Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-24

Dólar (TRM)
$2.908,53
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,69
Euro
$3.116,48
UVR, Ayer
$242,74
UVR, Hoy
$242,84
Petróleo
US$52,75

Estado del tiempo
2017-01-24

marea

Marea min.: -21 cms.

Hora: 01:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 09:11

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 24 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

El diablillo de la imprenta

-A A +A
 

Algo de eso sucedió con el Lente de la nostalgia “Papá Mon” del 16 de octubre, referido a Ramón León y B,  en el que omitieron las imágenes seleccionadas para ilustrarlo y pusieron unas de la construcción de la Avenida Pedro de Heredia, que tangencialmente tenían relación con lo tratado.

Para subsanar el error cometido publicamos hoy las fotos correspondientes y, como no hay mal que por bien no venga, me da la oportunidad de incluir otros aspectos de ese ilustre patricio que por falta de espacio no traté. Me refiero al traslado del mercado de Getsemaní. A mediados del pasado siglo en Cartagena se debatía la necesidad de trasladar el mercado central hacia un punto  menos conflictivo, con mayores facilidades de accesibilidad y, sobre todo, que no generara un impacto tan caótico sobre el Centro Histórico.

Desde entonces se tenía conciencia del crecimiento de la ciudad a ritmo acelerado y de los conflictos que se ocasionaban. Hubo polémicas posiciones enfrentadas. Un sector de la ciudadanía opinaba que erradicar el mercado de ese sitio tan arraigado en las entrañas del pueblo equivalía a arrancarle el corazón a la ciudad, pues se perderían manifestaciones tradicionales de interrelación social y desaparecería una de sus edificaciones más emblemáticas. Otro segmento era partidario de construir un nuevo edificio rodeado de áreas acordes con la modernidad y consideraban que el viejo caserón de Getsemaní, con más de 50 años, había cumplido su ciclo vital. Entre los modernistas, fiel a su talante revolucionario, estaba Ramón León y B, que defendía localizar el nuevo mercado en el antiguos talleres de el ferrocarril, en Chambacú, límites con la Calle Real del Espinal. Ese sitio se encontraba desocupado, después de que fueron levantados los rieles del ferrocarril Cartagena-Calamar en 1950, tenía facilidades de acceso por tierra y agua, estaba convenientemente aislado pero cercano al Centro Histórico.

Otro sector más radical propugnaba por sacarlo del Centro y su entorno inmediato, pedía situarlo a las afueras  hacia donde la ciudad crecía con sus barrios populares. Entre los que lideraban esa posición se destacaba Gustavo Lemaitre, dirigente cívico y político, que después fue alcalde de la ciudad. Se contrataron expertos que estudiaron la conveniencia de uno y otro sitio y  finalmente se fijó la localización  en Bazurto, no como mercado central, sino como satélite integrado a una red de abastecimientos que cubriera toda la ciudad. Los estudios plantearon la construcción de una central de abastos en las cercanías de Ceballos y tres mercado satélites: en Bazurto, Santa Rita y Blas de Lezo. Se hicieron los mercados barriales y no el central. El resto de la historia es conocida por ustedes y ahí está Bazurto generando conflictos similares a los de Getsemaní hace casi 60 años. ¿Se repetirá la historia?



Fundación Fototeca Histórica Cartagena de Indias.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2382 fotos
65983 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese