Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Un gran cronista de Cartagena

-A A +A
 

La aparición del segundo libro del periodista Rubén Darío Álvarez (Cartagena, 1965), “Crónicas de la región más invisible”, publicado por la Universidad de Cartagena, confirma sus virtudes como uno de los mejores cronistas urbanos del Caribe colombiano y el país.

Además de ser un cronista de la Cartagena amurallada en su miseria y en los dramas humanos de las comunidades, Álvarez logra desentrañar en estas 19 crónicas publicadas en El Universal, la humanidad oculta e invisible de habitantes en los extramuros y en los barriadas pobres y marginales, pero no se queda allí: retrata con singularidad de investigador y observador persistente los episodios humanos en los que todos podemos reflejarnos. Y lo hace con un lenguaje sencillo, natural, transparente, sin artificios, y en esa limpidez y en esa crudeza de la realidad descubre también los destellos de una narrativa que no excluye su cercanía con la literatura.
El historiador Alfonso Múnera privilegia ese rasgo humano de Álvarez: “Cartagena tuvo en el pasado grandes cronistas, entre los cuales recordamos a Aníbal Esquivia Vásquez. Pero por alguna razón el género dejó de cultivarse con entusiasmo, hasta ahora en los periódicos han vuelto a otorgar espacios generosos a la crónica local. De esta nueva generación ninguno sobresale tanto en el oficio como Rubén Darío Álvarez. Sus crónicas, bellamente escritas, no se limitan al retrato superficial o folclórico de la realidad. Por el contrario, indagan a fondo, hasta penetrar en la esencia misma de los fenómenos sociales. Y sus escritos sobre la vida de los más humildes suelen captar con extraordinaria precisión la tragedia diaria que envuelve la existencia de esos seres anónimos, el intenso dramatismo de las relaciones humanas en la otra Cartagena”.
El escritor José Luis Garcés destaca el manejo del lenguaje en la crónica y en la manera de describirnos a los seres que encuentra y elige: “Rubén Darío Álvarez es un cronista de una escritura realista y musculada. Es directo en el narrar y sus personajes están cerca de su geografía física y sentimental. Su imaginación es la realidad que lo contorna, Aprendió a mirar y a ver. Y a traducir a crónica escrita todo lo que le llega a su corazón. Su material de escritura está, como sostiene Derek Walcott, a no más de veinticinco kilómetros a la redonda. Y Álvarez lo sabe. Y utiliza todas esas posibilidades. Pues lo de él es lo que golpea a su prójimo. Es decir, lo que lastima, lo que entusiasma, lo que, para dolor o alegría, nos hace permanecer discutiblemente humanos. Su lenguaje está exento de adiposidades. No hay artilugios en su prosa. Con absoluto realismo pone a hablar a sus personajes. Y, así, entramos a las historias de R.D. Álvarez: eficaces. Contundentes, convincentes. Sabrosas de leer”.
El escritor y crítico Álvaro Suescún subraya en estas crónicas el arte de hacer visible a unos seres que pasan desapercibidos con su carga de historia, testimonio y revelación para conocer las entrañas de Cartagena.
“Rubén Darío Álvarez pone la poesía al servicio del periodismo para descubrirnos estados de ánimo”, señala el escritor John Jairo Junieles en el prólogo del libro.
“Este libro es un recorrido por el paraíso perdido de nuestra memoria urbana. Descubrimos que Cartagena ya no es una urbe que gira alrededor de tres o cuatro centros estratégicos, sino que hay planetas personales por todas partes...
Gracias a estas crónicas la memoria ha levantado sus banderas, y los personajes contados en ellas parecen decirnos desde su dignidad: “Si nos espera el olvido, tratemos al menos de no merecerlo”.
Una de estas crónicas “Comer basura, otra forma del reciclaje”, ganó el
Premio de Crónica convocado por Colprensa, en 2009.

SEÑALES

Este nuevo libro de Rubén Darío Álvarez se lanzará este martes 31 de agosto, a las 10:30 de la mañana en el Paraninfo de la Universidad de Cartagena, con la intervención de Ricardo Chica, quien hará la presentación.
Rubén Darío Álvarez es Comunicador Social de la Universidad Autónoma del Caribe y está vinculado desde hace 15 años al diario El Universal. Es autor de “Noticias de un poco de gente que nadie conoce” (2007), publicado por Ediciones Pluma de Mompox, libro que recibió comentarios elogiosos a nivel regional y nacional.
Tiene inéditos un libro de crónicas y una serie de reportajes a músicos populares de orquestas cartageneras de los años ochenta.

Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63882 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Hay mucha gente que escribe

Hay mucha gente que escribe muy bien y que por falta de palancas no se le publica, y eso no quiere decir que lo que se haya sacado hasta ahora sea lo mejor. Invito a que se dé más apoyo descentralizado a los nuevos escritores; bastante bien que le hariamos a nuestra cultura literaria ya bien cercenada.

Por supuesto, considero una

Por supuesto, considero una excelente noticia esta segunda publicación de crónicas. Buena suerte para este escritor cartagenero.

Por cierto, hago un llamado

Por cierto, hago un llamado de atención al jefe de redacción de este diario. Parece que se le está yendo demasiado la paloma últimamente, en cosas tan simples y seguidas, que sorprende. Pilas con eso.

Con todo el respeto, he leído

Con todo el respeto, he leído alguna de esas crónicas y son bastante flojas, recurre al lugar común de describir la miseria. Son crónicas elementales y tengo mis dudas si se pueden considerar como crónicas. Con el mayor respeto. ¿esto es un publireportaje?