Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-11

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-11

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 01:22

Marea max.: 28 cms.

Hora: 09:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Ariadna en su reino

-A A +A
 

Siempre he creído que la belleza es una apreciación subjetiva, que depende de los gustos particulares de cada persona. Pero cuando Ariadna Gutiérrez apareció hace cinco años en las pasarelas de Colombia, eclipsó todo a su alrededor.

Tal vez fue su piel de bronce, sus labios carnosos o  su mirada casi felina, una ’diosa sabanera’ de facciones marcadas con alevosía que se destaca en el paisaje. Parece que su belleza no está en discusión.

Más allá de eso, está la persona. La amante y protectora de los animales, la trabajadora incansable y la mujer comprometida que se le mide a lo que sea, incluso a viajar por los vericuetos de nuestro país para aliviar un poco los desazones de personas anónimas.

Ariadna tampoco cree en los estereotipos, en los cánones establecidos, ella juega con ellos a su antojo.

Así como cambió su exitosa carrera como modelo, para convertirse en Señorita Colombia. Ahora espera desestimar la idea de ser sólo una cara bonita y reivindicar su actitud de servicio.   

Eres la modelo que más ha salido en las revistas en estos últimos tiempo y participado en todas las campañas, lo cual era muy rentable ¿Es difícil renunciar a eso? 
-Hasta en la sopa (ríe). Tal vez sí. Pero no hay ningún reconocimiento, tanto personal como económico, que vayas a recuperar tanto como ser Señorita Colombia. Esto es una inversión.

¿Cómo fue tu infancia y cómo se gestó el sentimiento por ser Señorita Colombia?
-Desde chiquita siempre me gustaba el reinado. El Concurso Nacional de Belleza era sagrado en mi casa y siempre quise ser Señorita Colombia, y aún más Miss Universo.
Jamás me imaginé estar en este papel, siempre lo ves como una ilusión. Siempre fue algo soñado.

¿Desde niña fuiste así de bella?
-Noooo, qué.. (risas) Era la propia que andaba con los niños y en el recreo me iba a jugar voleibol al coliseo con mis compañeros. Nunca me caractericé por ser femenina, pero cuando vas creciendo y adelgazando -porque yo era bastante robusta- las cosas fueron cambiando.

¿Y cómo eras de alumna?
-Siempre pasaba raspando en matemáticas y en física (suelta una carcajada). Siempre lo digo, era mala para matemáticas, pero buena en los deportes e idiomas. A mí me dio risa porque le hicieron una entrevista a los profesores de mi colegio y ellos, todos divinos, decían: No, era muy disciplinada y aplicada. Y yo me acuerdo que todas las semanas a mi papá le tocaba ir a rectoría.

¿Qué personas te han impulsado en tu carrera?
-Aparte de mi familia, una de esas personas es Lucy Cruz, la presidenta de la Corporación de Belleza de Sucre. Nadie daba un peso cuando me dijeron que no podía participar, que debía esperar un año más. Todo el mundo perdió la ilusión, pero ella no. También me motivan las personas que no creen en mí o hablan mal, eso hace que me esfuerce más para callarlas. Es una motivación.

Te criaste en Barranquilla, ¿por qué elegiste participar por Sucre?
-Siempre supe que por Atlántico no iba a participar. A mí me ofrecieron ser Señorita Atlántico, pero hay cosas que no te suenan. Pensé que era chévere, sin embargo iba ser una reina más para el departamento. Ya tienen 11 coronas.
En cambio sería la primera vez para Sucre. Hay gente que toda la vida había esperado una corona, además yo nací allá, y quería como rendirle un reconocimiento a la tierra que me vio nacer.

¿Qué cambios ha sufrido tu vida desde cuando fuiste elegida?
-Lo más difícil es dejar tu estilo de vida y comenzar uno nuevo. Acostumbrarse a los horarios, a cumplir un minuto a minuto,  tomar un avión cada día. Es un cambio muy extremo, eso me tiene en shock.

¿Cómo fue el recibimiento en Sucre luego de la coronación?
-Cuando llegué estaban el alcalde y el gobernador, y me dijeron: Ni cuando ganó la Selección Colombia la Plaza Majagual se llenó así. Fue una emoción ver esos ríos de gente desde que llegué del aeropuerto de Corozal hasta la Plaza de Majagual.

Tienes mucha cercanía con la gente, ¿Por qué?
-Me gusta dedicarle ese tiempo a la gente que lo ha hecho a uno. Uno es del pueblo y hay que agradecerle por darnos un espacio en su vida.

Ha cambiado en algo tu vida, luego de conocer las diversas y desiguales realidades del país.
-Siempre quedo impresionada e impactada de la realidad del país. A veces tú crees que todo es color de rosa y cuando te conviertes en testigo de ella resulta difícil de asimilar. Hice una gira con el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, visitando los batallones de los rincones de Colombia, que muchas veces creo que ni aparecen en el mapa, y es muy duro. Por ejemplo, cuando llegamos a Larandia (Caquetá), nos bajamos y al lado del avión había un grupo de soldados con la mochila lista, y pregunté si nos estaban recibiendo y me dijeron: ‘No, ya se van para el monte’. Eso fue un 22 de diciembre, y yo solo veía en sus caras la incertidumbre de su regreso. Tienen esa combinación de esperanza y tristeza.

Respecto a los estereotipos de los concursos de belleza y la frivolidad que muchos advierten, ¿qué piensas?
-Me da risa porque hay gente que nunca se ha visto un concurso. Hay gente que sólo mira la parte superficial, mujeres bonitas siempre sonrientes para la foto, pero de verdad lo que hay detrás es una gran misión social. Yo no puedo cambiar al país, pero sí puedo influenciar de manera positiva a  muchas  personas, darles así sea una sonrisa o despertarle un sentimiento de felicidad a una persona que no te conoce es algo muy gratificante para mi.

¿Cómo te fue el 31 de diciembre?
- Estaba en Barranquilla con mi familia. El 30 me llamo Raimundo Angulo y me dice que el Ministro de Defensa tenía un almuerzo organizado por la Policía Nacional. Como soy la Reina de la Policía, ellos querían que estuviera en Manizales. Así que le dije a Raimundo que trabajo era trabajo, que yo iba y  estuve feliz de estar con ellos, fue muy bonito porque muchos extrañaban a sus familias, pero debían trabajar por el país y yo me sentí exactamente igual. Al final pude pasar la noche en Barranquilla.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2331 fotos
64216 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese