Indicadores económicos
2017-08-20

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-20

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 05:00

Marea max.: 27 cms.

Hora: 22:28

Dirección viento: Sur

Intensidad viento: 9 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-08-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

David Manzur con los estudiantes

Con un gesto de alta y ejemplar generosidad y entrega por Cartagena, el artista David Manzur desarrolló un taller de dos días con estudiantes de la Institución Universitaria Bellas Artes y Ciencias de Bolívar. Lo mismo hizo el maestro Luis Ángel Parra, con los estudiantes de grabado de la institución.

Fueron dos talleres intensivos a lo largo de la mañana y la tarde, en el que se produjeron y confrontaron técnicas y criterios sobre la creación artística, y donde los estudiantes vivieron a plenitud el privilegio de preguntar y compartir secretos cerca de sus maestros. Esta oportunidad cultural extraordinaria se hizo posible gracias a la agenda de formación que impulsa la Fundación Arte es Colombia y su presidenta Francia Escobar de Zárate, en su empeño por estimular y proyectar la creatividad de los jóvenes estudiantes de arte y dotar de nuevas herramientas a las instituciones de arte.
“Estoy sorprendido por el talento de estos jóvenes cartageneros”, dijo el maestro Manzur, subrayando el papel imprescindible que cumplen los gestores culturales como es el caso excepcional de Francia Escobar. “La manera como ella ha asumido esa tarea es admirable porque lo hace con entrega total y con la convicción de su destino: con devoción y amoroso compromiso con el arte y los artistas”. El maestro Manzur comentó que a lo largo de los dos días los estudiantes trabajaron diversas iniciativas para la creación de un telón de boca del Salón Pierre Daguet.
Escuchó y miró cada obra e iniciativa: había de todo en ello: desde las imágenes candorosas y tropicales del mar con sus palmeras, la belleza exuberante de Cartagena, las abstracciones derivadas de una lectura de la ciudad, la sugerencia de rendir homenaje a Pierre Daguet a través de algunas de sus imágenes de ondinas, sirenas, mulatas emergiendo del mar, hasta la emotiva propuesta de un periodista cultural que sugería pintar la evolución del hombre cartagenero, desde los indígenas Caribes hasta los mestizos contemporáneos o la cándida imagen de unos niños negros y mestizos elevando frente al mar unos barriletes, entre otros.
Manzur fue crítico, respetuoso, siempre solícito, enérgico, con su criterio y su sabiduría, aleccionando de que los cartageneros debían construir su propia obra del telón de boca, es decir, lo que ellos desean ver perpetuados en un escenario que es parte de su historia. “A veces las obras elementales y sencillas guardan en sí mismas, el valor de lo trascendental”, indicó. Aconsejó cuidarse del tropicalismo fácil y de la falta de criterio crítico exigente a la hora de forjar una obra y la de confiar a ciegas en la palabra de un maestro. Contó que una vez en Nueva York, un joven pintor que había trabajado mucho para que otro artista le conceptuara su obra, limpiaba y depuraba su obra y dejaba los desechos sobre un trapo. El maestro llegó al estudio del joven artista y lo primero que vio fue el trapo lleno de colores en el taller. Se deslumbró con la fuerza de los colores y no alcanzó a ver la verdadera obra que él había construido, hasta el colmo de que ese pintor se quedó haciendo trapos de colores porque había creído en su profesor.
Por su parte, el maestro Luis Ángel Parra observó cada uno de los trabajos de los estudiantes de grabado y sugirió trabajar conceptos sobre la ciudad. Los estudiantes escogieron entre un abanico de posibilidades, el desplazamiento en Cartagena. No todas las obras que aparecían como grabados seguían las técnicas adecuadas del grabado. Algunas eras pinturas forzadas hacia el grabado, pero de ese diálogo enriquecedor se logró avanzar en nuevas iniciativas y proponer a las directivas de Bellas Artes actualizar y optimizar el taller de grabado. Con herramientas obsoletas es muy limitado avanzar en ese territorio aunque hayan estudiantes muy talentosos.
Los dos maestros harán seguimiento al trabajo realizado, y el maestro David Manzur regresará a culminar con los estudiantes el telón de boca. Una semana intensa y valiosa para el movimiento cultural de Cartagena.

TEMAS

LEA MÁS SOBRE Dominical

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese