Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-18

Dólar (TRM)
$2.924,77
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.124,82
UVR, Ayer
$242,61
UVR, Hoy
$242,64
Petróleo
US$52,48

Estado del tiempo
2017-01-18

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 23:00

Marea max.: 4 cms.

Hora: 05:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 2.0 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Getsemaní: formación del espacio público en su Independencia

-A A +A
 

El movimiento juvenil español  “Mayo 15” que  rechaza  el predominio de los intereses del capital financiero internacional sobre los valores de la comunidad cívica, la libertad y la democracia, es un ejemplo  de  acción ciudadana  en el llamado “espacio público”, es decir, libre de la influencia de los políticos de oficio y del poder del Estado, que parece faltar entre nosotros.

¿Por qué?  Ya Protágoras  decía  que  sin el  pudor y la justicia  no habría podido darse   la Ciudad-Estado (una prefiguración del espacio público) y  Aristóteles comentó que tampoco habría podido darse entre los persas, debido  a  gobernaban su imperio  con el mismo despotismo con que gobernaban a sus familias, con lo que impedían que se formara la fraternidad, base de la comunidad cívica.

Pero fue durante la Ilustración y la Revolución Francesa  cuando  comenzó a formarse en serio el espacio público en los grandes salones de crítica de las obras de arte y con  la discusión en las publicaciones periódicas divergentes.  En nuestros días, el  filósofo Klaus Held,  inspirado  en  Hannah Arendt, concibe el  espacio público  como el lugar de la deliberación libre de los ciudadanos,  no sobre problemas técnicos (si la vía se construye aquí o allá) sino  sobre problemas políticos (¿se sacrifican o no  los bienes comunes  a los intereses del mercado?), deliberación  que culmina en un juicio político  fundamentado  en razones. Held también sostiene que  la conciencia del espacio público sólo aparece  si se da  el “pudor” del que hablaba Protágoras,  entendido no como “vergüenza”, sino  como la  “contención” que ejerce el ciudadano sobre su impulso de hacer prevalecer su propia opinión (o interés) sobre la de los demás, lo que permite que aparezcan  en el espacio público  los que tienen opiniones contrarias.

Así,  se ve que  en la Edad Moderna  la libertad de opinión es la base del espacio público democrático. Pero lo característico de Held es su tesis de que esta forma de “pudor”  político  no se da si previamente no se ha formado en la educación del hogar otra forma del pudor, cual es la  de la  mutua contención  con  que se tratan  las nuevas  y las viejas  generaciones,  a pesar de sus modos de vida y opiniones   discrepantes,  y el mutuo cuidado por la vida de los más vulnerables, es decir,  niños y ancianos, así como el rechazo del  trato violento entre ellos.

Ahora bien,  los  estudios del   historiador Alfonso Múnera   muestran que, en la época de la declaración de la Independencia de Cartagena de Indias, lejos de existir sólo  aquellos  “desórdenes”   del pueblo ignorante de la  historia tradicional, más bien se  dio  la decisiva participación de los artesanos negros en la elaboración de dicha declaración. Esa primera forma de la conciencia del  espacio público   debió  de tener relación con el fenómeno, puesto al descubierto también por Múnera, de la  creciente conciencia del valor de la familia, de la  ética profesional y de la responsabilidad cívica (p. ej. en el servicio  militar) de   los primeros profesionales  mulatos. 

Todavía hoy,  ritos culturales como el del Cabildo  de Getsemaní y estudios  culturales,  como los de los profesores  Jorge Valdelamar y  Juan Gutiérrez, así como los estudios de la historia de la medicina, como los del médico Álvaro Monterrosa,  muestran los restos de la tradición de excelencia profesional, de  participación política y de vocación de servicio  de médicos y enfermeras de dicho barrio, así como de la fraternidad y solidaridad de su vecindario,  cuyas  protestas  contra la dictadura de los años cincuenta vimos asustados  desde un balcón, cuando  niños. En síntesis, respeto por la vida en el espacio privado y respeto por la libertad de opinión en el espacio público.

Por eso, el año  de la Afrodescendencia puede ser la ocasión para abrir un verdadero debate en el espacio público de la ciudad y del país sobre la cuestión de  si el  actual deterioro de los  derechos  a la salud y al trabajo, ocasionado  por el  creciente predominio de los intereses  del capital  financiero internacional sobre los valores de la comunidad cívica,  puede  acrecentar la  violencia en los campos y  el pandillismo en la ciudad, con sus atropellos a la paz de la  familia y del vecindario  y al respeto por la vida humana, lo que constituiría  el más grande  atentado  de la época actual contra la formación del espacio público y, por lo tanto, contra el corazón mismo de la libertad y de la democracia.

 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2376 fotos
65693 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese