Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Cartagena: un violín frente al mar

-A A +A
 

El violinista sabe que toda soledad es más pequeña si está frente al mar. Y sabe con todos los riesgos que el viento del mar puede desafinarle su instrumento, pero su osadía nutre de sentido y cadencia la vocación musical.

Un violín solitario frente al mar puede distraer a los pelícanos que tejen un alfabeto amatista con las nubes de enero. Alguna vez un pintor hizo lo inimaginable trazando una línea inversa al vuelo de los pájaros para que ellos desviaran su vuelo. Semejante locura en Cartagena, donde los pelícanos mueren ciegos en los acantilados.

Pero la música tiene la virtud de sanar las visiones más oscuras. Vivaldi curaba a los enfermos terminales de su época a punta de música. Hoy estamos urgidos de una buena provisión de música para sanar desvaríos y incertidumbres de toda índole: humana, social y planetaria. Música para sanar el cuerpo y el alma. Música para consolar al huérfano y al que lo ha perdido todo.

Este muchacho violinista que en la tregua de estos nueve días de música y festival hace una pausa para enviolinir la tarde y afinar su paisaje interior, es una lección humana en tiempos sombríos y de desesperanza.

Desde mucho antes que se iniciara hace siete años el Cartagena Festival Internacional de Música, sin duda, el festival musical de mayor significación en la ciudad y el país, Cartagena estaba sedienta de música en sus cuatro puntos cardinales. Los conciertos gratuitos vividos en este 2013 fueron magníficos y ejemplarizantes en la Iglesia María Auxiliadora, Hogar San Pedro y Liceo de Bolívar, pero aún hay mucho que afinar en la organización del festival para que Cartagena y las nuevas generaciones de niños y niñas con vocación musical puedan acceder a los llamados Conciertos Gratuitos en las Plazas, y a los eventos cuyos auditorios ya están destinados a los benefactores de las artes musicales. Inaudito que estudiantes de música de Bellas Artes y de Comfenalco,  la Orquesta Filarmónica de Bolívar, la Sinfónica de Cartagena, para citar algunos ejemplos, estén por fuera de estas posibilidades de acceso. Los organizadores destinaron una enorme pantalla simultánea en el Paraninfo de la U. de Cartagena para que los cartageneros pudieran ver los conciertos privatizados en recintos pequeños en el Claustro de la Merced, una de las sedes de la U. de Cartagena. Cartagena presta la casa e incluso aporte financieramente como la Gobernación de Bolívar, la Alcaldía de Cartagena y el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena, pero no hay boletas para esos muchachos músicos. Tienen que esperar el próximo concierto gratuito en los barrios de 2014.

Otra crítica constructiva  es que jamás se ha invitado a ningún artista plástico del Caribe colombiano a hacer el afiche del festival, en una ciudad como Cartagena con tradición pictórica. En los últimos tres años  el afiche ha quedado en familia: los magníficos artistas Santiago Cárdenas, Juan Cárdenas y Miguel Cárdenas. Propiciar el diálogo e intercambio del arte de la región y el país, sería nuestra respetuosa recomendación.

Algo muy positivo que se logró gracias a la vinculación de la Gobernación de Bolívar al festival, es abrir la agenda musical en los municipios del departamento, una oportunidad de disfrute de la música del viejo y nuevo mundo.

La música es siempre misteriosa y lo intangible quedará latiendo como en el violín de Salvatore Accardo. Una música compartida permitirá la lectura de emociones entre dos y más culturas. Cartagena acogerá a ese violinista solitario y a miles del mundo y de las barriadas de la ciudad que aún tocan a Vivaldi y a Mozart con violines prestados, soñando en la oportunidad de la música no se la lleve el viento del mar y encuentre un lugar y un auditorio para la compañía. Salve la música.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64139 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese