Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Noticias que no lo son, a la orden del día

-A A +A
 

Un globo que vuela por sobre Colorado sin un niño de seis años a bordo. Una importante organización que no cambia su posición en torno al calentamiento global. Un tiroteo con terroristas en el río Potomac que nunca sucedió.

Las noticias que no fueron tales están a la orden del día.
Una reciente ola de engaños y de informaciones prematuras revela los peligros que enfrenta el periodismo moderno, que debe generar informaciones las 24 horas del día en un ambiente sumamente competitivo.
Cada situación fue única. Pero en conjunto ayudan a socavar la credibilidad de las organizaciones noticiosas en momentos en que el Centro de Investigaciones Pew revela que un 63% de la población cree que las noticias son a menudo inexactas.
“La velocidad es con frecuencia una amenaza para la exactitud, y cuanto más nos apuramos, más comprometida está la verdad”, comentó Deborah Potter, ex reportera de CBS News y directora ejecutiva de la fundación News Lab.
La historia del chico del globo atrapó al público a mediados de octubre. Se suponía que un globo con forma de platillo se había soltado accidentalmente y su dueño, Richard Heene, dijo que creía que su hijo Falcon estaba a bordo. Las cadenas CNN, Fox News y MSNBC siguieron el vuelo del globo y prácticamente no informaron de ninguna otra cosa durante un buen rato.
Es comprensible la actitud de las cadenas. Se trataba de una noticia inusual, con elementos visuales atractivos y se suponía que corría peligro la vida de un niño. Posteriormente, no obstante, se comprobó que era todo un engaño perpetrado por el padre del menor en busca de publicidad.
Lo que sí faltó fue una buena dosis de escepticismo y cautela. Se debió haber hecho más hincapié en la incertidumbre en torno al informe y se debió haber expresado mayor curiosidad acerca de un elemento clave: ¿era posible que ese globo volase con un niño de seis años adentro?
En las transmisiones en vivo, los conductores de los programas deben darle mayor peso a lo que no se sabe, indicó Frank Sesno, ex jefe de la oficina de Washington de CNN y actual profesor en la George Mason University.
“No estamos haciendo lo suficiente”, declaró, “porque es muy fácil tomar algo que sucede delante de nuestros ojos y salir al aire con eso”.
El despliegue que se le dio a la noticia generó numerosas críticas.
Pocos días después, en Washington, un comunicado de prensa que parecía oficial revelaba que la Cámara de Comercio estadounidense había cambiado su posición en torno a la legislación relacionada con el cambio climático.
Pero no fue así. Se trataba de una maniobra de unos 20 miembros de la agrupación liberal Yes Men, que querían llamar la atención en torno a una política con la que no están de acuerdo. La agencia Reuters dio una información basada en el comunicado falso y tanto CNBC como la Fox Business Network la reprodujeron.
En todos los casos, el deseo de salir pronto con la noticia primó sobre la corroboración de la información.
“Este es un ejemplo del precio que se paga cuando uno se descuida y no hace las cosas como debe hacerlas”, expresó Eric Wohlschlegel, director de comunicaciones de la Cámara de Comercio y quien interrumpió la conferencia de prensa de la gente de Yes Men para decir que era todo una farsa.
Mike Bonanno, de Yes Men, dijo que esa organización logró su objetivo, que era llamar la atención sobre una causa. Al día siguiente, una empresa se desafilió de la Cámara para protestar su política en ese tema.
En otras palabras: estas maniobras funcionan.
Las redes sociales hacen que resulte más fácil propagar información falsa. En tiempos recientes Facebook y Twitter reportaron las muertes de Britney Spears, George Clooney, Jeff Goldblum y Natalie Portman, obligando a los medios noticiosos a confirmar si eso era cierto.
Al cumplirse el último aniversario del 11 de septiembre, CNN informó que la Guardia Costera había disparado contra una embarcación sospechosa en el Potomac. Reuters y Fox News inmediatamente reprodujeron la información. Lo que no sabían era que se trataba de ejercicios militares, no de un episodio en serio.
La gente de Fox habló del tema varios minutos por más que tenían enfrente evidencias de que eso no podía ser cierto: imágenes en vivo que mostraban vehículos cruzando el puente sobre el Potomac. De haber habido un episodio serio, se habría interrumpido el tráfico.
Antes los periodistas se tomaban más tiempo para corroborar informaciones. En la era de la internet y la televisión por cable, se toman cada vez menos.
De hecho, el director del irreverente portal Gawker.com, Nick Denton, reprendió a su personal hace poco porque hubo algunos casos en “los que se tomaron demasiado tiempo para lanzar una información”, según dijo.
La norma, indicó, es sacar la información rápido. De ser necesario, se corrige.
En algunas organizaciones, a uno pueden caerle encima por difundir una información en forma prematura”, expresó. “En Gawker Media, uno pierde más puntos si (otros medios) se te adelantan con una información que tú ya tenías”.

Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63935 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese