Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-24

Dólar (TRM)
$2.908,53
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,69
Euro
$3.116,48
UVR, Ayer
$242,74
UVR, Hoy
$242,84
Petróleo
US$52,75

Estado del tiempo
2017-01-24

marea

Marea min.: -21 cms.

Hora: 01:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 09:11

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 24 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Carmen Muñoz: La sorpresa de una novelista del Caribe

-A A +A
 

¿Cómo se inició Carmen Muñoz en la literatura? ¿De qué manera el ambiente familiar incitó a la vocación literaria?

— Como decía Truman Capote: nací con el don y al mismo tiempo me  fue dado el látigo para autoflagelarme.  Mi padre, Pedro Muñoz Martínez, era escritor y periodista en Montería, me escribía cartas hermosa, escribía correctamente, cartas poéticas, discursos políticos, poemas religiosos. El leía mucho y con él me inicié en la lectura y quise escribir como él. Mi madre,  Isabel era una mujer dulce, tradicional y triste. Murió de una enfermedad terrible y dolorosa, murió en mis brazos cuando tenía once años. Mi padre murió cuando yo contaba 15 años, también de otra enfermedad cruel. Quedamos mi hermano, mi hermana y yo, y cada uno de nosotros  fue acogido por distintos familiares. Años después nos juntamos y no nos hemos separado por mucho tiempo, siempre volvemos, siempre estamos unidos con ese cordón umbilicado cuyo origen está en las desapariciones tempranas de Pedro e Isabel. Ese fue el medio en que se fue desarrollando desde jovencita mi trabajo literario...y pare de contar. Por eso, la literatura ha sido una balsa, un asidero, un sostén, una manera de sobrevivir a las catástrofes.

¿Qué lecturas y autores fueron decisivos para esta vocación?

— Fueron decisivos: Dostoievski, Edgar Allan Poe, Victor Hugo, Julio Verne, Julio Flórez, Barba Jacob, Vargas Vila, Silva, Tolstoi, Cortázar, Sabato, Borges, García Márquez, Kafka, Milán Kundera, Mario Benedetti, Neruda, Raymond Chandler, Patricia Highsmith, Camus, tantos, tantos otros....Les debo tanto, tanto...

¿De qué vivencias surgió la novela que presenta en la feria del libro?

— De cosas, fantasías y sueños míos y de otras personas, amigas y amigos, simples conocidos. Muchos aportaron sin haberse enterado que yo era una esponja viva que iba absorbiendo y alimentándome de sus emociones, de sus pensamientos, de sus sensaciones, de sus miradas, de sus dudas, de su dolor, de su alegría, de sus miedos. Ellos, ellas y yo, somos los personajes de la novela, recreados, transformados, mimetizados, allí está lo onírico y lo surrealista también, el erotismo, el miedo, el ansia, la angustia, la alegría, tan comunes a tí, a mí, al otro u otra.

¿Qué tendencias y carencias descubre en la narrativa contemporánea?

—Como dije: cuando leí lo que decía Capote en su prólogo del libro Música para camaleones refiriéndose al don y al látigo, sentí la revelación de que eso era igual para mí. Escribir no es fácil para mí, debo esforzarme mucho, lucho contra mi propia indolencia. Mis primeros escritos me revelan una intención de hacer frases y párrafos cortos y contundentes, jugar un tanto con el lector, deslumbrarlo si fuere posible, crear personajes que se debaten entre la luz y la sombra, tratando de vencer a la muerte y  escapar del dolor, poco a poco, gracias al látigo, creo que voy logrando un escenario más claro, más amplio, sin perder esas intenciones, adentrándome y explorando con más facilidad  la tortuosa condición humana. Me gusta usar el diálogo ágil, sin muchas artimañas o adornos.

¿Cómo es su experiencia personal en la búsqueda de un tono y una  estructura para sus novelas?

—Todo persiste, mi universo sólo se ha ampliado, mostrándome distintas versiones de lo mismo, un  Samsara que nunca termina. Siempre el amor ligadito a la muerte, siempre la incertidumbre, el vacío, lo ineluctable, la puerta cerrada, la sinrazón, el caminar al borde del abismo...

¿Rupturas? No sé, tal vez en Vida íntima de Laura Martín, quise jugar con una estructura poco convencional, mezclar atrevidamente lo erótico, lo onírico, lo surrealista, hasta dudar yo misma de si puedo distinguir la línea que separa la realidad de la ficción de la fantasía.

¿Ha habido un hecho de su vida personal que quisiera convertir en  materia prima de sus ficciones?

—Siempre hay algo de uno en su literatura. Y de otros, que también somos. Hay hechos en mi vida  que podrían dar para muchas historias.

Lo que llamo "Gen M", por Muñoz y Morales, ha convertido a algunos de mis familiares en posibles personajes, tristes unos, otros trágicos y muy pocos felices. Tantos secretos de familia, tanta niebla en mi vida. Sin embargo, no podría escribir de manera directa todas esas cosas, el dolor o el miedo son más fuertes y el llanto aflora más que la risa. Sólo puedo ir por la tangente.



__________________

Señales de una escritora

Carmen Muñoz vivió muchos en Cartagena y fue la primera directora del Centro Cultural Las Palmeras. Fue docente de literatura en la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Es autora del libro de cuentos: ¿Quién no ha besado a Teresa? y la novela “Un gato en el acuario”. Ha ganado premios y menciones nacionales e internacionales de cuento. Su nueva novela Vida íntima de Laura Martín, acaba de aparecer en Ediciones Pluma de Mompox.

 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2382 fotos
65983 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese