Llamas contra el viento: Entre tradición y modernidad

Cartelera de la película "Llamas contra el viento"
//
-A A +A

Recursos relacionados

Participe

En Agosto de 1955 Alfonso López Michelsen aparece reseñado en el periódico El Universal como uno de los productores de la película mexicana “Llamas contra el viento” dirigida por Emilio Gómez Muriel.

En efecto, a Cartagena llegan actrices y actores del país azteca para representar la historia de tres azafatas que aprovechan sus vacaciones para viajar a Caracas donde vive un hombre que conoció, cada una de ellas, por separado y que a todas ofreció matrimonio y riquezas. Cuando las jóvenes se descubren burladas aparecen tres hombres bondadosos y honestos, que muy prontamente las consuelan. El tema está inspirado en el poema “Canción de la vida profunda” de Porfirio Barba Jacob. En la secuencia dedicada al carnaval, vemos que se desarrolla en distintas partes del centro histórico de la ciudad, como el Camellón de los Mártires, la Torre del Reloj, la Plaza de los coches, la Plaza de la proclamación, entre otros lugares. Así mismo esta secuencia nos da la oportunidad de ver aspectos modernos y tradicionales en un mismo texto fílmico y el lugar de sentido en que están ubicados socialmente. La coreógrafa negra Delia Zapata Olivella fue la encargada de organizar las danzas folclóricas que aparecen en la película, las cuales, en su mayoría se caracterizan por ser mestizas, como la cumbiamba, la de los farotos o la de los goleros o gallinazos. La danza del garabato, la cual posee más  rasgos negros o de origen africano se relaciona, en la dramaturgia de la película, con la amenaza de la muerte para uno de sus personajes. Delia Zapata hace una apuesta por lo mestizo en una época en que ciertos artista e intelectuales costeños comenzaban a despuntar en medios periodísticos y culturales de Bogotá, donde los negros no eran aceptados en ciertos círculos sociales, lo que tensionaba a favor de hacer ciertas concesiones culturales; así, por ejemplo, las grandes orquestas costeñas que incursionaron en los clubes y salones de baile de la capital procuraban integrar músicos que no fueran tan oscuros de piel tal como lo eran Pacho Galán y Lucho Bermúdez: tal como aparece en el libro de Música, Raza y Nación de Peter Wade; y, de esta manera se practicaba una negociación cultural entre lo rural y lo urbano, lo regional y lo central, lo atrasado y lo actual, lo alto y lo bajo, lo mágico y lo racional, lo negro y lo blanco, lo  tradicional y lo moderno. Lo anterior, da cuenta también, de la dinámica del sistema socio racial, como un aspecto mediador en este tipo de negociaciones culturales. Lo moderno se asocia a la raza, lo que resulta evidente en la profesión de azafatas, es decir, no se concibe una azafata negra o indígena.; y, lo que se expresa también en el desfile de las carrozas –que aparece en la película- donde van las reinas del concurso nacional de belleza escoltadas por edecanes de la Armada Nacional: todos blancos y blancas que se exponen en cuanto atributos de belleza y perfección, lo que, a su vez, concuerda con los modelos y patrones que promueve el cine y que son apropiados por un pueblo negro y mestizo que las vitorea, esta es una situación dramática que sugiere una especie de desfile de la realeza. En cuanto a la banda sonora tenemos un repertorio de géneros musicales como la cumbia, el porro y el bullerengue. Se trata de músicas que fueron muy despreciadas por la élite bogotana antes de ser prensadas y circuladas por la industria cultural de mediados de los años cuarenta; no obstante, aparecen en la película, y se proyectan internacionalmente; de hecho, la cantante cartagenera Carmencita Pernett, fue ampliamente conocida en México como la Reina del Porro a principios de los años cincuenta cuando hizo su aparición en películas y en orquestas como la de Dámaso Pérez Prado, por ejemplo. Se trata de músicas que se fueron “domesticando”, es decir, mestizando de tal forma que integraban el gusto de los sectores sociales altos y de los sectores populares, lo que no se logró con el bullerengue que quizás resultó demasiado negro para el filtro de las industrias culturales y sus públicos y, por tanto, quedó en la sensibilidad tradicional y no en la sensibilidad moderna. En este proceso el interés de la industria cultural era ampliar al máximo su mercado en todo el continente americano. De otra parte, en las imágenes de  Llamas al viento se destacan ciertos elementos modernos en la escenografía, como es el trasfondo del anuncio publicitario en neón de la cerveza Germania, el cual, está sobre la azotea de un edificio ubicado en la recién inaugurada urbanización de La Matuna, que  fue pensada como sector bancario y comercial de la ciudad.
Estos edificios y mensajes publicitarios, contrastan con la arquitectura colonial del centro histórico de Cartagena, que en este caso representa el elemento tradicional. Pueden ver un tramo del la película aquí:  http://www.youtube.com/watch?v=St8-GQ226vk

ricardo_chica@hotmail.com

Indicadores económicos
2014-08-23

Dólar (TRM)
$1.924,40
Dólar, Venta
$1.940,00
Dólar, Compra
$1.850,00
Café (Libra)
US$2,10
Euro
$2.553,10
UVR, Ayer
$213,57
UVR, Hoy
$213,58
Petróleo
US$96,05

Estado del tiempo
2014-08-23

marea

Marea min.: -8 cms.

Hora: 5:16

Marea max.: 20 cms.

Hora: 22:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2014-08-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese