Indicadores económicos
2017-08-23

Dólar (TRM)
$2.986,83
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.750,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.515,79
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$47,64

Estado del tiempo
2017-08-23

marea

Marea min.: -5 cms.

Hora: 07:05

Marea max.: 9 cms.

Hora: 13:31

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-08-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La perla

Vean: hay dos momentos en la vida para hacernos ricos. La primera es si uno nace en cuna de oro, es blanco y con apellidos ilustres. La segunda es cuando uno elige con quien se casa, pues, si se trata de un perfil que viene con todas las herencias y todos los pendientes arreglados, no hay problema.

De manera que si no se resuelve el asunto en los momentos señalados, pues, nos toca trabajar como la infinita mayoría. De ahí que el barrio, y todo lo que ahí se forma, sea tan importante para entender cómo somos y tantas cosas que nos pasan.
Es por eso que le recomiendo que vayan a youtube.com y busquen el video de la canción “La Perla” del dúo Puertorriqueño Calle 13 y del cantante panameño Rubén Blades. Es una canción hecha en el barrio para relatar el barrio, en este caso, “La Perla” en San Juan. En la letra se hace referencia a barrios importantes en América Latina como El Chorrillo en Panamá, Tepito en México, Chorrillos en Perú. Importantes como Getsemaní, como el desaparecido Chambacú, como Olaya, como Torices o Blas de Lezo en Cartagena. Importantes porque la gente, como lo menciona la canción: viene de muchas madres, pero aquí todos somos hermanos.
Si alguna vez surge en nuestra ciudad un auténtico interés por estudiar la historia, nuestra historia, estoy seguro que comprenderemos porqué Getsemaní, por ejemplo, es uno de los lugares, fuente de nuestra cultura popular con todo lo que ahí se formó: memorias, saberes, identidades, relatos, creencias, prácticas, modos de ser, estilos, miradas, ética de la tenacidad…pero, como no aparecemos en los libros, nos toca cantar los relatos. De ahí que una canción como “El Getsemanicense” sea fundamental para rememorar de dónde venimos o, mejor aún, de quienes. El problema es que, en la actualidad, la gran mayoría de las canciones no nos relatan. La oferta de letras está instalada en los problemas y en la angustia de la soledad y en el llamado “perreo”.
Bueno sí. Una de las pestes contemporáneas consiste en lo difícil que es conseguir y seleccionar pareja y, más difícil aún, mantenerla. Quizás por eso es que ahora se ven tantas parejas tan disparejas, tanto viejo con jovencitas y cosas por el estilo. Lo que allí subyace, sospecho, es que en nuestra sociedad se desprestigió la idea de esfuerzo, de sacrificio, de trabajo duro y paciente. Ahora todo el mundo quiere conseguir todo por la fácil y, eso, a la larga, es una traición al barrio. Todo el que no nace en cuna de oro, quiere resolver el problema en la cama. Y digo que es una traición porque en toda América y el Caribe barrial estamos y vivimos los que nos toca, trabajar toda la vida, como señalé al principio.
Rubén Blades, en “La Perla” rememora a su abuela: “Así fue la baraja en casa del pobre, hasta el que es feto trabaja”. De ahí que les recomiendo que se tomen unos minutos para ver y escuchar esta canción en internet, porque por cuenta de los medios locales no creo que la difundan y eso que se trata de “Calle 13” con un género tan popular como el reggaetón. Se trata de ver y escuchar al gran Rubén quien, sin lugar a dudas, es un tipo inspirador. Primero porque nunca dejó de ser el cantante del barrio y, segundo, porque venció un sistema diseñado para que no funcione. Ya lo dijo Blades en una entrevista, hace años: “Cuando un tipo como uno tiene un doctorado en Harvard, es como cuando en la mesa pones una magnum 45 y se acabó la discusión”. En últimas se trata de aceptar y enfrentar el desafío, a pesar de nuestras condiciones muchas veces adversas, y cambiar.
El otro día llevé arreglar los frenos del chicamóvil. De repente entró al taller uno de mis más brillantes estudiantes de la Universidad de Cartagena y me regaló un pan de queso. Me pareció un detalle un tanto extraño y lo interrogué al respecto. “Profe, es que en la mañana estudio y en la tarde vendo pan” y con una sonrisa orgullosa se fue pedaleando su triciclo por toda la avenida. A eso me refiero.

ricardo_chica@hotmail.com

TEMAS

LEA MÁS SOBRE Dominical

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese