Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Régulo Ahumada Zurbarán

-A A +A
 

Su perfil de literato encaja en la tradición de los grandes autodidactas: aprendió el periodismo, la cultura literaria, la historia del arte y el arte de escribir, obedeciendo a los llamados interiores de su vocación irrenunciable de escritor.

Régulo Ahumada Zurbarán: Dramaturgo colombiano, nació en Cartagena de Indias en 1925 y murió el 16 de mayo de 2010 en esta misma ciudad.
Casado con Clementina Álvarez. Padre de una hija, María Lourdes. Abuelo de Rafael Picón Ahumada y de Gabriel de Jesús Ortega Ahumada. Razones laborales llevaron a su familia paterna a vivir por un tiempo en la capital del Atlántico. Por este motivo es bachiller del Colegio Barranquilla. Cuando fue mayor de edad vivió y trabajó en Bogotá donde estudió Técnicas de Administración de Personal, en la Escuela de Administración Pública.
Era egresado, como Dibujante Artístico, de la Difusora Panamericana, Inc., de New York. Realizó estudios extracurriculares de teatro, filosofía y letras en la Universidad Nacional, acrecentando así sus conocimientos humanísticos con docentes especializados en dichos temas. Allá conoció a su gran amigo y maestro, el dramaturgo colombiano Luis Enrique Osorio quien lo inició en la dramaturgia y le ayudó a consolidar la vocación por el maravilloso arte de las tablas, con resultados posteriores muy plausibles.
A su regreso a Cartagena se vinculó al servicio público y al periodismo pero sin apartarse de la creación literaria. Alguna vez estudió música y violonchelo en la Escuela de Música de Cartagena. Profesor de Historia del Teatro en el Instituto de Cultura Departamental de Bolívar.
Su talento e ingenio suficiente lo llevó a convertirse en dramaturgo, admirador de autores clásicos, modernos y contemporáneos: Aristóteles, Jenofonte, Sófocles, Eurípides, Esquilo, Eurípides, Shakespeare, Lope de Vega, Cervantes, Pedro Calderón de la Barca, Moliere, Carlos Marx, Sartre, Camus, Stanislavski, Ionesco, Lorca, Alejandro Casona, Brecht, Tennessee Williams, Arthur Miller, Cantinflas, Chaplin, Jorge Alí Triana, Enrique Buenaventura, Carlos José Reyes y Santiago García.
(...) Al lado de Víctor Nieto, y otros amantes del séptimo arte, participó de la creación del Festival Internacional de Cine de Cartagena. Apoyó el Festival del Cine Fantástico y de Horror que organizaron los cineclubistas, Carlos Menco Mendoza y Luis Fernando Calvo (1984-1986).
Fue miembro de la Asociación de Periodistas de Cartagena, del Colegio Nacional de Periodistas (Seccional Cartagena), de la Asociación de Escritores de la Costa y de la Academia de la Historia de Cartagena (Miembro de Número). Como periodista fue alumno de los maestros Clemente Manuel Zabala y Antonio J. Olier. Trabajó en los periódicos cartageneros El Universal y el Diario de la Costa, haciendo de reportero, cronista y columnista; en El Espectador, El Nacional de Barranquilla, entre otros. Fue otro integrante –siempre discreto–, de la generación de destacados periodistas, escritores e intelectuales, conformada por Domingo López Escauriaza. Compartió muchos momentos con Héctor Rojas Herazo y Gabriel García Márquez.

He aquí sus obras más reconocidas:

MUROS DE PRESIDIO. Opera prima. Fue considera por el mismo autor como ensayos novelados o experimento de novela. Recoge el ámbito de realidades vividas como secretario del director de la Cárcel de Ternera. Edición: rústica. (1965). Presentación de Nicolás del Castillo Mathieu.
RULETA RUSA. Primer premio del Tercer Concurso Nacional Literario de la Extensión Cultural de Bolívar (1964). Drama controvertido debido al absurdo que preconiza: prohibido por el Arzobispo de Medellín, en el año de 1973, aduciendo que era una obra atea. Al fin, fue permitida su presentación por el Secretario de Educación de Antioquia, de ese entonces. Prólogo de Judith Porto de González. Publicaciones La Baranda. Cartagena. 1967.
CHAMBACÚ. Obra con la cual conquistó galardones en concursos escénicos de carácter departamental y nacional (1968), y elogios de críticos como Antonio J. Olier, Garza Luzano y Luis Enrique Osorio. Edición Rústica. Se dice que esta obra inspiró a Manuel Zapata Olivella para escribir su novela Chambacú corral de Negros.
LOS DERROTADOS. Con esta obra alcanzó premio de honor en el Concurso Internacional de Teatro León Felipe, de México (1971). Los estímulos que recibió por esta distinción fueron: publicación de la obra en la Colección de Teatro Hispanoamericano (México D.F. 1972), y la designación como jurado de dicho certamen realizado al año siguiente en la Universidad de la Sorbona de París.
EL CLUB DE JACOBINOS (o el Grito de Getsemaní). Obra enmarcada en los códigos del teatro épico con la cual exalta el grito de Independencia de Cartagena de Indias.
LA TRISTE NOCHE DE TENOCHTITLÁN. Ensayo monográfico, publicado con motivo de la celebración de los 500 años del descubrimiento. Editorial Costa Norte. Cartagena. 1993.
LA CRUZ EL DIABLO YO. Novela crítica alinderada en el canon estético del realismo social. Editorial Antillas. Barranquilla. 2000. Prólogo de Carlos Crismat Araujo.
Régulo Ahumada dejó inéditas otras obras que bien merecerían futuras publicaciones. Son ellas: Truculandia, El hombre X y Biografía de escritores cartageneros. Además de sus textos periodísticos en diversas modalidades de este género.
Últimamente la crítica internacional se ha ocupado, con detenimiento razonable, del teatro y la novelística de Régulo. En el Congreso Internacional de Colombianistas realizado en la Universidad de los Andes de Bogotá, la doctora Beatriz J. Rizk (Florida Atlantic University in Boca Raton, FL.) en su ponencia “El teatro Afrocolombiano, Ecos del África Ancestral”, le dedicó un aparte especial donde destaca Chambacú como una obra representativa entre lo mejor del género en Colombia y Latinoamérica. Otra estudiosa de la obra de Régulo es la reconocida colombianista, la doctora Lucía Ortiz (Regis College- Boston, USA). En una de sus ponencias denominada “El papel de la mujer en Chambacú”, resalta, además del tema que da título al trabajo, lo que simboliza el barrio Chambacú en la lucha de resistencia política, social y cultural; raza y etnicidad, la tradición y la oralidad, y el carácter clásico del teatro de Régulo Ahumada.
La crítica extranjera sigue pendiente de Régulo: La doctora María Carvalho, gerente general de American International Publishers de los Estados Unidos, hace cuatro años se interesó en la novela La Cruz el Diablo y Yo, en virtud del concepto crítico que le entregó su comité editorial integrado por lingüistas y críticos literarios. La propuesta no cuajó por dificultades insalvables de parte del autor. Esta obra después fue publicada en Colombia por la Editorial Antillas de Barranquilla.
En esta última década el dramaturgo cubano Pedro R. Monje Rafuls, residente en Estados Unidos, miembro de la organización Ollantai y de Theater Magazine, en Jackson Heights, ciudad de Nueva York, alcanzó a expresarle su admiración personal por sus obras dramáticas y le anunció el deseo de divulgarlas en medios académicos estadounidenses. De esta relación Régulo Ahumada recibió una invitación para asistir con una ponencia a un congreso de teatro caribeño en la Universidad de Texas, sueño que no realizó por circunstancias insalvables.
Su producción como historiador: son apreciables sus ensayos y monografías. Se destacan entre sus trabajos, temas sobre la fundación de Cartagena, la historia del once de noviembre y el texto La triste Noche de Tenotchiclán. Además, fue autor de ensayos sobre la historia del periódico El Universal, la Universidad de Cartagena, y numerosos artículos y reportajes periodísticos.
Podemos concluir que la vida literaria de Régulo Ahumada Sulvarán fue bastante rica, pero que aún no ha sido valorada del todo por los estudiosos del tema en su debida magnitud y proyección. Sin embargo, cada día son más los lectores entendidos, especialmente extranjeros, que abordan la dramaturgia de este cartagenero y descubren que estamos en presencia de un autor que sintetiza altas calidades artísticas y literarias de lo cual, sus lectores y sus amigos, nos seguiremos sintiendo más que orgullosos, por el resto de nuestros días.

Apartes de un ensayo exhaustivo sobre la vida y obra de Régulo Ahumada, concebido por el escritor y catedrático Argemiro Menco Mendoza, y cedido a Dominical.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64088 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese