Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Pilar del Rio: La sombra cómplice de Saramago

-A A +A
 

Sonriente, siempre sonriente, llena de sencillez y franqueza sin adornos o composturas Pilar del Rio, la periodista sevillana que compartió 24 años de complicidad con el Nobel de Literatura portugués, José Saramago, hizo su entrada al Salón Tomás Carrasquilla de Corferias en compañía de la escritora colombiana Laura Restrepo para conversar sobre la memoria del escritor.

Allí la esperaba un público ávido de saber más sobre la vida del Nobel. Bajo una lluvia interminable, la gente aguardaba a que se abriera la puerta del salón para escucharla.  Ella expresó ideas y sentimientos como estos: Saramago decía que, no es el tiempo de nosotros. Es el tiempo de los otros. El otro es como yo y tiene derecho a decir yo. Que el viaje no acaba nunca, lo que acaba son los viajeros. Antes de darle el Nobel, lo más importante es que, los jurados de Estocolmo dijeron que sus parábolas estaban llenas de compasión hacia los más necesitados. Saramago creía que había que cumplir el deber de exigir los derechos de los demás. Todo lo hizo con un sentimiento humano y no religioso. En los últimos meses de su vida, dejó de escribir “El viaje del elefante” para dejar reposar el texto, entonces se enfermó de una neumonía y así se solidarizó con la activista saharaui, Aminetu Haidar, una mujer en huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote porque no la dejaban entrar a Marruecos debido al conflicto diplomático hispanomarroquí. A él, no le gustaba la historia, sino el pasado, porque la historia la escriben los ganadores y nunca había mujeres. El pasado es como el océano, las olas son el tiempo, la espuma de las olas es la humanidad que está siempre en movimiento y mezclada las grandes con las pequeñas. “Él se sentía partícipe de un tiempo y nos hizo mejor a todos”, concluyó Pilar del Rio.



Con ella conversamos para El Universal:



Pilar del Rio, ¿Usted se considera una militante de izquierda?.

Absolutamente. Después de sesenta y tantos años en la izquierda, no hay nada en el mundo que me induzca a cambiar. Por el contrario, me parece que, necesitamos más izquierda y mejor izquierda para encontrar soluciones a los problemas. Yo soy una mujer de izquierda porque en estos momentos tal y como está el mundo con el nivel de pobreza y el nivel de indigencia, no serlo resulta difícil para mí.



José Saramago además de ser su esposo, fue también su camarada, ¿compartieron ideales políticos?



Sí, fuimos militantes ambos, militantes de base sin responsabilidad orgánica en un partido que nunca existió.  Teníamos una  misma forma de ver el mundo. Al final lo que interesa es de parte de quién estas, cómo percibes el mundo y el sentido de la vida.



¿Cree que siempre hay que tomar partido?

Absolutamente si, porque quien no toma partido está tomando partido por los que toman partido contra otros. Es decir, la neutralidad no existe, es mentira. Estas con unos o estas con otros. Estas con los depredadores o estas con los que son depredados. Es así. No estoy hablando de izquierda o derecha, sino de los que quieren una sociedad más armoniosa, donde pueda entrar todo el mundo, o contra los que quieren eliminar una parte sustancial del mundo, excluyéndolos de la sociedad.  Hay quienes consideran a los excluidos bazofia. Entonces, estas con unos o estas con otros.



¿Por qué Saramago escogió Lanzarote como base política y geográfica de su exilio?

No eligió base política. No lo eligió él, lo elegí yo. Previamente lo había elegido una hermana y nos gustó mucho el paisaje cuando lo vimos y tampoco fue un exilio. Fue un acto de protesta,  de rebeldía contra un gobierno que había ejercido una censura y Saramago no aceptaba la censura. Lanzarote se escogió porque nos pareció el paisaje que más se parecía al principio del mundo y que será el fin del mundo.



Es suficiente para la democracia colocar claveles rojos en los fusiles de los militares como se hizo el 25 de abril en Portugal durante la dictadura?



No. La democracia no se construye ni con claveles ni con fusiles. Desde luego se construye y se disfruta más con claveles que con fusiles. La democracia se construye con ciudadanos que participen, a partir del concepto de ciudadanía donde es el hombre el centro de todas las cosas y no la economía, sino el ser humano. No permitiendo planes absurdos de urbanización, no permitiendo el expolio de nuestras tierras, así se hace democracia.



Cuando leía “Memorial del convento”, ¿cuál fue el primer sentimiento que le produjo la novela?

Incredulidad de que fuera un contemporáneo porque en el siglo XX no se escribe así de bien, me decía que esto no era normal. Mientras leía una página tenía que volver a cerciorarme de que este señor era contemporáneo. Tenía que volver todo el tiempo a comprobar que era un contemporáneo. Mi sorpresa era que un vecino, un señor del país de al lado, del que nunca había oído hablar escribiera tan bien, porque escribía como los autores del Siglo de Oro. Mi sorpresa era que me faltaran noticias de alguien que viviera tan cerca.



Cuando se despide de él, cómo comprende que no es una despedida definitiva?

Después de haber dado un paseo y haber leído unos poemas en la tumba de Fernando Pessoa. Si, con la mayor naturalidad del mundo, supe que ese señor y yo, íbamos de alguna manera a seguir juntos, no sabía cuál, pero tuve esa certeza y él también la tuvo, absolutamente, sin ninguna duda, sin ninguna ansiedad, sin ningún me llamarás. Yo volví a España, y estaba absolutamente convencida que se había producido una fisura en mi vida, un antes y un después. La fisura se iría alargando porque había pasado hacer otra cosa.



Después de dos años de mantener una correspondencia epistolar se casaron?

Nos casamos en una ceremonia privada en Lisboa en mi casa porque ya Saramago era un hombre conocido. Pero, después de veinte años hicimos una ratificación en el pueblo (Granada) de mi madre para que ella estuviera y porque nunca habíamos hecho el terrible procedimiento legal de ir con el documento de matrimonio portugués al Consulado de España para que lo registraran, con lo cual yo en España no estaba oficialmente casada. Solo que, mi madre murió unos meses antes.

A tres años de la muerte de Saramago, el amor que los unió es una especie de testamento espiritual para el mundo?

No. A tres años de la muerte de Saramago, lo único importante es la obra de José Saramago y las enseñanzas y los ejemplos que él dio, todo lo demás son cosas que los periodistas nos inventamos para hacer preguntas (risas).

¿Qué significa para usted que, una calle de Azinhaga lleve su nombre?

Es muy bonito que en un pueblo, que es el pueblo donde nació mi marido, una calle se llame Pilar del Rio, “que ainda ñao havia nascido, e tanto tardou a chegar” (que todavía no había nacido y que tanto tardó en llegar), lo que es bonito es que esa calle se cruza con la calle José Saramago. Pero de las calles, las medallas, las estatuas José Saramago decía, no permitas que levanten una estatua mía que solo sirven, primero para que las palomas las caguen y segundo para que vengan otros y las tiren. Estatuas no.







*Periodista de la Universidad Central de Bogotá.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63946 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese