Indicadores económicos
2017-12-13

Dólar (TRM)
$3.029,75
Dólar, Venta
$2.818,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.564,80
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$57,14

Estado del tiempo
2017-12-13

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 01:21

Marea max.: 19 cms.

Hora: 08:43

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 12 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-12-13

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

5 - 6
Taxis
1 - 2 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Un caricaturista genial

Detrás de su rostro bonachón y sonreído hay una agudeza que el mundo celebra: es el americano Daryl Cage, el más destacado caricaturista político contemporáneo.

Vino a Colombia al Foro Internacional de Caricaturistas por la Paz y estuvo un día en Cartagena. Llegó al periódico porque quería conocer al más grande caricaturista de Cartagena: Jorge Escalante Licona, “El Panti”, que hace todo lo posible para ser definitivamente invisible y mientras más se lo propone más visible se hace. Frente a frente, le he confesado que El Panti comienza su día leyendo los periódicos regionales y nacionales para hacer las tres caricaturas del día, con la noticia local, nacional e internacional, de la cual se publicará una en la página editorial.
“Empecé desde niño copiando a los súper héroes y las tiras cómicas”. Lo mismo dice El Panti.
Daryl Cage me cuenta que él empieza el día viendo los noticieros de los canales televisivos y frente a ellos sale siempre “emberracado”. De ese malestar crítico salen sus caricaturas que hace con su mano izquierda y le dan la vuelta al mundo y que Internet acoge en miles de computadores al entrar a la red.
Pero los códigos culturales de los americanos tienen sus secretos: cuando Cage pinta a un burro se refiere al partido demócrata y cuando pinta un elefante se refiere al partido republicano. En cambio, en Colombia, le digo, un elefante puede ser el símbolo de una mentira enorme, hasta el punto que un banco español que tenía un elefante como imagen corporativa tuvo que cambiarlo en Colombia por un búfalo.
“Recibo 10 mil correos, una verdadera locura, pero cuando la cifra llega a 70 mil pienso que alguien está dirigiendo el asunto a través de una red social para protestar por algo que he expresado en mis caricaturas. Hay veces que los insultos pasan a un tono amenazante, especialmente cuando se tocan aspectos políticos entre Estados Unidos y países del Medio Oriente.
“Cada cual tiene su manera de expresar su humor”, dice El Panti.
“En Colombia me he reunido mucho con caricaturistas en Bogotá, he conocido muy buenos y agudos, y ha surgido la propuesta de que quieren trabajar conmigo”.
Cage trabaja como El Panti con un lápiz afilado y tinta china para lograr contrastes, y escanea luego su caricatura y le da color de manera digital. “Esta época es muy complicada y difícil para los caricaturistas”, dice Cage, especialmente los que están vinculados a periódicos impresos. “Muchos caricaturistas quedan sin empleo con el cierre de periódicos”. Sin embargo, su situación es privilegiada: es un creador independiente y sus caricaturistas recorren el mundo y son solicitadas por diversos medios.
Está de acuerdo en crear escuelas de caricaturistas y cátedras especializadas que propenden por la defensa de este género. Y plantea que la visión del caricaturista no debe ser localista ni regional sino universal. “He notado en las caricaturas de Colombia esa visión de lo que pasa especialmente en el país. Son muy buenas y talentosas, pero en las redes del mundo hay que abordar la realidad mundial”.
Cage nos enseña un libro en el que aparecen algunas de sus caricaturas políticas y la de muchos de sus colegas integrados. El humor permite abrirle una nueva dimensión a la realidad. El humor tiene el doble ingrediente amargo y dulce, irónico, satírico, de hacer del mundo una profunda y divertida caricatura. Algunos caricaturizados se toman tan en serio como un ministro de defensa colombiano que de tanto verse en las caricaturas con los dientes salidos, decidió hacerse una ortodoncia y corregir la sonrisa que aparecía en las caricaturas.
Las orejas grandes que Cage le alargaba a Bush pueden decir tanto que un editorial analítico. Los conflictos entre burros y elefantes en la política mundial. Lo mismo la nariz del astro del pop que los ángeles le tenían reservada al llegar al cielo. Lo mismo el contrapunto de sonrisas entre Obama y el Dalai Lama.

TEMAS

LEA MÁS SOBRE Dominical



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese