Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Recuerdos de película

Ese viejo adagio popular que dice que “todo tiempo pasado fue mejor” se aplica muy bien para aquellos cartageneros que vivieron los años mozos del Festival de Cine de Cartagena, ese evento que era todo un acontecimiento en una provinciana ciudad que veía como las luminarias del séptimo arte se paseaban por sus calles.

Los días de festival eran de gloria, euforia, delirio y por supuesto de fiesta.
Así lo recuerda Augusto Martínez Martínez, quien a sus 16 años se dio el lujo de bailar con las afamadas actrices Susan Tyrrell y Marie Laforet.
“Había, como comúnmente se decía en ese tiempo, una chicharronada bailable, y ahí estaban esas dos famosísimas actrices y bailé con ellas”.
Otra de las anécdotas que se vienen a la memoria del ex Alcalde de Cartagena es la célebre bañada en las playas de Bocagrande de la actriz Isabel Sarli.
“Más de uno casi se ahoga intentado acercarse a ella”, recuerda.
Flavio Meneses, un cartagenero que desde niño ha vivido el festival recuerda que lo mejor era ver a las famosas estrellas de cine caminando por el Camellón de los Mártires, asediados por la gente que se agolpaba para verlos y fotografiarlos.
“Las busetas de los hoteles iban y recogían a los actores y los dejaba en la Torre del Reloj y ellos de ahí caminaban hasta el Teatro Kalamary, eso era muy bonito”.

EDY WILLIAMS Y LA INDIA CATALINA

Suspiros y euforia generó la foto que escandalizó a más de uno, al ver la fotografía de la actriz americana Edy Williams posando desnuda al lado de la India Catalina.
El artífice de tal osadía fue Amaury Muñoz junto al fotógrafo –en esa entonces- de la Revista Cromos, Fabio Serrano.
“Edy Williams era una modelo que había trabajado en películas pornos. Andaba en todos los festivales del mundo para desnudarse y se desnudaba porque eso le daba proyección internacional. Aquí estaba cubriendo en esos momentos para Cromos el fotógrafo Fabio Serrano quien me dijo: Amaury hay que conseguir a esta mujer porque ella quiere desnudarse, cómo hacemos?.
“A mí se me ocurrió llevarla a la India Catalina que era el símbolo del Festival y a las 11 de la noche la sacamos de la sala de cine, cogimos un taxi y la llevamos a la India Catalina y se empelotó, después la cubrimos con un abrigo. Y esa foto al día siguiente le estaba dando la vuelta al mundo”, recuerda Amaury.
Pero esta es tan solo una de las tantas historias que el reconocido periodista tiene para contar.
Y otra de esas anécdotas que Amaury recuerda es cuando Amparo Grisales le “corrió la madre”.
“Recuerdo una vez que Amparo vino al Festival pero no como invitada.
Ella estaba caída con todos los medios, porque la habían vetado al salirle con groserías a un reportero gráfico, entonces se paseaba por todo el hotel y nadie le paraba bolas.
“Yo me le acerqué y le dije: Amparo por qué no te desnudas y te tiras en la piscina para que todo el mundo te vea y te tome fotos, entonces me dijo ´¿por qué no le dices a tu mamá que se tire?´.
“Un rato después se puso naturalmente a jugar con un cabrito que estaba en el Hotel Caribe y le dio un beso en la boca y ese gesto fue tan bonito que los reporteros gráficos la captaron y le tomaron fotos y así le levantaron el veto”.

LA VENDEDORA DE ABONOS

Anita Abello de Gómezcásseres es otra de esas cartageneras cargada de recuerdos del viejo festival. Ella vendía los abonos.
“Aquí había gente a la que le fascinaba el cine. Así que me llamaban a preguntar cuándo iban a salir los abonos a la venta.
“Augusto De Pombo era de esos señores que me llamaba para que le guardara dos abonos y me decía los puestos que quería”.
Anita dice que no les pagaban por su trabajo pero que era tanto el amor por el cine y el festival que eso poco o nada importaba.
“Comenzaban a paganos cuando la promotora de turismo mandaba el auxilio.
Trabajamos sin sueldo porque amábamos el festival, no teníamos horario, éramos felices, nada de rabia, de contrariedades. Llegábamos a las 8 de la mañana y nos íbamos a las 10 de la noche.
“Los días del festival salíamos del teatro para las fiestas en los clubes y duraba uno hasta las 11 o 1 de la mañana pero al día siguiente llegábamos a trabajar como si nada”.
Los fragmentos de esta película que no acaba están grabados en la memoria de todos aquellos que de alguna u otra forma tuvieron que ver con el crecimiento del Festival de Cine de Don Víctor Nieto, quien más de una vez intentó “tirar la toalla”. Pero ya ven la cinta sigue rodando.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese