Indicadores económicos
2017-09-23

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-23

marea

Marea min.: -2 cms.

Hora: 22:47

Marea max.: 18 cms.

Hora: 14:16

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 10 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

César Bertel revoluciona la acuarela

Algo más que perseguir el paisaje. El artista César Bertel (Cartagena de Indias, 1957), capta el corazón y el espíritu de la selva.

No es un paisajista convencional: es un acuarelista innovador que luego de asimilar la tradición iniciada por el colombiano Hernando Lemaitre, también de Cartagena de Indias,  confrontó la tradición de esa escuela en la mirada de los asiáticos, europeos e iberoaméricanos.

El resultado es una acuarela que a medida que se adentra en la experiencia visual de la selva colombiana, con sus orillas y lejanías, fronteras vegetales entre la tierra y el cielo, refleja su vocación universalista, síntesis de la mirada elusiva y sugerente de los orientales y la tradición figurativista de los occidentales. Así las  sombras de luz y color de las vegetaciones profundas y las criaturas casi invisibles que surcan la naturaleza, el resplandor de los manglares que trazan con sus raíces aéreas una nueva cosmogonía en el paisaje humano: mangles con formas casi humanas, pies y huellas enormes saliendo del agua, cuerpos que ascienden a las nubes. Así las bromelias que resplandecen en la selva, en primer plano, contrastan con el sigilo aéreo e hipnotizador de los colibríes a punto de alcanzar el aroma de las flores, un lenguaje de sutileza entre lo intangible que se presiente en el horizonte, en el estallido de color y en el aleteo en reversa de los pájaros, criaturas sagradas de los antiguos indígenas zenúes, tierra cercana a los ancestros paternos del artista.

     Para Bertel “la acuarela está ligada a la invención del  papel y está vinculada a nuestra   cultura. Los grandes viajeros europeos además de cronistas eran acuarelistas. Nos narraban lo que veían en imágenes. Los planos de la campaña libertadora de Simón Bolívar se hicieron en acuarelas.  Esas acuarelas se mantienen intactas en el tiempo. Allí están los grabados chinos y las acuarelas que datan del siglo V antes de Cristo. Los grandes enemigos de la acuarela son la humedad y el sol directo”.

      Lo cierto es que en este creador dormía una vocación artística iniciada desde la infancia, pero sólo desarrollada con decisión, voluntad y pasión hace más de veinte años. Recuerda que en casa hacía los dibujos de sus hermanos. Todos le decían que tenía habilidades, pero ese no fue el camino que siguió sino el de las leyes. Estudió Derecho con la convicción engavetada  de que su mayor deseo era pintar. Tenía una predilección por la exactitud de las formas y el trazo certero para crear horizontes y transparencias. Trabajando en Ecopetrol se le ocurrió proponerle a sus compañeros recibir unas clases de pintura. Se pusieron de acuerdo y contrataron a un profesor de la Facultad de Artes de la Universidad Javeriana. El profesor preguntó qué técnicas querían aprender, y él no dudó en sugerir la acuarela. Fue en el año 1987. Allí empezó todo.  Su estrella era seguir el camino trazado por el acuarelista Hernando Lemaitre, precursor de ese género. Tres años después se organizó la exposición de Artistas Petroleros, con la participación de 60 obras. Fue unánime la escogencia de su acuarela  Primavera, realizada en medio pliego, como la mejor de todas. Era la imagen de unas flores naciendo en un tronco. Cinco años después, Ecopetrol promovió un nuevo concurso de arte con motivo de sus 40 años, y él se lo ganó con la acuarela Felicidad, en la que aparecía una niña en un parque.

     Su  vivencia en Nariño y Putumayo, y su cercanía con la selva, le permitieron desentrañar universos naturales del país, desde la acuarela.

       “He vivido 15 años en la selva y tengo un registro fotográfico  de 15 mil imágenes de la soledad y del silencio de la selva”, ha confesado el artista. “De ese trabajo yo selecciono instantes que alimentan mi obra, pero no copio fotográficamente la selva. Capto atmósferas bajo el silencio de las hojas, en la soledad de las aguas”.

Su primer desafío fue estudiar la escuela de acuarelistas del Caribe colombiano:

      “La acuarela es un movimiento mundial. Cartagena de Indias se le reconoce en  Colombia como una de las precursoras, con la obra de Hernando Lemaitre, pero en la misma Cartagena de Indias no ha habido espacios para mostrar la evolución de la acuarela”.

Perfeccionista y obsesionado por la belleza, en la cacería de la exactitud de la luz en las formas del paisaje, Bertel ha emprendido diversas formas en su revolución de la acuarela. En primer lugar, hay en su obra un replanteamiento temático:    El artista ha ido tras la sombra de los mangles silenciados, la palpitación de las aguas devastadas, la plegaria solitaria de los árboles bajo la impiedad humana, y se ha detenido a descubrir la otra luz serena y decantada de un entorno amenazado, en el manglar y las vegetaciones tropicales de las dos costas colombianas y el Amazonas.

     Sus pinturas nos recuerdan que toda vegetación es un paraíso en extinción: las hojas inclinadas hacia la luz, los árboles ocultando el cielo, los manglares levitantes entre el cielo y la tierra, las flores despertando en su esplendor y fragilidad, los reflejos del agua en el verdor virgen y extinguido, como el espejo de un mapa potencial de una riqueza expoliada y despreciada. El artista ha estudiado ese paisaje en los últimos veinte años como un guardián entre las hojas, como un antiguo viajero del paisaje que delinea en su cuaderno el estado anímico de las estaciones, como un expedicionario de la nación olvidada en el corazón de la selva.

     En segundo lugar, Bertel no se ha detenido a calcar fotografías de su inmenso archivo de viaje por la selva, sino a descifrar, completar y complementar paisajes vistos y vividos, y eternizar instantes que no volverán a repetirse frente a la soledad de las hojas y los lienzos. Sus dimensiones desafían la tradición: Concibió la acuarela más grande del hemisferio occidental, su enorme Pachamama, siguiendo el rastro desmesurado de los acuarelistas chinos: una acuarela-mural de doce metros de largo y metro y medio de ancho.

     En tercer lugar,  Bertel ha  probado en su fecunda travesía creadora que la acuarela no es una técnica menor sino que puede competir con las otras técnicas tradicionales, universales y contemporáneas:  Sus acuarelas se incorporan al mundo de hoy con una lectura distinta y renovada, logrando que la figuratividad vista en primer plano se acerque al abstraccionismo, como ese colibrí en primer plano, que revolotea en el universo cuyo fondo es una lluvia de colores. Bertel ha alcanzado una depuración magistral en el trazo y la línea, en la forma y en el manejo del color, en el manejo de la transparencia y la pincelada suelta.

     Todo perfeccionismo tiene riesgos y peligros, como la tentación de repetirse, y Bertel lo sabe, hasta el punto que sus colibríes como sus manglares y selvas, pendulan entre lo percibido y presentido en lo tangible, y lo sugerido de lo visible: sus paisajes tienen un sendero y un horizonte que la vista completa, una selva aún más oculta y secreta, hasta alcanzar otra plenitud: la del aleteo del pájaro que pasó,  la sombra de la vegetación que se disipa en el agua. 

    Es sin duda, un maestro contemporáneo de la acuarela en Colombia, y una referencia estética para el desarrollo y evolución de la acuarela en el mundo.

LEA MÁS SOBRE Dominical

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese