Indicadores económicos
2017-02-24

Dólar (TRM)
$2.886,52
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,66
Euro
$3.062,30
UVR, Ayer
$244,39
UVR, Hoy
$244,48
Petróleo
US$53,99

Estado del tiempo
2017-02-25

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 18:49

Marea max.: 5 cms.

Hora: 12:08

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 12 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0,5 a 1,5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-02-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
S/M

Ministra de Cultura tras el país diverso

-A A +A
 

Es Mariana Garcés, la ministra de Cultura quien vino temprano a Cartagena, a hacer público a los nuevos guardianes de las murallas y del patrimonio monumental de Cartagena: la Escuela Taller de Cartagena, que iniciarán un nuevo camino, luego de ochenta años en los que la Sociedad de Mejoras Públicas, tenían esa responsabilidad.

El ambiente político de Cartagena es siempre susceptible de polémica, y donde hay dos cartageneros hablando de lo público siempre hay tres criterios en conflicto. Nunca hay consenso ni siquiera para la felicidad. La gente con ínfulas y sin talento, también reclama un sentido de pertenencia y agrega un nuevo matiz interesado a los designios públicos. La política no ha estado a la altura en términos generales. La herencia de Pablo Morillo y de los inquisidores también ha sido herencia de algunos cartageneros. Por supuesto, toda generalidad es una exclusión. Siempre hay excepciones a la regla.

Un mapa democratizador de la cultura, una visión práctica de la integración social, en una sociedad tan excluyente y racista como la de  Cartagena de Indias, sería lo más conveniente. Lograr como en Medellín que las zonas deprimidas y deprimentes se conviertan gracias a la inversión social, en zonas de convivencia social y cultural y espacios de encuentro ciudadano. En Cartagena ese mapa vulnerado de la historia no ha sido definido: el de la ruta donde transitó el comercio infame de la esclavitud en ciertas plazas identificables, y el sufrimiento extremo de ciento catorce días de sitio sanguinario a la ciudad impuesto por Morillo en 1815.

Bueno, de eso no vamos a hablar con la ministra Mariana Garcés, a quien hemos esperado durante un largo trecho de la tarde, luego de más de nueve horas de sesiones sin parar. Lo único que se me ha ocurrido decirle en un  paréntesis de la espera, es que se nos ha ido la luz clara del atardecer ya no tendremos posibilidad de que Maruja Parra le haga una foto para el periódico. Al verla, he pensado que debe estar agotada por la intensa jornada que ha tenido en la Alcaldía de Cartagena. Pero me ha aclarado sonriente: “Estamos en pie desde las cuatro de la mañana”. Con ella se podría hablar de muchos aspectos, y en especial de Cartagena, Palenque y el departamento de Bolívar. Dice que en la decisión de escoger la Escuela Taller de Cartagena, hay un propósito de que el patrimonio no solo sea mantenido y preservado, sino que además, la ciudadanía y las autoridades reconozcan que hay talentos locales dispuestos a trabajar por la ciudad y su herencia arquitecnónica. Y es muy respetuosa de las opiniones contrarias. Lo esencial es el consenso ciudadano.



La diversidad maravillosa

La ministra no sabe con qué quedarse entre tantas manifestaciones maravillosas de la cultura en Colombia.

Le parecen fascinantes los palabreros wayuus con su cultura ancestral y su manera novedosa y vigente de resolver los conflictos y llegar a la armonía a través de la palabra hablada y el compromiso que lleva a reparar con actos, animales y ceremonias los daños físicos y emocionales ocasionados a alguna persona de la comunidad. Por otro lado, están en las sabanas de Sucre, los Cuadros Vivos de Galeras, en las que miembros de la comunidad se toman las calles para hacer representaciones escénicas, religiosas y cotidianas de la pasión y muerte de Cristo, pero también de los grandes dramas que torturan a los sucreños. "El patrimonio intangible es tan rico y allí están los Carnavales de Barranquilla, la lengua ancestral de Palenque y las fiestas de la Independencia de Cartagena, las Fiestas de Negros y Blancos en Pasto. Ese patrimonio inmaterial colombiano incide en los procesos y en la transformación de las experiencias colectivas. El Plan Nacional de Concertación reúne cerca de 5.525 iniciativas culturales que se presentan ante el ministerio buscando financiación.

Hay dentro de esas prioridades líneas de trabajo como: Fiestas y Carnavales, Financiación Artística, Emprendimiento Cultural, Circulación, Bibliotecas, Lectura y Escritura. discapacidad en comunidades étnicas. En esa línea de emprendimiento se atemperan los criterios en torno a la generación de empleo y sostenibildad, las industrias creativas, los mercados culturales y como ese hecho productivo incide y aporta a la sociedad misma. Creo que se ha avanzado en las políticas públicas. Hemos dado un gran salto al visibilizar las gastronomías regionales y compendiar en 19 tomos la cocina especializada  y los sabores ancestrales de las regiones.  Cada región tiene su sabor y su saber. Mi tierra me sabe a chontaduro exquisito.  Mi dulce es la Lulada: lulo con pepas (pulpa). Junto a la gastronomía, está también la identidad de los sonidos del país. Uno llega a ciertas comunidades indígenas y escucha una melodía bella y rica, que  no escucha en ninguna parte, solo allí. Es el sello sonoro de esa comunidad. Este proceso no ha sido fácil. El ministerio ha contado  con la visión integral de muchos pensadores, escritores y artistas en la construcción de ese mapa cultural de la nación. Para esos procesos ha sido valioso la mirada de Juan Luis Mejía, William Ospina, Óscar Collazos, estudiosos del folclor como los fallecidos hermanos: Delia, Juan y Manuel Zapata Olivella, el poeta Alfredo Vanin, el investigador Germán Rey, la gente de la academia, las universidades, la televisión pública regional, etc.



Una biblioteca secuestrada

Mientras ella me habla de la pasión de leer-verbo tan esquivo y amenazado- y una de las prioridades que ella se ha trazado como ministra, especialmente a la primera infancia, pienso en la biblioteca secuestrada del escritor Manuel Zapata Olivella, quien al morir en 2004, su biblioteca personal al igual que su novela inédita “Itzao, el inmortal”, quedaron  como forma de pago a largos años de arriendo en un hotel del centro de Bogotá. Lamentable hecho para la cultura que uno de los patrimonios literarios de la nación esté en manos privadas. La ministra me mira con recelo pero me aclara que “ya estamos trabajando en el caso Zapata Olivella y hemos contactado a sus familiares”.

La ministra se emociona cuando habla de las bibliotecas en todo el país. Y considera que es básico y esencial el acto de leer y el libro como instrumento de conocimiento y formación ciudadana. Desde que se creó el  Instituto Colombiano de Cultura en 1968, antecedente del Ministerio de Cultura, el país ha librado muchas batallas en el fomento de la lectura. Fue significativo el trabajo del poeta Jorge Rojas con la colección de la biblioteca popular con cerca de doscientos números de literatura colombiana, latinoamericana y universal en 1972.

“El libro abre un mundo maravilloso a la primera infancia, hasta los seis años”, dice ella. Y enseña el libro Leer es una pasión, en la que se exalta al poeta Rafael Pombo.  “Son ediciones gratuitas que buscan llegar a las bibliotecas de cada hogar colombiano, al aula escolar y el entorno familiar. Es primordial que los adultos le lean a los niños en voz alta. Eso no puede perderse”. Le digo que hasta hace poco el porcentaje de lectores en Colombia era sobrecogedor: en las casas de más de 11 millones de colombianos no hay un solo libro, ni siquiera La Biblia.

Ella despierta más temprano que el común de los colombianos para que en cada casa haya un niño suspirando por un libro. De convicciones y quimeras y decisiones políticas está hecho el mundo. Ella hace tangible lo que sueña.

Notas recomendadas
2410 fotos
67524 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese