Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Zumaqué en su primer musical en Cartagena

-A A +A
 

¿Cómo ha sido la experiencia de hacer un musical en Cartagena?

—Esta nueva obra realizada a lo largo de este año en 2011, es un musical con muchos ingredientes: Es el encuentro de dos jóvenes que se aman. El musical tiene amor, aventura, acción y misterio. Gira en torno a la música reservata, un género musical que floreció en el Centro de Europa, practicado por pequeños grupos secretos. Se inicia en 1550 en una aldea africana. En escena aparece un guerrero africano que acaba de morir, mientras aparece un chamán con un manojo de hierbas agitando sus maracas, con un bastón, en un ceremonial de resurrección.  De repente, se escucha un trueno y aparece un gigante de dos metros con unas alas enormes cuya voz retumbante y dice ser el Ángel de la Vida que ha sido llamado para salvar una vida. Alrededor del rey muerto aparecen seres de luz. Un historiador ha escrito este instante en un manuscrito que por razones de la historia y del tiempo aparece guardado en una urna en la Universidad de Cartagena. Cuando el Libertador Simón Bolívar creó la Universidad de Cartagena, entregó una serie de documentos y objetos muy valiosos para la cultura del Caribe colombiano. La acción viaja en el tiempo hasta el rector actual Germán Sierra Anaya, pero es una travesía por la historia del Claustro de  San Agustín, 184 años después, hasta este noviembre de 2011. En Europa se enteran que aquí en Cartagena se guarda un documento que alberga secretos de poder enorme. Y empiezan a perseguir ese documento. Todo esto se hace con 70 artistas en escena: bailarines, actores, actrices, estudiantes de la Universidad de Cartagena. La voz del gigante la hace mi hijo Pascal.

Su obra musical ha oscilado entre lo popular, sinfónico y contemporáneo.

—He trabajado lo sinfónico, he realizado muchos ballet, pero este es el primer musical que tiene una duración de una hora y medio, el tiempo de una película.  Es una obra romántica, sobre el confrontamiento entre el bien y el mal, entre la sabiduría y la intuición. Entre la fuerza polifónica de Nadia y la poliritmia de Barú Salgado, un homenaje a Batata, el más grande percusionista del Caribe colombiano, una recreación de los toques secretos y tradicionales de Palenque. El personaje Barú en este musical es un jardinero de la Universidad de Cartagena que trabaja para costearse los estudios. Esta obra no hubiera sido posible sin el apoyo decisivo de mi hijo Pascal, que es ingeniero de sonido y de mi compañera Jeimy Tatiana y del respaldo institucional de la Universidad de Cartagena.



¿Cómo es su relación con lo africano, lo europeo y lo americano?

—Desde que nací todo eso viene conmigo, desde la madrugada de mi nacimiento y el recibimiento que hicieron en mi casa entre tambores, gaitas y bandas de viento. Mi padre convocó una peregrinación en mi nacimiento en la casa donde nací en la Calle Cartagenita, en Cereté. Siendo muy niño escuché en la radio que tenía mi padre las emisoras del Caribe y del mundo y quedé impresionado cuando escuché por primera vez a Mozart. Mi experiencia europea complementó todo ese legado, cuando fui alumno de la francesa Nadia Boulanger. Tuve ese enorme privilegio. Fue la primera mujer que dirigió un concierto para la Royal Philharmonic Society de Londres (1937). Fue la maestra de Aaron Copland, Astor Piazzolla. Los únicos colombianos éramos Rafael Puyana y yo.

¿No conserva una foto con ella?

—Ninguna foto. Tal vez una foto de grupo en el que aparezco cerca al piano.

Volviendo a la obra, qué personajes vinculados a Cartagena, alude su musical?

—Uno de los personajes entrañables de Cartagena, es Adolfo Mejía, quien aparece en la obra con su cigarrillo y su guitarra. Fue él quien compuso El Tropelín, himno de la Universidad de Cartagena. También es mencionado Luis Carlos López, a quien yo había homenajeado en una de mis obras sobre la paz, integrando su poema Fabulita. No es la primera vez que yo rindo homenaje a Cartagena. Allí está Sí, sí, Colombia, el Himno del Festival de Música del Caribe que se convirtió en un himno del Caribe colombiano. Para los que no nacimos en esta ciudad, nos sentimos identificados con la esencia cultural de Cartagena.

¿Cómo observa el talento musical de Cartagena, a propósito de esta obra surgida en el contexto de la Universidad de Cartagena?

—Hay mucho talento, y allí hay presencia del elemento humano de la Universidad de Cartagena, la institución fundada por Simón Bolívar, allí no solo hay grupos corales y sinfónicos sino grupos musicales de acordeón, de danzas y gaitas. A través de esta propuesta yo quiero estimular esos talentos en el arte escénico, musical y dancístico. El cierre de la obra es un concierto de alegría contagiosa que invita a los estudiantes a celebrar. El rey que acaba de resucitar le canta a su mujer y a la vez ella le canta a él. Es también un homenaje al papel decisivo que ha cumplido la mujer en la historia y en la cultura.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64182 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese