Indicadores económicos
2017-12-11

Dólar (TRM)
$3.016,18
Dólar, Venta
$2.810,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,43
Euro
$3.554,86
UVR, Ayer
$252,12
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$56,69

Estado del tiempo
2017-12-11

marea

Marea min.: -16 cms.

Hora: 00:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

1 - 2
Taxis
7 - 8 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Al ‘nazareno’ le llueven milagros

Roberto Hernández Canedo cree en los milagros. Tan grande es su fe, que todos los años carga la imagen que es representación de Jesús Nazareno en el camino al Calvario. Lo hace sin falta por más que pese entre cinco y seis toneladas, que le inflame y le maltrate los hombros. Esa es la muestra de su gratitud y de su gran devoción.

Cuando tenía 15 años, Roberto sufrió una grave bronconeumonía. Vivía en Mompox (Bolívar), uno de los pueblos más creyentes en la fe católica en Colombia, donde se celebra la Semana Santa con el mayor fervor religioso en el país, además de Popayán (Cauca) y Pamplona (Norte de Santander).

De ahí que su madre, Valentina Canedo, pidiera a Jesús de Nazaret sanar a Roberto bajo una importante promesa: encomendar a su hijo como ‘nazareno’.

En Mompox, los ‘nazarenos’ llevan sobre sus hombros los pasos que representan la pasión de Cristo. Son alrededor de 1.300 hombres que, por devoción o por cumplir una manda, se ocupan de esta labor: es un honor entre los momposinos creyentes. Entre ellos está Roberto. Hoy tiene 77 años y más de 60 cargando la imagen del paso de Jesús en camino al Calvario. Cuenta que lo ha hecho ininterrumpidamente y que no dejó de hacerlo siquiera cuando tuvo que mudarse a Barranquilla por cuestiones de trabajo. Todos los años, para Semana Santa, regresaba a su tierra para cumplir la promesa que un día hizo su madre.

Entre 85 y 90 ‘nazarenos’ se rotan, en cada cuadra, la tarea de cargar el ‘paso’ que está bajo responsabilidad de Roberto. Mientras recorren la llamada ‘Tierra de Dios’, hacen estaciones en los siete templos del pueblo para rezar tres veces el Padre Nuestro y dos el Ave María.

“Lo que hoy en día pasa por mis manos, antes era compromiso de mi abuelo Medardo. Él era mayordomo y se encargaba de organizar este ‘paso’. Es una tradición, viene de generación en generación. Cada paso tiene su mayordomo, y este tiene dos o tres ayudantes. Desde que mi abuelo murió yo tengo el honor de ser mayordomo”, dice Roberto, que además organiza la procesión del Lunes Santo y arma el ‘Calvario’ para el Viernes Santo.

Aunque el trabajo duro empieza los días próximos a la Semana Mayor, es una tarea que no se descuida por el resto del año. Siempre debe estar pendiente de que todo esté en orden y que sus santos e imágenes sagradas se mantengan en buen estado.

“Todo esto se hace con amor por los beneficios y bendiciones que recibimos de Jesús de Nazaret. A mí me ha concedido muchos milagros... Hace tres años, por ejemplo, tuve una hemorragia gástrica y me aferré tanto a él que cuando me hicieron la endoscopia no me salió nada. Me curó”.

Así cuenta varios prodigios... hasta el que parece más insignificante: “En el año 79, cuando vivía en Barranquilla, vine a pasarme la Semana Santa y el Viernes Santo se me perdió la billetera. Yo era conductor y operador de equipos pesados, y esa vez perdí todos los documentos y la licencia. También tenía 270 mil pesos. Yo le pedí al Señor que algún conocido la encontrara y así fue. El sábado, a las 5 de la mañana, me tocaron la puerta. Me entregaron la cartera con todos los documentos y con el dinero.

“No tengo hijos varones, tengo tres hijas. Son creyentes, pero no se involucran en la organización de la Semana Santa en Mompox como lo hago yo. Tengo una que está en Bogotá, la mayor, que siempre viene; la segunda vive aquí conmigo y la tercera vive en Valledupar. Para esta última, Jesús me concedió un milagro y por eso mi nieto se llama Jesús Manuel y tiene 3 añitos. Ella tenía problemas para concebir”.

Roberto trabaja como electricista, pero para estos días su prioridad es esta celebración religiosa e histórica. Ese fervor lo heredó de su familia paterna. Además de su abuelo, su padre también se involucraba en la organización de las actividades de la iglesia Católica.

La Semana Santa en Mompox
Los actos religiosos empiezan con la llegada de la Cuaresma, pero es en la Semana Mayor donde el ambiente de religiosidad se toma cada rincón de Mompox y contagia a la feligresía. Todo gira en torno a las misas, procesiones, a la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Es un acto religioso en todo sentido. Lo mundano y lo banal parecen no tener cabida.

El Domingo de Ramos, se conmemora la entrada triunfal de Jesús de Nazaret a Jerusalén. El Lunes Santo se realiza la procesión de Jesús de Nazareno. Martes, procesión de la Virgen de las Angustias y el Santo Ecce Hommo. Miércoles, iluminación del cementerio y retreta fúnebre.

El jueves es el día cumbre. Arranca la procesión de la Pasión y Muerte de Cristo. Cientos de ‘nazarenos’ marchan y se mueven de izquierda a derecha al compás de una banda mientras miles de personas, entre residentes y visitantes, observan agolpados en las aceras. Según la tradición, este recorrido se realiza en sentido contrario a la corriente del río Magdalena, para evocar la lucha y el sufrimiento de Jesús al cargar la cruz y recibir golpes. Parte desde la iglesia San Francisco y finaliza en la Basílica de San Agustín.

El Viernes Santo el recorrido de procesión del Santo Sepulcro es al contrario. Sale de la Iglesia de San Agustín y llega a la de San Francisco. Los actos religiosos continúan el sábado, con la procesión de la Soledad o la Dolorosa, el domingo con la Resurrección de Cristo y el Lunes de Pascua con otra procesión de Jesús de Nazareno.

Y así termina la Semana Santa para los momposinos, en especial para Roberto, quien guardará su túnica azul turquí, su paño blanco, su cordón de cinco borlas que representan las heridas de Jesús y su capucha, con la que se convierte en ‘nazareno’, para el año entrante. Ahora sí sentirá las dolencias y el cansancio que le dejó la conmemoración religiosa más importante en Mompox y en el mundo, pero también le queda el honor y el orgullo de su fidelidad, su devoción y su gratitud.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese