Indicadores económicos
2017-04-30

Dólar (TRM)
$2.947,85
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,07
UVR, Hoy
$249,11
Petróleo
US$49,33

Estado del tiempo
2017-04-30

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 10:31

Marea max.: 21 cms.

Hora: 02:37

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 05 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-30

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Mario Vargas Llosa en sus palabras

Mario Vargas Llosa compara el arte de escribir con una solitaria que se instala en un organismo y se nutre a expensas de él. Un amigo español suyo cineasta y pintor llamado José María, llevó a la conclusión de que era tan sólo un sirviente de su solitaria.

Le dijo un día y Vargas Llosa lo recordó en su libro Cartas a un joven novelista, una joya de sabiduría publicada por Planeta en 1997: “Nosotros hacemos tantas cosas juntos. Vamos al cine, a exposiciones, a recorrer librerías, y discutimos horas de horas sobre política, libros, películas, amigos comunes. Y tú crees que yo haciendo esas cosas como las haces tú, porque te divierte hacerlas. Ésa es la impresión que tengo: que todo en mi vida, ahora, no lo vivo para mí, sino para ese ser que llevo adentro, del que ya no soy más que un sirviente”.

Confiesa Vargas Llosa: “Desde entonces, me gusta comparar la situación del escritor con la de mi amigo José María cuando llevaba dentro la solitaria. La vocación literaria no es un pasatiempo, un deporte, un juego refinado que se practica en los ratos de ocio. Es una dedicación exclusiva y excluyente, una prioridad a la que nada puede anteponerse, una servidumbre libremente elegida que hace de sus víctimas (de sus dichosas víctimas) unos esclavos. Como mi amigo de París, la literatura pasa a ser una actividad permanente, algo que ocupa la existencia, que desborda las horas que uno dedica a escribir, e impregna todos los demás quehaceres, pues la vocación literaria se alimenta de la vida del escritor ni más ni menos que la longínea solitaria de los cuerpos que invade”.
Más tarde, descubrió una confesión de Thomas Wolfe en el que compara su vocación con un gusano que se ha metido en su cuerpo, capaz de penetrar en su corazón y en su espíritu, hasta el punto que ese gusano se “alimentaría y la luz brillaría; que ninguna distracción, comida, bebida, viajes de placer o mujeres podrían extinguirla y que nunca más, hasta que la muerte cubriera mi vida con su total y definitiva oscuridad, podría yo librarme de ella”.

CLÁSICOS

Sugiere Vargas Llosa releer dos obras perfectas: “La comedia humana”, de Balzac y “Guerra y paz”, de Tolstoi.

CONTAR

El primer problema que debe resolver el autor de una novela es el siguiente: ¿Quién va a contar la historia? Las posibilidades parecen innumerables, pero, en términos generales, se reducen en verdad a tres opciones: un narrador-personaje, un narrador-omnisciente exterior y ajeno a la historia que cuenta, o un narrador-ambiguo del que no está claro si narra desde adentro o desde fuera del mundo narrado. Los dos primeros tipos de narrador son los de más antigua tradición: el último, en cambio, de solera recientísima, un producto de la novela moderna.

DATO ESCONDIDO

El dato escondido o narrar por omisión no puede ser gratuito y arbitrario. Es preciso que el silencio del narrador sea significativo, que ejerza una influencia inequívoca sobre la parte explícita de la historia, que esa ausencia se haga sentir y active la curiosidad, la expectativa y la fantasía del lector.
Hemingway fue un eximio maestro en el uso de esta técnica narrativa, como se advierte en Los asesinos, ejemplo de economía narrativa, texto que es como la punta de iceberg, una pequeña prominencia visible que deja entrever en su brillantez relampagueante toda la compleja masa anecdótica sobre la que reposa y que ha sido birlada al lector.

EL MÁS DIFÍCIL

El libro que más trabajo me costó escribir fue la novela “Conversación en la catedral”, porque enfrentó más dificultades, fue escrito con más ambición, con más pasión.
Con estos encuentros literarios en español, se han roto las fronteras en el continente. Creo que el Hay Festival de Cartagena, como la Feria del Libro de Guadalajara y la Feria del Libro de Buenos Aires, avivan el cruce de fronteras entre latinoamericanos, hispanoamericanos y españoles, permite la circulación mayor de libros, es un progreso que nos enriquece a todos y abre nuevas perspectivas. En décadas de silencio, vivíamos incomunicados en América Latina, paradójicamente aislados en países con una historia y una lengua común. En Perú no sabíamos lo que hacían los chilenos y los colombianos. En materia literaria sabíamos más de Argentina y México, gracias a sus editoriales. Hoy un escritor de Medellín conoce lo que hace un escritor japonés.

ESCRITURA

Uno aprende a escribir leyendo a los monstruos. Recuerdo cuando leí a William Faulkner en la universidad. Fue un estado de verdadero trance que me llevó a buscar papel y lápiz para descifrar estructuras, el manejo del tiempo, la técnica, la historia, sus atmósferas y sus ambigüedades, la manera como los narradores se pasaban la palabra. Aprendí a través de estas lecturas. La escritura es un aprendizaje de lecturas bien aprovechadas. Ese tipo de lecturas expresan profundamente tu vocación y el deseo de por qué quieres ser un creador. Y enseñan además lo que no debía hacerse para emularlos.

FICCIONES

Las ficciones lo deslumbran y le transforman su manera de ver y sentir la vida. No sólo ha tenido el placer de crear realidades paralelas como refugio a la realidad cotidiana, sino que ha disfrutado leyendo libros que lo han deslumbrado, descifrando tonos, ritmos, estructuras.

FELICIDAD

Busco la felicidad y la plenitud que la ficción me entrega y la vida no puede darnos. Esa absoluta belleza y perfección sólo existe en la música, en la literatura, en las artes.

IMITACIONES

Después de Borges, García Márquez es el escritor más imitado de la lengua, y aunque algunos de sus discípulos han llegado a tener éxito, es decir muchos lectores, su obra, por más aprovechado que sea el discípulo, no vice con vida propia, y su carácter ancilar, forzado, asoma de inmediato. La literatura es puro artificio, pero la gran literatura consigue disimularlo y la mediocre la delata.

MEMORIA

La memoria es la fuente primaria y principal de la invención. En mi caso, lo que invento tiene siempre una semilla en imágenes de la memoria. A veces soy consciente que la fantasía utiliza ese embrión. La memoria es fundamental para escribir. Todas las ficciones que he escrito aluden un recuerdo, un hecho vivido, no es un solo fruto de la imaginación.
Narrar

Narrar callando, mediante alusiones que convierten el escamoteo en expectativa y fuerza al lector a intervenir activamente en la elaboración de la historia con conjeturas y suposiciones es una de las más frecuentes maneras que tienen los narradores para hacer brotar vivencias en sus historias, es decir, dotarlas de poder de persuasión.

PARÍS

A París le debo el saberme latinoamericano y el de reconocer y comprobar que la literatura es un trabajo. Un escritor no es alguien que se sienta a espera r que la caigan las musas. Nada de eso es posible si no hay disciplina.

UN CUENTO

Nos invita a releer la experiencia maravillosa del cuento “Un suceso en el puente del riachuelo del Búho”, de Ambrose Bierce. La soga del condenado empieza a ceder, se rompe, el hombre cae al río, huye, busca a su mujer. Cuando la abraza y sale a besarla, se cierra la soga.

UNA NOVELA

Cuando lo llamaron para decirle que se había ganado el Premio Nobel de Literatura 2010, estaba releyendo la novela El reino de este mundo, de Alejo Carpentier.
Lo ha dicho y escrito varias veces: “Es una obra maestra absoluta que he leído y releído hasta tres veces, tiene un poder contagioso y sometedor que anula mis reservas y antipatías y me deslumbra, haciéndome creer a pie juntillas todo lo que cuenta. ¿Cómo consigue algo tan formidable el estilo encorbatado y almidonado de Alejo Carpentier? Gracias a su indesmayable coherencia y a la sensación de necesidad que nos transmite, esa convicción que hace sentir a sus lectores que sólo de ese modo, con esas palabras, frases y ritmos, podía ser contada aquella historia”.

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese