Indicadores económicos
2017-09-22

Dólar (TRM)
$2.913,96
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,55
Euro
$3.469,06
UVR, Ayer
$251,70
UVR, Hoy
$251,72
Petróleo
US$50,55

Estado del tiempo
2017-09-22

marea

Marea min.: 00 cms.

Hora: 21:21

Marea max.: 18 cms.

Hora: 13:15

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 03 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Calle de los turcos

Bajo este nombre encontramos muchas citas en las obras de García Márquez, refiriéndose a la calle de los mercaderes, de algunos placeres no santos y de los inmigrantes genéricamente llamados turcos, sin tener en cuenta para nada su país de procedencia.

En Cartagena no hay calles bautizadas con ese nombre, pero hay varias que así podrían llamarse. Una de ellas es la de la Media Luna. En la Colonia fue el camino que comunicaba la ciudad con el territorio continental o “tierra firme” y por donde entraban las provisiones provenientes de los poblados cercanos. Así lo menciona Rafael Ballestas Morales, en su obra “Cartagena de Indias. Relatos de la vida cotidiana y otras historias”, la imagina “como un sendero polvoriento en verano y enlodado en invierno, transitado por caballos, mulas y asnos, cargados de provisiones para el consumo doméstico, tirados por sudorosos labriegos”. En sus costados se aglomeraban los vendedores que entraban a la ciudad luego de la apertura de la Puerta de la Media Luna, situada en el baluarte del mismo nombre. Sobre esta fortificación es oportuno anotar que junto con el revellín y el puente fortificado que resguardaban el acceso a la ciudad, fue demolido a finales del siglo XIX para facilitar el tránsito vehicular. Consolidada la calle como la más importante del barrio Getsemaní aparecieron templos y conventos. En ella se levanta la iglesia de San Roque, junto con el hospital, y la Obra Pía, que era un orfanato para niños expósitos. En sus casas, de uno y dos pisos, se asentaron familias de turcos, en realidad, palestinos, libaneses y sirios, venidos al país en el primer tercio del siglo XX, expulsados de sus territorios por problemas políticos y religiosos. Arribaron en condiciones muy precarias, con escaso o nulo capital y rápidamente se aclimataron y aprendieron rudimentariamente el idioma. Sus innatas cualidades de comerciantes, y las formas novedosas de vender, permitieron que a la vuelta de poco tiempo amasaran jugosas fortunas, construyeran casas de muy buena factura en las que combinaban comercio y vivienda; siendo frecuente que sus locales o almacenes quedaran en el primer piso y en el segundo su residencia. Se destacan entre ellos los Beetar, Haydar, Balán, Murra, Spath, Maguad, Yidios. Hasta hace poco tiempo fue así, luego por la influencia del mercado de Getsemaní, la presión comercial subió, junto con negocios de cantinas y hoteles. A la mudanza del mercado, en los años setenta del pasado siglo, se inició la decadencia. Las familias de turcos se mudaron, las casonas fueron ocupadas por pensiones de baja categoría, buena parte del comercio cerró, muchas edificaciones se abandonaron hasta la ruina y proliferaron los prostíbulos, las casonas fueron subdivididas en cuartuchos de alquiler. Al punto que el término “Puta de la Media Luna” se convirtió en la ofensa más humillante para las mujeres.
Con el paso de los años la calle ha comenzado a recuperar parte de su antiguo brillo, sigue siendo una calle comercial, con tendencia a la línea de hoteles para mochileros, muy apetecida por los extranjeros. Aún subsisten focos de comerciantes del sexo que se agolpan desde las horas vespertinas en las esquinas del Parque del Centenario y luego acuden a prestar sus servicios en las piezas de las cercanías a ganarse el pan, no propiamente con el sudor de su frente. Cuando pienso en esos amantes de ocasión alojados en casas con tanta historia, me pregunto si sabrán ellos que su refugio temporal fue en el pasado la residencia de abnegados inmigrantes que, esos sí, levantaron su familia con el sudor de esa parte del cuerpo.

Fundación Fototeca Histórica Cartagena de Indias

TEMAS

LEA MÁS SOBRE Dominical

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese