Indicadores económicos
2017-09-24

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-24

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 07:35

Marea max.: 19 cms.

Hora: 16:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.2 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

En busca de Bolívar

Vale veinte mil pesos y lo venden en el Éxito. Pienso que todos debemos leer el ensayo de William Ospina, para que el desafío nos quede bien claro: por dónde comenzar de nuevo. Tenemos que rehacer a Cartagena entre todos. “Entre todos” es, de por sí, un propósito descomunal porque, en nuestra ciudad, no somos iguales.

Conozco bien a cartageneros y cartageneras que están íntimamente convencidos de que valen más que el resto. Y, por otro lado, y quizás peor, conozco a bastantes locales sumidos en el complejo de inferioridad más hediondo y humillante. Muy cómodos todos.
Es urgente. Hay que leer “En busca de Bolívar” porque tenemos que ordenar la memoria acerca de nosotros mismos y, dicho ensayo, lo hace de una manera próxima, sincera y sin hacernos perder el tiempo en pendejadas. Va al grano. ¿Cómo se apropió Simón Bolívar de la modernidad? Bien, ¿Y qué es la modernidad? Se trata de un tema medular que se debe estudiar en colegios desde la primaria, desde múltiples enfoques.
Para esta ocasión, precisaré una distinción útil entre modernidad y modernismo, de la mano de Daniel Pécaut: Modernidad aludiría a “la transformación de la percepción del mundo y de la historia, que hace al hombre imponer a la naturaleza sus categorías de conocimiento y sus técnicas transformadoras, haciéndole ver en la historia un proceso de autoconstitución permanente de normas y de significaciones sociales (…) implica la secularización, la racionalización y (…) la indeterminación en la opción frente a los valores últimos”.
Modernización sería el “proceso de cambio en las formas de producción, de consumo, de modos de vida etc., fenómenos empíricos que no se insertan necesariamente en un conjunto articulado y significativo que implique la presencia de un ‘proyecto emancipador’”. O, como diría el maestro William Ospina, a Colombia llegaron los carros, pero no las carreteras.

¿Cómo fue que nos apropiamos de la modernidad (o no) en lo que hoy conocemos como Colombia? Ideas revolucionarias que llegaron de Europa cabalgando sobre un optimismo soberbio, del cual bebieron hombres y mujeres del continente americano, como en el caso de Bolívar. Es que se trata de ideas muy poderosas (hasta peligrosas) si calan en lo más profundo de la conciencia de la gente. Es por eso que siempre he creído que nada más temible para el statu quo que un negro que escriba bien, que lea bien. Es allí donde vive la autoconstitución, la emancipación, el poder de dudar. De preguntar: ¿Y es que las cosas tienen que ser así?
Liberado el territorio, esas ideas tan locas (por ejemplo, la de que todos somos iguales) fueron controladas a través de filtros aplicados, principalmente, en la escuela. Los filtros, en general, fueron tres al decir de los investigadores Javier Sáenz, Óscar Saldarriaga y Armando Ospina. Uno. Una profunda desconfianza en el pueblo: “al cual se consideraba una raza enferma, pasional, primitiva y violenta”. Dos. Desconfianza en el individuo. La idea era “formar individuos autónomos y con iniciativa para la producción de riqueza y progreso material, sin llegar a destapar la caja de Pandora de las emociones y la fantasía, que harían peligrar el orden social, económico o político”. Tres. Censura eclesiástica, “o autocensura, ante la autoridad de ésta, manifestada en la condena de teorías y prácticas que contrariaran los dogmas defendidos por la Iglesia católica”. A mi me da la impresión de que estos tres filtros, aplicados concientemente por la élite nacional, desde fines del siglo XIX, están más vigentes que nunca, sin importar la naturaleza de la constitución del 91.
Por eso es tan importante saber ubicarnos en el debate e involucrar, especialmente, a los niños, niñas y jóvenes. Por eso es tan importante obtener pistas de cómo se apropió de la modernidad un tipo como Bolívar –en su momento y contexto- y saber, además, porqué le tocó a él la titánica tarea de liberar las cinco repúblicas. Y saber, también, qué tenemos que ver nosotros con eso. Cuando digo “nosotros” me refiero a los que pujamos por un cupo en la universidad pública, a los que el día veinte del mes se nos acaba el mercado, a los que cuidamos las relaciones para que nos salga el contrato, a los que nos estamos dejando imponer la abnegación por la valentía de pensar distinto y cambiar. Sospecho que por eso el libro es tan barato. Ahora es cuestión de leer, preguntar y seguir leyendo.
ricardo_chica@hotmail.com

TEMAS

LEA MÁS SOBRE Dominical

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese