Indicadores económicos
2017-03-24

Dólar (TRM)
$2.921,25
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.150,86
UVR, Ayer
$246,72
UVR, Hoy
$246,80
Petróleo
US$47,70

Estado del tiempo
2017-03-24

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 15:22

Marea max.: 14 cms.

Hora: 08:16

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 9 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Espacio Público en Cartagena, entre la ley y el deseo

-A A +A
 

En Cartagena de Indias el espacio público ha sido escenario de la lucha entre las instituciones urbanas y las múltiples comunidades.

El  novelista Germán Espinosa,  en su obra “Los Cortejos del diablo”,  representa al  espacio público de la Cartagena del siglo XVII  como el  lugar del enfrentamiento entre  “la ley y el deseo”, según el   profesor  de  literatura de la Universidad Nacional Luis Rozo Jiménez en el libro: “Las Cartagenas  de Germán Espinosa”.  (Bogotá, colección “Punto Aparte”, F. de Artes de la Universidad Nacional, 2010). El profesor Rozo indaga, con el enfoque de  Michel Foucault,  de qué forma ciertas instituciones   al regular las prácticas urbanas determinan las formas del discurso sobre la ciudad.

En efecto,  la novela permite contrastar la ciudad institucional y su discurso legal con la ciudad “habitada por una comunidad que se resiste a las limitaciones dogmáticas de una ley impuesta y, muchas veces, incomprensible”. La rebelión de esclavos promovida por el brujo   Luis Andrea,  la toma de las playas de santo Domingo por el mago   Mardoqueo  y   la escandalosa   caravana de la  hechicera Rosaura para   revelar  la importancia del poder de las brujas frente al de las instituciones coloniales, muestran  que el “discurso de la locura, del deseo y la histeria  se hace público y gobierna la ciudad desde el espacio abierto y las prácticas colectivas”. La novela muestra que “La lucha entre las instituciones legales (Iglesia, Estado y familia) y una colectividad amorfa, histérica y, en su mayoría, anónima, se manifiesta en espacios abiertos y públicos”.  El fracaso del Inquisidor Mañozca frente a la caravana de Rosaura en plena “Plaza de Armas”, revela, en fin,  que “El control del espacio público resulta imposible y que dentro de las instituciones se viven conflictos de intereses que dificultan el gobierno de la ciudad”.

Ya en el siglo XIX   Manuel María Madiedo llamaba “Pandillismo”, a lo  que consideraba un fracaso de lo público o,  como prefería decir, a la ausencia de “pudor público” de las asociaciones  formadas  “con el propósito de proporcionarse ventajas de carácter público, sin reparar en los medios”.                                                                                                                                                                            

En el siglo XX,  las pandillas son, para Alonso Salazar (“No nacimos pa  semilla”, Bogotá Planeta, 2002) bandas juveniles que  no perciben a las autoridades como imparciales, debido a que “Medellín   es una colcha descosida de culturas pueblerinas” y  la clase dirigente paisa entró en la  moda de la economía del lucro, sin haber sido capaz de crear una ciudad como espacio de encuentro y de comunicación,  ni de “construir una cultura de convivencia”, sino que redujo la ciudad a un problema de infraestructura. 

  Por otra parte, en su  estudio: “Cultura política en tiempos paramilitares. El orden posible y la pulsión comunitaria en un barrio de desplazados en Colombia”. (Bogotá, Grupo Método, 2008),  el politólogo Lukas Jaramillo-Escobar encontró que  sus entrevistados percibían a las autoridades del  barrio “Nelson Mandela” de Cartagena  como parcializadas por ciertos grupos, algunos  de ellos “cristianos”, a los que protegían grupos   armados que  imponían las  “normas”  de  no poner música duro, no vender licor y acostarse temprano”. Y observó  que la mayoría de los asesinatos se daba en los grupos donde  dichas normas no  se cumplían. 

Parece que en el futuro las pandillas serán diferentes, como muestra, en  su  libro: “En el crisol de las apariencias” (México, Siglo XXI, 2007) el sociólogo Michel Maffesoli,  quien  dice que “los clanes, las pandillas, los grupos de presión”  que  él ha denominado “tribus postmodernas”, son nuevas formas de lo que denomina: “re lianza”, es decir, de relaciones de confianza, estrechas, cercanas,  emocionales y  sensibles, establecidas por las juventudes actuales sin motivos políticos o contractuales. En el libro “El re encantamiento del mundo” (Bs. Aires, Dedalus, 2009) afirma  que son  formas de participación emocional y  mágica, que  se dan, p. ej.,  en Londres, Barcelona y  Berlín, donde la juventud se reúne “para vibrar al ritmo de la música, de la ingesta de “productos” prohibidos o sencillamente para estar juntos. Es una “identificación emocional”, “experiencia del ser colectivo”,  al comulgar con sus héroes deportivos, musicales, religiosos y políticos. Maffesoli no parte ya de la división de espacio privado y público, sino de algo más fundamental, que pretende superar  esas divisiones. Se trata de un  espacio común  concebido como un conjunto de referencias reales o simbólicas  que se comparten  con los demás,  “ya se trate de olores, ruidos, texturas vegetales y físicas, y colores también”, así como  también símbolos, en la tecnología mediática.  Hay allí un hedonismo del presente como si siguieran  al poeta latino  Horacio cuando invita a “carpe diem”, es decir,  “gozar el momento presente” y olvidar por un instante el pasado y el futuro.

Ahora bien, el profesor Maffesoli observa que esos grupos o tribus posmodernas  ya no siguen  un partido,  ni una ideología política determinada. Como había visto el filósofo  Jean Baudrillard (“A la sombra de las mayorías silenciosas”. Barcelona, Kairós, 1978)  lo que desde la Edad Moderna llamábamos “el pueblo”, concebido como sujeto de la historia y activista político, ha  desaparecido y en su lugar han surgido  en nuestro tiempos unas masas silenciosas, a  las que los políticos y mercaderes  tratan de acercarse hoy por medio de sondeos, estrategias de seducción publicitarias y tentaciones consumistas. Sin embargo,  aunque no conocemos la opinión del profesor Maffesoli al respecto, el ejemplo de los “Indignados”, parece indicar que hay nuevas formas de ver la política.  Durante el reciente “Hay Festival” de Cartagena,  el  periodista y profesor  Oscar Guardiola  llamó la atención sobre  la nueva tendencia de estos grupos  a  defender los  bienes comunes. En efecto, protestaron  por la impunidad de los empresarios y banqueros  escondidos tras las fachadas de las multinacionales  con capitales refugiados en paraísos fiscales como los de las Islas Caimán, de donde salen para realizar  fusiones de empresas  de dudosa  legitimidad, amparados en la creciente desregulación económica  comandada por el F.M.I. y para  apoderarse  de los “Bienes públicos”, como el agua,  la tierra, los parques naturales,  el subsuelo y, en fin,  el patrimonio natural, cultural, y turístico de las comunidades.                      

En suma, las pandillas pueden ser el anuncio de la falta de una cultura para la convivencia, pero también de una resistencia  por la ausencia de unas instituciones políticas verdaderamente imparciales en su relación con las diversas comunidades que usualmente conviven en la misma ciudad. Por otro lado, algunas expresiones emocionales  y aparentemente irracionales de las pandillas hasta ahora percibidas  sólo negativamente, podrían  ser la señal de una resistencia contra la concepción  tradicional de la ciudad como mero problema de infraestructura y de movilidad  que ignore el problema del sentido de la convivencia, para cuya solución,  globalmente parece surgir  nueva visión de la política, dedicada al cuidado de  los bienes comunes.

Notas recomendadas
2455 fotos
69182 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese