco se reconstruye en cuestión de segundos para hablar de poder, de fe y de la flojera colectiva que, según ella, agobia a Cartagena.

Viviana Sánchez Blanco, ¿le suena? ¿No? Y si le hablo de Manolo Duque Vásquez, ¿le suena? Viviana es la esposa del Alcalde electo de Cartagena.

Creció en “La Jaula”
-“No soy muy buena para los gestos en las fotos”, comenta, mientras me saluda con un apretón de manos.

-“Tú solo sonríe” -replica mi fotógrafa-. Viviana obedece. Su sonrisa es blanca. Impecable. ¿Cómo no, si es odontóloga?

Nació el 19 de abril de 1966. Creció en el Pie del Cerro, en una casa grande que quedaba donde funciona El Universal y bautizada popularmente como “La Jaula” -la única jaula buena porque le dio una niñez feliz-. Vivió en Getsemaní, en San Pedro y Blas de Lezo. Le gustan los colores claros, como el rosa y beige, y ama el rojo, “pero en otras personas”, aclara. Le encantan los dulces, las pastas y los mariscos. Todos los días se levanta a las 6 de la mañana a buscar una taza de café.

“Conocí a Manolo hace muchos años -36-, cuando él era un niño. Estudié con su hermana mayor, Margarita, y recuerdo que lo vi el día del quinceañero de Margarita. Él tenía 11 años y yo 13. Mucho después, Manolo había regresado de Bogotá y un amigo en común lo llevó a la casa y me dijo jocosamente: ‘aquí traigo tu regalo de cumpleaños’...y sí, ‘Manolo’ terminó siendo un regalo para mí”. El noviazgo duró un año y se casaron el 16 de septiembre de 1994. “No había mucho que pensar -cuenta Viviana-, los dos estábamos grandes, éramos profesionales, nos llevábamos muy bien y el siguiente paso era o terminar o casarnos...ya qué más”.

¿Qué la enamoró de Manolo?
-Que es muy inteligente. Digamos que es el único hombre que pese a ser “bajito” me dio la altura.

Cuando se casó con él, ¿se le pasó por la cabeza que usted sería primera dama del Distrito?
-No. Es más, siempre dije que no me gustaba la política, fueron circunstancias y Dios armó todo para que yo esté aquí, preparándome para ser primera dama. Empecé a involucrarme en la política el día que Manolo salió de RCN Radio y decidí que iba a acompañarlo a donde él me dijera.

¿A qué le tiene miedo?
-Lo que más temo es que se muera un integrante de mi hogar primero que yo. Pido a Dios que sea la primera integrante de mi hogar que se muera. No sé qué haría viendo enterrar a un hijo o a Manolo, me partiría el alma.

¿Y a qué le teme Manolo?
-Le tiene pavor a las ratas.

¿Qué ha sido lo más difícil en el camino a la alcaldía?
-Mi vida cambió radicalmente desde que Manolo se lanzó a la alcaldía, cambió mi rutina, dejé a un lado mi consultorio odontológico para apoyarlo. Lo más difícil del proceso fue hacerle entender a la gente que hay que trabajar, nada es regalado. Cuando te regalan las cosas, a veces las pateas y cuando las sudas es que les encuentras el valor.
Y lo más difícil al conseguir votos fue hacerles sentir que el voto no es un billete, ni un momento, es la decisión del destino de la ciudad en cuatro años.

¿Cómo vivió ese momento en que la candidatura de Manolo estuvo a punto de caerse?
-Metida en la mano del Señor.

¿Cuáles son las críticas que más le duelen?
-Que digan que mi marido es bruto. Un hombre bruto no sostiene una mujer como yo, porque siento que soy una mujer inteligente y un hombre bruto no puede tener a una mujer inteligente feliz.

¿Y qué es lo más gratificante, además de la victoria?
-El amor de los cartageneros para Manolo y quizás hacia mí también. Lo miran de una manera tan bonita, yo creo que eso me ha enamorado más de él.

Su definición de poder...
-Es voz. Es voto. El poder es que te miren y caminen detrás de ti.

¿Cuál es el mayor problema de Cartagena?
-La flojera. Hay muchas personas que pueden dar más, pero están esperando que les regalen todo. ¡Por Dios! Que se pellizquen.

¿Cuál será su labor social cuando comience la alcaldía de “Primero la Gente”?
-La tengo clara: “De la boca al corazón”. Tengo que devolver la sonrisa a muchos cartageneros, no solo es hacer prótesis dentales a quienes les hagan falta, eso lo he pensado para ancianos y madres cabeza de hogar, sino darles una vida mejor, un trabajo mejor. Me gustaría ayudarlos a conseguir estabilidad psicológica y que sepan que tienen más que dar a ellos mismos, a sus hijos y a la sociedad.

Un sueño por cumplir...
-Ver realizados a mis hijos, Sebastián -20 años y estudiante de Comunicación Social- y Manolo -de 14, cursa octavo grado-. Que tengan hijos y sean profesionales exitosos. Que logren lo que yo no logré.
Un sueño para la ciudad, que los cartageneros entiendan que tener hijos es una responsabilidad enorme, que los tengan, los mantengan, sostengan y edifiquen. Que les enseñen valores para que nuestra ciudad se convierta en el lugar que soñamos.

¿Cree que alguno de sus hijos va a seguir los pasos de Manolo?
-Con toda seguridad, Manolito. Se enamoró de los políticos...tenía su concejal, su gobernadora...no sé qué le pasó a ese jovencito, porque se enamoró de una cantidad de candidatos y nosotros no le infundimos nada, eso le salió espontáneamente.

***
No sabe si es una virtud o un defecto, pero Viviana se define como una mujer “cuadriculada”, obsesionada por el orden y psicorígida. Y de Manolo dice que es un tipo fresco. Fresco y terco. Esa es la gran diferencia y al mismo tiempo la esencia del amor entre el alcalde y su más fiel compañera de batallas: su primera dama.

LEA MÁS SOBRE Dominical

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

LAS RATAS...

Afortunadamente el nuevo señor alcalde le teme a las ratas, así se buscará la forma de ayudar a exterminarlas del sistema judicial y de la administración pública cartagenera.

NUEVOS RICOS DE CARTAGENA

SRA VIVIANA CON EL RESPETO QUE SE MERECE, COMO NO VA A CAMBIAR DE OPINIÓN RESPECTO A LA POLÍTICA Y AL ACTUAL CARGO DE SU IMPORTANTE ESPOSO SI USTED Y TODA SU FAMILIA SERÁN MULTIMILLONARIOS GRACIAS A LOS JUGOSOS CONTRATOS Y REBUSQUES TORCIDOS LOS CUALES SERÁN PAGADOS EN EFECTIVO PARA NO DEJAR RASTROS... QUE VIVA LA POLÍTICA Y EL SR ALCALDE DE CARTAGENA CARAJO!!! COMENTE CUANTAS PROPIEDADES PIENSA ADQUIRIR EN LA ZONA NORTE O SERA QUE VA A MONTAR UNA UNIVERSIDAD? JAJAJAJAJAJA.

PURO BLA BLA. DIOS SALVE A CARTAGENA.

Dice esta señora: darles una vida mejor, y un trabajo mejor, que fácil se dice todo en una entrevista, pregunta la periodista, cual es el mayor problema de Cartagena, responde: la FLOJERA, semejante respuesta de una futura primera dama, de una ciudad tan importante, y con mil problemas graves, como la salud, inseguridad, movilidad, educación, espacio publico,corrupción, y pare de contar, CARTAGENA DE INDIAS, por eso eres heroica aguantas de todo, Dios salve a esa bella ciudad, que viene de mal en peor porque no ha tenido la suerte que le elijan un mandatario distrital que de verdad sepa administrar la cosa pública, en este caso, lo dudo mucho que el golero coma alpiste.

Si le tiene miedo a las ratas

Si le tiene miedo a las ratas, entonces que no vaya al concejo.