Indicadores económicos
2017-03-23

Dólar (TRM)
$2.936,82
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,61
Euro
$3.173,82
UVR, Ayer
$246,64
UVR, Hoy
$246,72
Petróleo
US$48,04

Estado del tiempo
2017-03-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 14:37

Marea max.: 12 cms.

Hora: 06:58

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 16 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.4 a 2.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La trilogía de Alcázar

-A A +A
 

Luis Estrada es un importante director de cine mexicano autor de tres películas que se constituyen en ensayos sociales sobre la situación contemporánea de su país.

Las tres películas son “La Ley de Herodes” (1999), “Un mundo maravilloso” (2006) y “El Infierno” (2010) en todas el protagonista principal ha sido Damián Alcázar, quien, vendrá este año a Cartagena, en calidad de jurado del Festival Internacional de Cine.

En “La Ley de Herodes” Alcázar interpreta a Juan Vargas; en “Un mundo maravilloso” a Juan Pérez y en “El Infierno” a Benjamín García “Benny”. Vargas trabaja administrando un basurero y, de repente, termina de alcalde en un pueblo. Pérez es un indigente que busca donde pasar la noche en la azotea de un banco y, de repente, salta a la fama porque algunas personas, al verlo en la cornisa del edificio, creen que se va a suicidar en razón de una supuesta deuda impagable. Después de veinte años de ilegal en Estados Unidos, García regresa a su pueblo San Miguel Arcángel y, de repente, termina trabajando para uno de los narcotraficantes más sanguinarios y poderosos de la región. Situaciones límite de personajes comunes que, ante un punto de no retorno, se deslizan por el desbarrancadero de la corrupción política en “La Ley…”; la más pavorosa injusticia social en “Un mundo…”; y  en un mundo de destrucción y muerte en “El Infierno”. La primera y la última de ellas han sido veladamente vetadas, en su momento, por los gobiernos locales de turno.

Alcázar ha estado en Colombia y Cartagena en ocasiones anteriores. Una de ellas fue para representar el papel de Eliseo en la película “Satanás” (2007) de Andy Baiz. El trabajo actoral de Damián consiste en hacernos sentir el alma trastornada  de un colombiano veterano de la guerra del Vietnam y que protagonizó una masacre en los años ochenta en un restaurante italiano en Bogotá. De otra parte, representó el papel del controvertido médico Abrenuncio de Sa Pereira Cao en una Cartagena colonial, en la película “Del amor y otros demonios” (2010) de Hilda Hidalgo.

La relación entre Alcázar y Estrada viene desde la película “Bandidos” (1990), le siguió “Ámbar” (1994). Al respecto, el actor declaró en año pasado para la revista Gatopardo: “Luis y yo nos entendemos perfectamente: yo leo su historia y sé qué quiere. Me falta convencerlo de que me deje hacer muchas cosas, como en La ley de Herodes, donde me dejó enloquecer. En la segunda me detuvo un poco. Y en ésta se recortó todavía más. Pero creo que hacemos un muy buen trabajo juntos. He aprendido muchísimo con él, sobre todo a tener una postura respecto a mi gente. Hablo de Latinoamérica en general. Creo que para eso sirve mi trabajo: para acercarme a ellos”.

En otro aparte de ese texto la periodista Lilian López Cambero lo interroga por su visión política: “La confianza me hizo preguntarle, a bocajarro, si votó por Andrés Manuel López Obrador. ‘Sí voté por AMLO, pero de ninguna manera soy perredista. Aquellos términos de derecha e izquierda están en desuso, pero si tú eres consciente del país en el que vives, de la situación por la que está pasando la gente, no tienes otra opción más que inclinarte hacia la ayuda y el apoyo a las mayorías desprotegidas. A eso le llaman izquierda y, si eres sensible, no tienes otra opción’.

Luego dijo: ‘El PAN nos sorprendió por lo voraces. El día que ganó este señor grandote no supe si alegrarme o mentar madres. Ahora me pasa lo mismo: qué bueno que se va el PAN, pero qué pena que regresen estos otros hijos de la chingada’”.

Es extraño, pero, cuando uno ve películas como “La Ley de Herodes” y “El Infierno” termina encariñándose con los personajes: en una con un corrupto y en otra con un narcotraficante. Quizás sea porque al interior tenemos zonas inexplicables que se desatan en situaciones inaguantables a las cuales nos tenemos que sobre poner, con resultados insospechados. Son tripas que salen al aire en tres películas que son irónicas, fársicas, llenas de humor negro. En la medida en que los personajes de Alcázar se van transformando en un arco de acontecimientos absurdos, uno se va muriendo de la risa, casi sin saber porqué. ¿Por qué tienen que pasar estas cosas en nuestras sociedades? Es una pregunta que se postula como hilo conductor de estas fábulas contemporáneas y sus autores no tienen ninguna intención de contestarlas. Nos dejan ahí, solos y meditabundos.



ricardo_chica@hotmail.com

 

2455 fotos
69174 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese