Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Va a empezar la película

-A A +A
 

Va a empezar la película que se rodó hace cincuenta años. El Festival Internacional de Cine de Cartagena. Con todos los que han pasado por aquí en medio siglo, se podría hacer una sola película. Los que vinieron y se quedaron. Los que regresaron y los que se murieron deseando volver.

La primera escena es el hombre que sueña con hacer un festival de cine en una ciudad del Caribe, luego de asistir al festival de cine de Punta del Este. Ese ser obstinado y visionario fue Víctor Nieto Núñez.
La pequeña ciudad provinciana que era Cartagena de Indias en 1960, entró en la mirada y en los deseos del mundo, como una mujer de belleza discreta que puso a delirar a los viajeros de la tierra. Todo el mundo quiere conocerla, seducirla, acariciarla y atraparla. Es la paradoja del privilegio. Las viejas ruinas de la ciudad amurallada se convirtieron en lujosas mansiones de veraneantes y financistas que apostaron su riqueza por una casa en Cartagena de Indias.
El Festival de Cine de Cartagena fue creado por Nieto Núñez, luego de haber sido empresario de automóviles, pionero del periodismo crítico en la radio local en 1939, pionero del cineclubismo en la ciudad y gestor de espectáculos musicales, abrió una de las ventanas de la ciudad al mundo industrial y cultural. Y fortaleció la naciente vocación turística que derivó en ciudad de convenciones y negocios, escenario cinematográfico, epicentro de encuentro musical y literario del mundo. No se puede olvidar un ser decisivo, casi invisible pero imprescindible en esta historia: Víctor Enrique Nieto Jr, quien vivió la pasión del cine, posibilitó intercambios con festivales y actuó en un filme de Fassbinder. Junto a él, el novelista y crítico de cine Alberto Sierra Velásquez, memoria viviente de este festival.
Por las viejas calles de los sesenta pasaron las estrellas del cine. Algunas de ellas son imágenes luminosas, destellos de la eternidad. Bajo ese mismo cielo cartagenero ocurrió el delirio, la serenidad y la euforia, como el desborde vital de la actriz americana Edy Williams que se desnudó frente a la escultura de la India Catalina o el de la actriz Susan Tyrell que al presentar la película de boxeo en Cartagena: “Fat city”, de John Huston, terminó enamorada de un boxeador cartagenero, la conmoción de Marlon Brando cuando supo que la vida de los descendientes de África vivían en Cartagena peor que en las películas, la emoción y la visión crítica del joven escritor colombiano Andrés Caicedo al celebrar el estreno en Cartagena del filme de Paul Morrissey: “Sangre para Drácula”, la tentación de Roman Polansky bailando cumbia con una mulata cartagenera, el encierro creativo del director alemán Rainer Werner Fassbinder que en sus días en Cartagena no salió de su habitación y cuando salió presentó su película, fue a comer en el Club de Pesca y deseó ver la ciudad con sus ojos alucinados, la tarde en que se partió la cinta de una película de Woody Allen en pleno festival y el mismo García Márquez se levantó a arreglar la cámara, diciendo en secreto que a él se le había ocurrido una historia similar a la de Allen, en la que espectadores entran y salen de la película. La certeza de Jane Chaplin de que al venirse a vivir a Cartagena ha encontrado por fin la mejor ciudad del mundo. La confesión de Víctor Nieto Núñez de que el festival de cine “era el hilo del alma de su existencia”.
Sin duda, el festival ha sido la más grande y sostenida aventura cultural de Cartagena de Indias. Por aquí pasaron seres que vivieron a plenitud los días que les tocó vivir. Algunos aún viven y tienen memoria de aquella noche de apertura en 1960.
Por estas mismas calles estuvieron: la actriz americana Rita Hayworth, el actor francés Alain Delon, las actrices francesas Catherine Deneuve, Dominique Sanda, el actor y director estadoudinense Marlon Brando, el director italiano Bernardo Bertolucci, el actor Robert de Niro, la actriz italiana Isabella Rosellini, el director polaco-francés Roman Polansky, el actor estadounidense Jack Nicholson, el director alemán Rainer Fassbinder, el director italiano Gillo Pontecorvo, el brasileño Bruno Barreto, el director mexicano Arthur Ripstein, el actor Mario Moreno “Cantinflas”, la actriz mexicana Sara García, el director argentino Fernando Birry, el director colombiano Jorge Alí Triana, el director peruano Francisco Lombardi, los directores de cine cubano: Tomás Gutiérrez Alea, Julio García Espinosa, Néstor Almendros, Pastor Vega, las actrices Deisy Granados, el actor Jorge Perugorría, la actriz americana Susan Tyrell, el director checo Jirí Menzel, Barbet Schroeder, Benox Jacquet, Florinda Bolkan, Harry Baer, Peter Chatel, entre otros.
Es el bellísimo y legítimo pretexto para sentarnos a delirar con la memoria, para recorrer fragmentos de una historia que no acaba, para reiniciar la vieja costumbre de ver juntos la película que es nuestra vida. Empieza la función.

Publicidad
Publicidad
2325 fotos
63980 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese