Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La Bahía de las Ánimas

-A A +A
 

La Bahía de las Ánimas está a punto de empezar una nueva historia en estos días de abril de 2010.

Todo eso suena paradójico y con un sabor no del todo amargo. La vida del muelle ha sido tormentosa e incierta.
El Muelle de los Pegasos, era uno de los pocos lugares vivos y entrañables del centro amurallado que le recordaba al ciudadano cartagenero, un aire de ebullición humana, nocturna y portuario que terminó sucumbiendo al urbanismo. Los pequeños barcos zarpaban de día y noche a los pueblos de la bahía y hacia las islas del Caribe, cargados de plátano, coco, arroz. Todo parecía detenido como el ánima de la ciudad, pero algo fluía en esas aguas dormidas. La vida estaba vigilante al pie del muelle. Siempre había alguien bebiendo café, sorbiendo una cerveza, degustando los mejores jugos de frutas que hacían allí, o escuchando a algún serenatero.
Atrás quedó para siempre la imagen perdida del guitarrista ciego, Julián Machado, el café de Pajarito, los viejos e invisibles amigos de la Terraza Marina, Enrique Guillén, El Secre, y mucho más atrás, quedaron en la memoria de los más viejos, los olores y sabores de la desaparecida La Cueva en donde había sancochos a la madrugada.
El muelle empezó a morirse lentamente después del traslado y desaparición del mercado público de la ciudad, y vivió unas décadas de agonía hasta el año 2007 en que el distrito resolvió desmantelar los quioskos y todo reducto viviente por un espacio oxigenado, limpio, pero sin vida. El muelle quedó al desgaire, como un barco a la deriva. Hace poco un director de cine vino buscando aquel latido perdido de la vida en el muelle y se encontró con un ámbito limpio, bello, moderno, un muelle sin barcos, sin pescadores y sin navegantes, sin presencia humana.
La nueva vida del muelle augura un nuevo destino: es alentador que una enorme draga de la empresa holandesa Boskalis International BV, realice trabajos de dragado en la Bahia de las Ánimas, y renueve unas aguas detenidas y contaminadas. Pero nunca sobrará la pregunta: excelente gestión que revitaliza ambientalmente un ámbito entrañable de la historia local. Pero, ¿Cómo dinamizarlo para la vida, el encuentro de sus ciudadanos y un mayor disfrute de la comunidad? ¿Un muelle limpio pero con vida?
Habría que volver a leer “Vivir para contarla”, las memorias de los primeros treinta años del autor de “Cien años de soledad”, para reencontrarnos con un Muelle de los Pegasos, abandonado ambientalmente pero humanizado por la presencia de sus ciudadanos. La historia tiene que encontrar el equilibrio: sacar la basura de las aguas de la bahía para un mayor fluido y armonía de naturaleza humana y para convertir las zonas de desencuentro en reinos de convivencia. Siempre ha faltado allí convertir las ánimas en caballos alados.

Publicidad
Publicidad
2325 fotos
63980 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese