Indicadores económicos
2017-10-21

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-21

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 21:51

Marea max.: 21 cms.

Hora: 12:14

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-10-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Champeta para nuestro propio cuello

No aguanté el voltaje de una de las últimas canciones del artista popular de Champeta Elio Boom. Se trata de la pieza musical “La Cachona Malparida”.

Cuando la escuché sentí la pérdida de todos los referentes entre ellos, el de la dignidad. Pienso que, el cantante, produjo un contenido contra su propia gente, contra su propio público. Y es que su influencia alcanza niños, jóvenes, familias enteras y de toda condición que lo escucha en todos los sectores populares de Cartagena y de la región.

Estamos en un país libre y entre las libertades que gozamos está el de la libre expresión. Ni más faltaba. Al que no le guste la canción, que no la escuche. No obstante los productores de contenido no pueden desconocer los efectos que su obra tiene en su audiencia. Más que efectos, se trata de un proceso de apropiación social de los mensajes. Y cuando los mensajes vienen en forma de música, tienen una fuerza arrolladora en la conciencia de la gente: en su memoria, en su identidad, en su manera de concebir la vida y el mundo. Hay mensajes que se consumen en la intimidad, cuya circulación está regulada por el Estado y es socialmente restringida. Buen ejemplo de ello es la pornografía, aunque, la circulación por internet representa un desafío, en especial, si los niños se ven expuestos a este tipo de contenidos. Pero, no estamos hablando de pornografía. La Champeta es un patrimonio intangible y vital del pueblo de Cartagena. La Champeta, entre sus múltiples orígenes, es resultado de un largo e interesante proceso de apropiación social de todo lo que significa el Caribe y su relación con la diáspora africana. Y digo que la Champeta es un proceso de largo aliento porque su dinámica de intercambio cultural ocurre en la vida de muelle de la ciudad, desde, por lo menos los años cincuenta del siglo XX.

Elio Boom y su champeta me hizo pensar seriamente en esta pregunta: ¿Qué, en el dominado, actúa a favor del dominador? De una vez respondo: La canción de Elio Boom es champeta para nuestro propio cuello. ¿Quién quiere ser negro, o negra, en un devenir social, donde hemos llevado la peor parte desde hace quinientos años? La historia y la memoria pesan. Y, en nuestro caso, el de los negros, peor: se trata de la no memoria, del olvido social. Entonces, el referente que aparece en la atmósfera de contenidos es: La cachona malparida. Lo que, sin duda contribuye, a que nuestro pueblo se petrifique y pierda sensibilidad, es decir, su capacidad de amar, de solidarizarse con los demás. ¿Qué es lo que hacemos negras y negros en Cartagena, para que nuestra situación desventajosa se perpetúe? Aquí, el peor enemigo de un negro, es otro negro.

La memoria es fundamento de nuestro orgullo. No importa que no aparezcamos en los libros de historia. Nuestro saber es vital como la champeta misma. Somos portadores de ese saber que manifestamos todos “de una cierta manera” tal y como lo dijo el pensador cubano Antonio Benítez Rojo. Sólo nosotros tenemos el swing, el sabor, el flow, el meke (como dicen ahora). “Una cierta manera” de vivir, de pensar, de cocinar, de caminar, de habitar, de resistir, de vencer, de reinventar todo. Mi apuesta es que, si estudiamos nuestra gastronomía, en la escuela, descubriremos las claves para descifrar nuestro pasado. Lo mismo si estudiamos nuestras formas de resistencia al sistema socio racial. O si estudiamos la incidencia que han tenido los medios de comunicación en nuestros esquemas mentales colectivos, a favor de nuestra liberación o nuestra esclavitud. La Champeta, sus creadores y sus públicos, tienen que hacer una fuerte apuesta por la libertad, por la dignidad, por el orgullo y la memoria. De lo contrario, seguiremos en la crisis perpetua.



Con la idea de resarcir, compensar y construir lo que significa ser afrocaribeño, me parece pertinente que veamos por youtube.com un puñado de canciones zouk que van directo al pecho y de donde bebe la champeta. Aquí tienen:

http://www.youtube.com/watch?v=ou1c6cwmMm0

http://www.youtube.com/watch?v=o72sdTKZOx4 http://www.youtube.com/watch?v=NAPAEhlzAUE



ricardo_chica@hotmail.com

LEA MÁS SOBRE Dominical

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese