Indicadores económicos
2017-09-25

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-26

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 17:01

Marea max.: -6 cms.

Hora: 00:44

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Los Embajadores del Jazz en Cartagena

Esta exposición de íconos del jazz mundial, se inaugurará este 2 de diciembre en la sede del Centro Colombo Americano, en Cartagena, con apoyo de la Embajada de EE.UU. Aparecen figuras Louis Amstrong, como Duke Ellington, Dizzie Gillespie, entre otros.

Desde mediados de la década de 1950 y durante más de dos décadas, el Departamento de Estado de los Estados Unidos envió a cientos de músicos de jazz en giras por África, el Oriente Medio, Europa Oriental, la Unión Soviética, Asia y Latinoamérica.

Estos viajes surgieron como parte de una Guerra Fría cultural en la que la Unión Soviética y los Estados Unidos cortejaron activamente a los pueblos de los nuevos países independientes enviándoles a sus representantes más creativos.

A los estadounidenses les preocupaba no poder competir con los famosos bailarines y músicos clásicos soviéticos pero no tardaron en darse cuenta de que los rusos no podían reclamar el jazz, una singular expresión artística que surgió en los Estados Unidos como una síntesis de las expresiones musicales africana y europea.

El atractivo mundial de esta música viene creciendo desde la Primera Guerra Mundial y artistas como Louis Armstrong y Duke Ellington ejecutaban su música en Europa a comienzos de la década del treinta. Después de la Segunda Guerra Mundial, las transmisiones de Leonard Feather y Willis Conover por Voz de América ayudaron a sentar las bases para las posteriores giras del Departamento de Estado.

El programa de Conover, Music USA, comenzó en 1955 y continuó durante más de treinta años y para mediados de la década del sesenta, ya había alcanzado a más de 100 millones de personas. Conover sentía que su música era una expresión artística democrática, el homólogo cultural del sistema político de los Estados Unidos.

Los músicos de jazz, decía: “se ponen de acuerdo de antemano en cuál va a ser la progresión armónica, en qué nota, a qué velocidad y por cuánto tiempo y dentro de este acuerdo tienen la libertad de tocar lo que quieran”. Conover creía que los pueblos de otras tierras “sienten este elemento de libertad. Les encanta el jazz porque aman la libertad”.

Cuando el congresista Adam Clayton Powell Junior sugirió en 1955 que el Estado enviara al trompetista Dizzy Gillespie en una gira de buena voluntad al extranjero, el Departamento de Estado y el gobierno de Eisenhower estuvieron de acuerdo. Los Estados Unidos comenzaron una búsqueda por ganarse los corazones y las mentes del mundo con el jazz.

Tras el éxito notable de este viaje inicial, el programa levantó vuelo y los Embajadores del Jazz que lo sucedieron deslumbraron al público por todo el mundo. Algunos realizaban viajes de meses de duración, con arduas condiciones de viaje, mientras que otros únicamente ejecutaban en los festivales de música cuando el Departamento de Estado comenzó a unir fuerzas con la organización de Newport Jazz.

Muchos de estos artistas se unieron a músicos locales para improvisar, regalaron lengüetas y ropa e impactaron a los funcionarios del Departamento de Estados con sus singulares habilidades interpersonales al entablar lazos de amistad con altos dignatarios y niños por igual. Los Embajadores del Jazz representaron a los Estados Unidos en un momento histórico único caracterizado no solo por la Guerra Fría sino por períodos de cambio social intenso.

Al improvisar su diplomacia cultural –al igual que lo hicieron al crear el jazz mismo– despertaron en otros el valor por la apertura y la libertad inherentes en la democracia de los Estados Unidos y a la vez inspiraron nuevas conexiones y un sentido de ciudadanía mundial. Durante más de veinte años, este grupo dispar de músicos creativos y dinámicos representó esperanza y posibilidad para millones de personas, demostrando así lo mejor de los Estados Unidos. Fueron los “verdaderos embajadores”.

TEMAS

LEA MÁS SOBRE Dominical

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese