Indicadores económicos
2017-05-27

Dólar (TRM)
$2.913,47
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.261,92
UVR, Ayer
$250,15
UVR, Hoy
$250,19
Petróleo
US$49,80

Estado del tiempo
2017-05-27

marea

Marea min.: 27 cms.

Hora: 00:15

Marea max.: -11 cms.

Hora: 14:11

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-05-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Los fantasmas de Scrooge

“Cuento de Navidad” escrito Charles Dickens en 1843 es una aplastante cachetada al capitalismo más grosero e indolente de la Inglaterra victoriana, pero más vigente que nunca jamás en el mundo de hoy.

Se trata de una obra harto famosa, pero, a lo largo de la semana pasada, en el retorno a clases, me embargó la sospecha de que es muy poco conocida entre nuestros estudiantes. Frente a eso, al menos, está la película de Robert Zemeckis, “Los Fantasmas de Scrooge”, la cual recomiendo ampliamente, por no decirles, que les ruego que se la vean.
Si. Lo que pasa es que me parece un asunto muy urgente porque estamos en un mundo donde la gente sobra. Es por eso que hay que conocer la perspectiva que tiene del mundo el viejo Ebenezer Scrooge, un tipo de una mezquindad, un egoísmo y una avaricia inacabable.
Hay que ver rápido esta película y exponerse a sus enseñanzas porque nuestros hijos y estudiantes no pueden seguir teniendo los referentes que nos rodean. Referentes de corrupción, de indolencia, de desprecio por la gente, por la vida humana. Y es que el éxito del capitalismo consiste precisamente en eso: en sus fríos números no se tiene en cuenta a la gente.
Bueno, la verdad es que ahora es peor, porque en el poscapitalismo la mercancía es uno. En el poscapitalismo la noción de empleo desapareció y también la noción de propiedad privada. Ahora lo que vale son los procesos (y sus dueños tienen un poder casi divino) y para que estos funcionen se necesita gente competente, es decir, el medio de producción es uno. Es por eso que a uno le piden que maneje dos o tres idiomas, que tenga doctorado y posdoctorados, que tenga visa para los Estados Unidos, que sea bello, saludable, inteligente, perfecto y simpático: de ahí que los tratamientos estéticos sean tan fundamentales hoy día. Que la vida consista en ir a la par del frenético ritmo de actualización de la tecnología. Es por eso que los topes de excelencia serán cada vez más inalcanzables y cada vez más gente tendrá una vida inviable, dadas así las cosas.
Llegará un momento en que los niveles de excelencia – de la cual se ufanan de manera soberbia e ignorante un montón de instituciones educativas- serán obtenidos a través de la manipulación genética y a través de centros de excelencia cultural, científica y académica. Lo importante, pues, no son los fines sino los medios. Y el medio es uno, de ahí que el pensamiento estratégico sea tan importante. Los fines no son importantes porque estos están predeterminados.

Hay gente que piensa que la culpa de todo lo que nos está pasando la tenemos todos. Yo no creo. Lo que nos pasa es que los ultraconservadores más radicales de esta sociedad ganaron de forma contundente porque predeterminaron los fines. Para el caso colombiano el proyecto tiene componentes agroindustriales, de sospecha sobre todos, de confesionalismo, de neo feudalismo, de cesión de la soberanía al imperio, de sujeción financiera, de embrutecimiento y abnegación generalizada, entre otros. Los ultraconservadores se empeñaron en despejar el territorio y lo lograron, la pregunta es para quién se despeja. Una pequeña muestra de eso es “Carimagua”. Otra muestra es “Agro Ingreso Seguro”: otras preguntas son: ¿Qué viene empujando todo lo que nos está pasando? ¿Qué hay detrás de todo esto? Me perdonan la crudeza pero creo que lo peor está por venir.

Hace un par de domingos el cálido y sincero Padre Rafa Castillo escribió en este diario que el problema consiste en que nos alejamos de Dios. Eso seguramente es cierto, pero, creo que también hay unos más alejados que otros que además son responsables directos de la emergencia de un mundo tan miserable como este. Es por eso que les ruego que vean la historia de Ebenezer Scrooge en la cual subyace un esperanzado arco de transformación, pues, aunque tarde, este personaje se reinventa y renace. Por que no obstante las miserias del mundo podemos perder la esperanza en el hombre.

ricardo_chica@hotmail.com

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese