Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Nuevas cosechas sonoras

-A A +A
 

Diez jóvenes cartageneros han sintetizado su proyecto artístico con una sola palabra: Lompley. Así como se habla en Cartagena: Lompley es algo más que un sello discográfico, creado por un grupo de artistas, diseñadores, músicos y gestores culturales.

Luego de varios amaneceres de estudio intentaron definir qué matices o tendencias sintetizaban el sonido de Cartagena. Comprobaron que no sólo la ciudad suena a gaita, tambor y acordeón, sino a champeta, hip hop, bolero, bullerengue, joesón. De la valoración o exclusión de algunas de esas expresiones surgen las intolerancias en el sector cultural y en la ciudadanía. ¿Cómo lograr que  bajo el mismo cielo suene un arco iris de posibilidades sonoras y estéticas? Hay intelectuales y artistas que les repele el vallenato, la champeta y el hip hop. Prejuicios culturales. Ortodoxos del sentir y del pensar. Cartagena es precisamente la conjunción de eso y mucho más: ¿Por qué no disfrutar al mismo tiempo de lo sinfónico, de lo coral, lo folclórico y lo jazzístico? Regionalismo exacerbado y cosmopolitismo. El mundo puede entrar a la casa sin que borre mis huellas, mi sentir y mi pensar. La raíz no puede ser eclipsada por los espejismos de la globalización. El mejor ejemplo que tenemos en Cartagena es Adolfo Mejía, cuya sensibilidad creadora le permitió navegar sin perturbación en las aguas de lo sinfónico, popular y folclórico, sin que lo uno y lo otro se vulnerara. La sociedad cartagenera le ha faltado ese sentido de socialización de sus matrices culturales. Hay muchas murallas infranqueables en el espíritu del ser cartagenero, en estos doscientos años de la Independencia. Hay mucho que liberar dentro de la conciencia humana. Aún seguimos siendo hijos del desprecio indígena, africano y mestizo. Y eso se refleja en la vida cotidiana y en la manera como asumimos las obras estéticas.

Pues bien, Lompley es una lección coherente de organización cultural: es un colectivo que se capacita en producción y desarrollo, administración, diseño gráfico, grabación y comercialiación de los productos audiovisuales. Fue presentado reciemente en la Feria: Cosecha 2011 de Bienes Culturales.

Lompley lo integran Andrés Lopez Ríos (producción musical y asistencia contable); Dayan Julio Arango (diseño gráfico y mercadeo); Eliana Ulloque Mejía (dirección administrativa, mercadeo y ventas); Emanuel Julio Pinilla y Juan David López Ríos (artistas y repertorio, producción); Guillermo Silva Caraballo (ingeniería de sonido, producción en vivo); Jesús David Quiroz (sistemas y estrategias de promoción en internet); Karen Gaviria Moreno (relaciones públicas); Pierre Magallanes (producción en vivo); Ana Victoria Padilla Onatra (asistencia ejecutiva).

El primer paso tangible de este colectivo es la producción de un disco compilado de artistas cartageneros, compositores e intérpretes, con canciones que alude a la ciudad en las últimas décadas. El segundo proyecto es un disco con los artistas de la calle, aquellos que han logrado afinar con méritos una obra silenciosa en medio de las piedras del centro amurallado. Hay allí intérpretes, compositores, autores a la intemperie, esperando una oportunidad que ha de traducirse en visión estética y ética: Cantar para vivir. Vivir para cantar. No tenemos nada en este mundo existencial breve que nos toca vivir: es el arte el que posee a sus criaturas y no al revés. El arte sobrevive a quienes intentan poseerlo. Y un primer paquete de Lompley se cerrará con tres trabajos de música urbana y nuevas tendencias: ese sonido que crece y florece en los extramuros y habla por el corazón de sus habitantes. No hay música marginal, sólo hombres y mujeres marginados. Y cuando suena esa música lo que sale a flote es el corazón y el alma de sus criaturas marginadas, nosotros, los despreciados, blancos, negros, indígenas, mestizos, con más de quinientos años de historia. ¡Qué enorme responsabilIdad se traza Lompley!


Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64088 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese