Indicadores económicos
2017-05-25

Dólar (TRM)
$2.905,29
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.251,89
UVR, Ayer
$250,07
UVR, Hoy
$250,11
Petróleo
US$51,36

Estado del tiempo
2017-05-25

marea

Marea min.: -16 cms.

Hora: 06:26

Marea max.: 28 cms.

Hora: 23:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-05-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

A bordo del Galicia

El buque emprendió el viaje por el Mediterráneo a 10 kilómetros por hora. Por lo general viaja a 37 kilómetros por hora.

El L-51 Galicia tiene una intensa historia  en la armada española, no solo por llevar a cabo misiones humanitarias en lugares del mundo como Indonesia, Albania, Haití, Irak y Centroamérica, tal como nos lo contó el Alfer de Navío Nicolás Cañedo. Ha estado al pie de los huracanes como el de Indonesia y el terremoto de Haití.

Ha sido buque de transporte, barco hospital y se ha enfrentado en algunas ocasiones a piratas en alta mar. Es un buque inmenso, una pequeña ciudad flotante con un hangar capaz de transportar ciento setenta carros blindados, treinta y tres carros de combate, seis lanchas de desembarco, cuatro helicópteros, treinta torpedos. Pero es algo más que todo eso. Está concebido para desafiar las dificultades y las estaciones adversas en alta mar. Al recorrerlo nos sorprende ver a bordo un quirófano, un laboratorio, un restaurante, un gimnasio, una panadería.  Viajan siempre por lo general doscientos tripulantes, pero en esta ocasión de la Ruta Quetzal los jóvenes ruteros de la expedición 2012. Los ruteros en el hangar han agitado las banderas de cincuentiuno países y de repente veo en la estela de ese Mediterráneo caudaloso y profundo, la sombra de los delfines.

En el restaurante del Galicia encuentro dos pinturas de Gordillo que evocan la defensa de Cartagena de Indias y la escuadra de Blas de Lezo ante la escuadra de Vernon en 1741.

Tuve la primera noche un sentimiento opresivo y claustrofóbico dentro del camarote que me habían asignado. Pero superé esa sensación. Me tiré al suelo, pero no sentía el movimiento del barco. Cierto rumor lejano de las aguas. Devoré dos novelas en la madrugada: Releí “Adioses”, de Juan Carlos Onetti y “El cuaderno rojo”, de Paul Auster. En ese mismo camarote también dormirían los historiadores españoles Alberto Gullón y José Marchena. Un saludo inicial bastó para saber que habían venido a Cartagena de Indias y teníamos amigos comunes.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese