Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Caiga quien caiga

-A A +A
 

Se está perdiendo la mística en nosotros. Si no es que ya la hemos perdido. No creemos en nada, ni en nadie. ¿Qué nos congrega como colombianos, como cartageneros? ¿Qué nos convoca, qué nos une? Cunde la pérdida de referentes. No tenemos clara ni la orientación, ni cuáles son los límites.

El papel se tomó la piel de la ciudad. Nos empapelaron, nos embadurnaron hasta las tetas. Mensajes de campañas políticas a la Cámara y el Senado. En los correos electrónicos, en los foros electrónicos del periódico, en los carros disfrazados de carnaval, en vallas, postes, paredes y esquinas. Lo interesante de semejante bombardeo es que ninguno de los postulados nos promete nada. Los mensajes privilegian una buena foto, un partido y un número para marcar. La mayoría no tiene un eslogan. Y mucho menos una promesa. En ese sentido nos volvimos muy prácticos ¿Para qué, si, de todas formas no van cumplir?
En otras palabras: vamos a lo que vamos: votemos y cobremos ¿Para qué pensar? ¿Para qué interesarse en hojas de vida de los candidatos? De hecho el lunes pasado este diario tituló su editorial como “Vivimos un déja vù electoral” señalando los viejos, nefastos y perversos vicios de nuestra cultura electoral: indiferencia, hambre, desmemoria, ignorancia generalizada, descaro, ningún respeto por la decencia y por la ley. Ya no es tan válido preguntar: ¿Y ahora, quién podrá defendernos? Es claro que nadie de nadie. No hay en quien creer. Y no es tanto en el ámbito de las prácticas políticas. Es en todos lo ámbitos.
He visto policías que se quedan impávidos sin hacer nada ante la desgracia ajena. Los he visto pasar de largo. El domingo pasado en “Séptimo día” presentaron la historia de un cura pedófilo que violó niñas en La Guajira, en Nicaragua, en Bogotá y las más altas autoridades eclesiásticas no hicieron ni hacen nada por detenerlo, por entregarlo a las autoridades. Aunque fue condenado a 20 años de prisión en Nicaragua y capturado en Colombia, las autoridades lo sueltan. ¿Cómo creemos en la justicia? He padecido –como cientos de miles de personas- las impericias, los errores y las estupideces de los médicos de hoy que no sirven. Sí. Sé que estoy generalizando, pero, es que todos perdimos la mística y eso es patético en el caso de la educación. Los docentes de hoy no saben qué hacer, no saben facilitar la comprensión de en qué diablos consiste el mundo. Y así es con todo.
Es que no hay amor, no hay sacrificio: ni por la ciudad, ni por nadie. Habrá sapos. Eso sí: redes de sapos a sueldo. Es inminente nuestra participación institucional en la dinámica del crimen y en las más espeluznantes manifestaciones del horror. Sapearemos al que nos caiga mal. Sapearemos al que nos parezca despreciable, al que creamos que no merece vivir en esta sociedad: CAIGA QUIEN CAIGA. Si amigas y amigos: “ELLOS” ganaron. Es por eso que nos empapelaron la ciudad entera. “ELLOS” ganaron con un modelo social y económico que llamo: falangista – agro - industrial. Falangista por la puesta en práctica del miedo generalizado que da esta guerra de todos contra todos. Del que no está conmigo está contra mí. Lo de agro – industrial es por la exitosa y efectiva contrarreforma agraria que se llevó a cabo con su rastro interminable de sangre, sufrimiento, injusticia y horror. Quien sabe hasta cuando.
Un modelo que ya funciona de maravilla: ¿No ven que aquí nos morimos de envidia y no de infartos? ¿No ven que todos llevamos una pequeña motosierra mental? ¿No ven que Colombia tiene un corazón paraco? ¿No ven que todos somos alcohólicos y rabiosamente católicos (no tanto en el sentido religioso, sino en cuanto nuestra mentalidad feudal)? La ausencia de promesas en la actual campaña política es porque nosotros no sabemos para qué sirve el Congreso, ni estamos acostumbrados a que los dirigentes nos rindan cuentas de nada. “ELLOS” ganaron y nosotros no tenemos en qué creer o en quién. De ahí que comenzaré por admitirlo: por lo menos yo hablo mucha mierda.

ricardo_chica@hotmail.com

Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63935 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

El Universal cerró las

El Universal cerró las opciones de opinar sobre los columnistas. Vicente Martínez además, como es tradicional en él, no escribió la suya sino que recogió los comentarios a favor de su columna pasada del Heredia, pero las que estaban en contra, que eran mayoría, las omitió. Pero, Vicentico, ya no estamos en los tiempos de antes, ya la gente no les cree sólo porque ustedes se crean nobles.