Indicadores económicos
2018-09-23

Dólar (TRM)
$3.006,96
Dólar, Venta
$2.805,00
Dólar, Compra
$2.705,00
Café (Libra)
US$1,25
Euro
$3.535,88
UVR, Ayer
$259,52
UVR, Hoy
$259,53
Petróleo
US$78,74

Estado del tiempo
2018-09-24

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 04:29

Marea max.: 13 cms.

Hora: 10:48

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 A 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 A 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2018-09-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Angélica Rebolledo, tras la huella Afro

Ahí está ella, en un parque del barrio Daniel Lemaitre con varios jóvenes de las faldas de La Popa que anhelan ser cantantes. Les habla sobre el contenido de sus canciones y les recuerda que ellos deben ser ejemplo para la sociedad.

Angélica Rebolledo Pájaro es una afrocolombiana empoderada de su cultura y su patrimonio. Es una economista que se esforzó y pudo relacionar su profesión con su verdadera pasión. “La labor social me ayudó a comprender cuál era mi rol en la sociedad”, asegura.

Cuenta que cuando estudiaba economía en la Universidad de Cartagena, no se sentía compenetrada con su carrera. Perdía muchas materias y en sus primeros semestres no tuvo buenos resultados. Apareció el estrés y una alopecia que también la angustiaba, pero tenía claro que no debía retirarse. Hasta que empezó a trabajar con su comunidad en el barrio Escallón Villa. Eso, dice, fue lo que le “abrió la mente” en ese desesperado momento.

“Se dio la oportunidad de organizar grupos para las Fiestas de la Independencia de Cartagena y me animé a crear mi primera comparsa de niñas. Al tener esa responsabilidad, todos esos miedos y esa inseguridad que yo sentía se fueron y, así, toda esa labor comunitaria la fui retomando para mi trabajo académico y empecé a relacionar las materias de mi carrera con el trabajo que hacía en mi comunidad”.

Quien ahora es testigo de su liderazgo, no imagina que tuvo que tomar un taller de cuentería para combatir sus miedos. Su voz quebradiza es solo el rastro de ese ‘pánico’ que dejó atrás hace varios años. “Cuando hablaba en público me daban ganas de llorar, sentía que tenía algo atravesado en la garganta y eso me cohibió mucho”.
Superados sus temores, se encaminó por la docencia. En varias comunidades enseñó sobre programas de intervención social, sobre administración, emprendimiento, formulación de proyectos y otras áreas como religión, ética, e incluso, inglés.

Angélica eligió la gestión cultural. Se  preparó para ello. Es especialista en ‘Pedagogía de la Lúdica para el Desarrollo Cultural’ y cursa la especialización en ‘Arte en los Procesos de Aprendizaje’ con la Fundación Universitaria Los Libertadores. Además, ha participado en talleres de emprendimiento con la Cámara de Comercio. “Todo esto me hizo ver que aún siendo economista sí se puede hablar de turismo cultural, y me encamino a hacer rutas turísticas con contenido en diáspora africana y desde ahí empieza todo el proceso de auto-reconocimiento, a trabajar con San Basilio de Palenque (asesorando a varias organizaciones) y posteriormente a desarrollar rutas aquí, en Cartagena”.

La ruta del Pacífico
Su labor no se quedó en el Caribe colombiano, sino que se extendió al Pacífico. Llegó un momento en el que necesitaba explorar más allá de su propia región, y en 2015, se fue a Cali, donde trabajó como docente en la Universidad del Valle. Allá organizó un proyecto con la Secretaría de Cultura, una coreógrafa y la agrupación Fantasía Folclórica, conformada por niños y jóvenes, a quienes se les enseñó sobre las danzas afrocolombianas en Bolívar, como el bullerengue y la champeta. Fue una recreación del Caribe en el Pacífico.

Y esa es su motivación: trabajar de la mano con las comunidades, saber que ese patrimonio que la enorgullece sigue creciendo y que, como gestora cultural, hace parte de toda esa manifestación.

“Nosotros como patrimonio afrocolombiano hemos crecido de una manera diferente a lo que es el patrimonio africano como tal, y el proyecto Circuito Afro, que  lidero ahora, busca llevar esa herencia a su raíz, a África, para que se den cuenta de cómo nosotros lo hemos cuidado, lo hemos preservado... y mostrar lo que estamos haciendo para que África se sienta orgullosa de nosotros como sus descendientes”.

¿Sus deseos? “Que no solo las comunidades afro valoremos nuestro patrimonio, sino que tengamos un culto de integración con otras personas, que ese patrimonio (intangible) sea cada vez más tangible ante los ojos y las miradas del mundo, para que todos seamos iguales y haya equidad en los derechos”, señala.

Epílogo
Richard Ruiz es uno de los jóvenes de las faldas de La Popa que hace parte de la fundación “Chitiá”, que en lengua palenquera significa “hablar” y promueve el patrimonio cultural afrocolombiano. Él, después de cantar, de hablar de su pasado y de sus sueños, los mismos que comparte con otros 15 muchachos de los sectores La Paz, Simón Bolívar, San Francisco, Daniel Lemaitre y Sinaí, agradece por la nueva oportunidad y por la confianza.

“Sería bueno que todos los jóvenes que andan en pandillas, pero que les gusta la música, salgan adelante con su vocación, porque la música es vida, es pasión y es arte”.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Admirable

Felicitaciones a una gran gestora cultural