Indicadores económicos
2018-04-19

Dólar (TRM)
$2.705,64
Dólar, Venta
$2.768,00
Dólar, Compra
$2.600,00
Café (Libra)
US$1,36
Euro
$3.351,74
UVR, Ayer
$256,02
UVR, Hoy
$256,04
Petróleo
US$68,47

Estado del tiempo
2018-04-19

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 09:56

Marea max.: 19 cms.

Hora: 01:42

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 16 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.2 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 28 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-04-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
5 - 6
Motos
2 - 4 - 6 - 8 - 0

Un experimento arriesgado

La casa grande es una novela basada en un hecho histórico de la Costa Atlántica colombiana en 1928, que fue resuelta a bala por el ejército.

Su autor, Álvaro Cepeda Samudio, que entonces no tenía más de cuatro años, vivía en un caserón de madera con seis ventanas y un balcón con tiestos de flores polvorientas frente a la estación del ferrocarril donde se consumó la masacre. Sin embargo, en este libro no hay un solo muerto, y el único soldado que recuerda haber ensartado a un hombre con una bayoneta en la oscuridad no tiene el uniforme empapado de sangre “sino de mierda”.

Esta manera de escribir la historia, por arbitraria que pueda parecer a los historiadores, es una espléndida lección de transmutación poética. Sin escamotear la realidad ni mistificar la gravedad política y humana del drama  social, Cepeda Samudio lo ha sometido a una especie de purificación alquímica y solamente nos ha entregado su esencia mítica, la que quedó para siempre más allá de la moral y la justicia y la memoria efímera de los hombres. Los diálogos magistrales, la riqueza viril y directa del lenguaje, la compasión legítima frente al destino de los personajes, la estructura fragmentada y un poco dispersa que tanto se parece a la de los recuerdos, todo en este libro es un ejemplo magnífico de cómo un escritor puede sortear honradamente la inmensa cantidad de basura retórica y demagógica que se interpone entre la indignación y la nostalgia.

Por esto, La casa grande, además de ser una novela hermosa, es un experimento arriesgado, y una invitación a meditar sobre los recursos imprevistos, arbitrarios y espantosos de la creación poética. Y es, por lo mismo, un nuevo y formidable aporte al hecho literario más importante del mundo actual: la novela latinoamericano.





* Palabras de Gabriel García Márquez (1967), publicadas en la nueva edición de La Casa Grande.





_________________________________________________________________________



SEÑALES DE ÁLVARO

Álvaro Cepeda Samudio bebió la vida a borbotones. Desordenado, inconstante, intenso, entre locuras y proyectos fantásticos, así fue su vida, y así quedó su obra, como una promesa. Ha dicho Daniel Samper Pizano.

Nació en Barranquilla el 30 de  marzo 30 de 1926  y murió en Nueva York, en octubre 12 de 1972. Vivió gran parte de su infancia en Ciénaga (Magdalena), escenario de su novela.

Es es el autor de los libros de cuentos "Todos estábamos a la espera" (1954) y "Los Cuentos de Juana" (1972), y de la novela "La casa grande" (1962). Hizo los estudios secundarios en el Colegio Americano de Barranquilla y en 1949 viajó a Estados Unidos a estudiar periodismo en la Universidad de Columbia, en Nueva York. En 1951 regresó a Barranquilla y trabajó como corresponsal de The Sporting News.

En 1955 se casó con Teresita Manotas. Como periodista y gran apasionado de los deportes, cubrió eventos deportivos para el periódico El Nacional; en 1951 tuvo una columna en la página editorial de El Heraldo, "La brújula de la cultura"; y fue director del Diario del Caribe. Participó, como guionista y actor, en el cortometraje La langosta azul, al igual que en otras películas cortas y en un noticiero de cine, y organizó el Cine Club de Barranquilla.

Perteneció al Grupo de Barranquilla, famosa tertulia intelectual en la que participaron Ramón Vinyes, Gabriel García Márquez, Alfonso Fuenmayor, Germán Vargas y Alejandro Obregón, entre otros. Murió de cáncer en el Memorial Hospital de Nueva York en 1972.

Es famoso en el periodismo colombiano por su reportaje al futbolista Garrincha.

Su novela La casa grande, su obra narrativa más importante, fue el último libro publicado por Ediciones Mito.

Sobre su cuento más conocido, "Todos estábamos a la espera" (Barranquilla, 1954), el crítico Eduardo Pachón Padilla dijo: "Posee recursos tomados de la imaginación, estilo pulcro, nítido y mesurado. Todos los asuntos son examinados por un único aspecto: el individuo sumergido en el vórtice de la multitud. En su afán renovador, Cepeda incorporó a la narrativa, técnicas periodísticas norteamericanas."

LEA MÁS SOBRE Dominical



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese