Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Cuando David no sabe donde esta Goliat

-A A +A
 

El pasado miércoles en El Espectador, Cecilia Orozco Tascón terminó su columna “El Elegido” con este párrafo: “Loa a quien ganó la primera vuelta ampliamente.

En Antioquia, con el apoyo del destituido parlamentario César Pérez, investigado por la masacre de Segovia. En el Valle, con Dilian Francisca Toro, procesada por parapolítica. En ese departamento y otros, con el concurso del partido de la Picota. ¿O habrá que ser superdotado para adivinar que al PIN le interesa únicamente jugar con el ganador? En Atlántico, con los votos del campeón del clientelismo, José Name. En Córdoba, con los de los involucrados Zulema Jattin, Musa Besaile y, tal como se vieron los resultados, con el 50% de los partidarios del condenado Juan Manuel López, o bien, con los de su señora, Arleth Casado. En Bolívar, con Piedad Zuccardi y su marido condenado por peculado, Juan José García. En Sucre, con la sucesión de Álvaro García Romero, condenado a 40 años por la masacre de Macayepo. En Caldas, con Adriana Gutiérrez, y, en el Meta, con Luis Carlos Torres. ¡Oh gloria inmarcesible!, ¡oh júbilo inmortal! Si no nos importó de dónde venía ni quiénes eran los amigos de un antioqueño arriero, ¿qué nos vamos a preguntar cómo triunfa alguien que nació para ser elegido?”
Y ante tal realidad, digo: con todo y eso me encontré con tres millones cien mil personas que están pensando igual que yo. Es que quién dijo que la ingenuidad y las embarradas de Mockus justifican los seis millones y medio de votos de un impresentable como Juan Manuel Santos que anuncia la continuación de políticas estatales criminales aplicadas en los últimos ocho años: ¿O es que no se acuerdan que los falsos positivos son resultado de una directriz del gobierno que otorga incentivos, premios y recompensas por bajas producidas? O, de otra parte ¿no se dan cuenta que somos el país con más desempleo en América Latina lo que tiene directa relación con la reforma laboral del 2002 que desapareció nocturnos, horas extra y dominicales? No es que particularmente desconozca los logros en seguridad, especialmente en el campo, lo que pasa es que no podemos permitir más abuso y engaño. ¿Acaso no están viendo que la violencia dejó de ser rural para ser urbana? ¿No vieron en las páginas de Sucesos de este diario que ya pasamos de sesenta casos sicariales?
Lo que quiero decir es que ya comenzamos a ganar. Y duro. Primero con la caída de la segunda y tramposa y abusiva reelección. Segundo con la aparición de la ola verde, que no es Mockus, sino nosotros quienes rompimos con el miedo a manifestarnos. Tercero rompimos también con el unanimismo, para favorecer la democracia; lo cual, no es cualquier cosa. Uno no podía decir nada contra el gobierno porque lo tildaban de terrorista. Poco a poco, ya no es así. Cuarto: el uribismo no se va ir del gobierno tan limpio como creía y como quería. Y, para mí, lo más importante y conmovedor es que la ola verde convirtió a Colombia en un salón de clases en el marco de las elecciones: “La vida es sagrada”, “No todo vale”, “Los recursos públicos son sagrados”, “El fin no justifica los medios”, “A mí no me pagaron, yo vine porque quise” frases que apuestan por la educación para ser ciudadanos razonables y pacíficos.
El lunes pasado cogí un taxi colectivo al Centro. Cuando íbamos por El Pie de la Popa vi un graffiti pintorreteado sobre una publicidad de Antanas que decía algo así como: “Salvemos a los niños. No voten por Santanas porque él apoya a los homosexuales y estos pervierten a los niños” Me pareció una estupidez aplastante. ¿Acaso no hay homosexuales uribistas? ¿Acaso no es parte de la curia derechista del Opus Dei los pederastas más pavorosos? Hace como quince días dejé el chicamóvil parqueado en Las Bóvedas todo el día. Cuando llego a las cinco me encuentro que arrancaron la calcomanía del partido verde del vidrio de atrás y me zamparon una de Santos. Con el canto de un marcador lo arranqué con paciencia. Se trata de dos vivencias cotidianas que me llevaron a pensar el título de esta columna, pues, el unanimismo arriba mencionado pretende mantener la omnipresencia subyacente, turbia, tramposa, intolerante, irrespetuosa. Es por eso que desde aquí les digo: santistas, uribistas desmovilícense la legalidad democrática los espera con los brazos abiertos.

ricardo_chica@hotmail.com

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64118 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese