Indicadores económicos
2017-03-25

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-25

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:41

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 03 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-03-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Una tarde musical en Mandela

-A A +A
 

La violista inglesa Rosemary Nalden se asoma a las calles de Nelson Mandela en Cartagena y dice que "todo esto me parece a Soweto, la comunidad donde nació Nelson Mandela, a quien le hemos cuatro veces.

Una vez para celebrar sus noventa años. Pero él se sentirá muy feliz al saber que hemos venido a un barrio en Colombia que lleva su nombre. Ojalá haya oportunidad de que él lo sepa. Cuando me dijeron que existía un barrio con su nombre, me dije que era una buena razón para llegar a Colombia. Es un honor estar entre ustedes y tocar en la comunidad de Nelson Mandela. Cuando yo fui a Soweto en 1992 aquello era una invasión y diez años después fuimos y ya todo había cambiado. No sabemos adónde fueron los que vivían allí. A mí me da escalofrío en la columna vertebral saber que hemos llegado desde el África, la tierra de Nelson Mandela hasta el barrio Nelson Mandela de Cartagena de Indias. Me conmueve saber que esto ha sido construido con mucho esfuerzo y sentimiento, pero que no todo puede ser construido con dinero”.

Ella tiene el cabello blanco,  está levemente encorvada por tantos años de sueños musicales compartidos desde mucho antes de 1997 con niños y jóvenes africanos, su apariencia es de una mujer férrea pero su mirada profunda irradia una iluminada convicción y una alegría sin límites. Poco antes de empezar el concierto en la institución educativa Ciudadela 2000 de Nelson Mandela, a las 3 de la tarde del miércoles 6 de julio de 2011, no había una sola alma en los alrededores,  había un calor opresivo y un cielo brillante y de lluvia. Poco después, el viento se volvió helado y estuvo precedido por una oleada de seres humanos que salieron de las casas del barrio, convocados por los hermanos africanos.

Verlos era conmovedor. Y escucharlos tocar sus violines, contrabajos, panderetas, tambores, escuchar sus voces, era aún más sublime. Nada nos separa, ni siquiera la lejanía del continente africano, sólo nos une el mismo dolor y la misma alegría de vivir y la complicidad común de una historia similar. Me sentí sacudido por aquella humanidad y les pedí en español haciéndome entender que solo quería saludarlos a cada uno de ellos, para recordarles que nada nos separa. Y que por supuesto, este  uno de  los  mejores regalos que ha recibido la ciudad en su Bicentenario de la Independencia, gracias al empeño de Álvaro Restrepo y Marie France Delieuvin, directivos del Colegio del Cuerpo. El inmenso e impagable reencuentro de los hermanos africanos del barrio de Nelson Mandela en el barrio cartagenero de Nelson Mandela.

Ahora la memoria del dolor también se ha convertido en música. Los músicos sudafricanos  de Buskaid Soweto String Ensemble, compartieron en el barrio Nelson Mandela, de Cartagena de Indias, una serie de canciones populares y urbanas del África que ellos llaman “Cuela”. Se trata de una expresión despectiva y agresiva de los policías del Apartheid que perseguían a los jóvenes negros diciéndoles: ¡Cuela! Que quiere decir: ¡Súbete  a la patrulla!.  Con una música como esta, dice  Juana, una de  amas de casa de Nelson Mandela “se me olvida cocinar”.

El niño del grupo se llama Khotso y es una pequeño maestro entre los grandes. Su violín es proverbial. Mpho Sema es una de las más jóvenes violinistas. Le pido que me escriba su nombre y lo hace con timidez. Podría haber nacido aquí en el barrio Nelson Mandela, tiene los mismos ademanes y la gracia común de nuestros jóvenes afrodescendientes. Bandile, otro joven africano, se abanica con un sombrero vueltiao. Todos ellos junto a los habitantes de Nelson Mandela parecen una sola familia que se ha reencontrado. La joven Kelly Margarita de Ávila suspira por los días en que tocaba su flauta en el grupo Música por Colombia. Los músicos africanos tocan de todo: el repertorio clásico europeo y latinoamericano:  nos conmueven con el bolero Quizás quizás quizás y con las tradicionales canciones  Cielito lindo y La cucaracha, pero también algo de jazz y los ritmos ancestrales de África. Todo lo hacen con una gracia y un virtuosismo artístico. Calidad humana y musical. Al final, sacan a bailar a las mujeres del barrio Nelson Mandela. El baile es un ritmo que evoca a los mineros africanos.

La lluvia cae sobre el barrio. Mi corazón flota en medio de las lágrimas.

Notas recomendadas
2456 fotos
69239 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese