Indicadores económicos
2017-07-22

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-21

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 05:41

Marea max.: 29 cms.

Hora: 22:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-07-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

1 - 2
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Carlos Calero: Me gustaría ser como Pacheco



¿Dónde dejó la música?

-La música no la he dejado. Siempre ha estado conmigo desde niño. Yo aprendí a tocar guitarra muy joven, a los 9 ó 10 años comenzó mi historia musical. En la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá, formamos una buena orquesta en la que nos paseábamos por todas las universidades del país, dando conciertos y llevando buena parte de la música y yo, propiamente, disfrutaba interpretar los temas de Joe Arroyo.



¿Llegó a grabar un disco?

-Sí, hicieron una convocatoria en Barranquilla y yo me presenté y la gané. De modo que tuve la oportunidad de grabar un cd y estuvimos como un año trabajando en ese grupo, hasta que enfoqué mis baterías en mi carrera y comencé a trabajar en los medios de comunicación. Pero siempre la música ha estado presente en mi vida. Para mí es importante, me divierto en las fiestas con mis amigos, toco guitarra. Mis hijos aman la música, Sofía es una música innata, está aprendiendo a tocar piano. Entonces la herencia musical siempre la he tenido.



Siendo niño, ¿se proyectaba como presentador?

-Toda la vida quise ser presentador. Quería hacer concursos, programas que divirtieran a la gente. A mí me gusta el entretenimiento y creo que eso fue lo que siempre soñé.



Pero usted empezó como presentador de noticias generales...

- Así es, era algo muy diferente, y por eso duré presentado 4 ó 5 años, hasta que tomé la decisión de irme para la parte de entretenimiento, que es lo que de verdad me apasiona, y en lo que estoy trabajando hoy en día.



¿Cómo llega a los medios?

-Siempre me pongo metas, soy un soñador y la verdad es que se presentó la oportunidad de hacer un casting en Señal Colombia. Fui, les gusté, y comencé oficialmente a presentar ese programa. Para ese momento, no tenía ningún tipo de experiencia, porque yo estaba trabajando en la oficina de prensa de una entidad del Estado, manejando las comunicaciones internas. A los cinco meses presentaba los fines de semana las noticias en vivo, pero deportivas, y por cosas del destino un día el presentador oficial del noticiero falló y me tocó reemplazarlo y ahí me quedé. Después pasé al Canal Caracol a presentar noticias generales y luego llegó el entretenimiento. Pero fue por medio de un casting como casi todos los que llegan a la televisión.



¿Qué noticia recuerda con agrado?

-Me quedé sin darla. Yo hubiera sido feliz si hubiese narrado cuando llegó la paz a Colombia.



¿Y la noticia más triste...

-Muchas. Creo que la razón de abandonar noticias de ese estilo fue esa. La bomba que mata a cinco niños en una población, por ejemplo, para mí era terrible tener que presentar eso y me afectaba mucho.



Alguna en especial...

-Cuando mataron a mi compañero Jaime Garzón (silencio), para todo el equipo fue muy duro. Presentar la noticia de su atentado fue complicado.



El oso más grande en vivo fue...

-Ya perdí la cuenta de tantos que he cometido. A estas alturas, después de 16 años, ya perdí el oso en televisión. Y la perdí porque finalmente la gente se divierte con eso. La pena y el oso están superados.



¿Cuál es la embarrada más frecuente?

-Presentando concursos confundo mucho a la gente. Si hay un actor que se llama Juan Pérez, entonces yo le digo Gabriel Ortiz. Y soy de los que le digo estando al aire: ‘venga para acá Gabriel’, y ellos me dicen: ‘no, yo soy Juan’.



¿Le pasa lo mismo en la calle?

-Síiiiiiiii, muchas veces me pasa eso. Yo soy malo para recordar nombres. Creo que ese don no me lo entregó Dios. Me pasa todo el tiempo en la calle con gente que no conozco, me saludan con una familiaridad y ellos creen que yo sé sus nombres, pero es entendible porque yo me les meto en sus casas a través del televisor.



¿Cómo conoció a su esposa?

-A Pau la conocí cuando yo trabajaba en el área de comunicaciones de la Contraloría General de la República en Bogotá. Yo vine a Cartagena para un seminario de comunicaciones, hace 17 años, en el Hotel Las Américas, y ella era la directora de comunicaciones aquí y ahí nos conocimos. Ese fin de semana quedamos flechados los dos. Hoy, después de 15 años de matrimonio, seguimos felices.



¿Qué le gustó de ella?

-Me gustó todo, todo.



¿Qué lo enfada?

-La mediocridad, la mentira, la falta de cumplimiento y la impuntualidad. Creo que eso me quedó de noticias. La injusticia también me parece terrible.



¿Qué cosas le dan miedo?

-(Responde su esposa Paulina) Los animales voladores, la oscuridad, todo lo que tenga pata, pelo y todo lo que vuele. Le tiene pavor a las cucarachas.



¿Qué representa para usted la felicidad?

-Mis hijos, ellos me llenan de felicidad todos los días. Poder estar con mi familia compartiendo una buena cena o viendo una película en la casa, eso es todo para mí.



¿Cómo le va con el rol de padre?

-Me va muy bien. Creo que como papá las cosas las he hecho bien. Es difícil porque cuando tienes tus hijos no vienen con un manual, como comprar un televisor o una cámara. Lo que a uno le enseñaron cuando fue hijo es lo que he tratado de transmitirle a mis hijos. Cuando hay que corregirlos los hacemos, cuando hay que ser alcahuetas también lo somos y cuando hay que regañar también. Somos unos papás comunes y corrientes con ganas de sacar adelante a sus hijos.



¿Qué es lo más difícil?

-Cuando tenemos que decir que no, sí... eso es lo más complicado.



¿Qué piensa de Cartagena?

-Cartagena es mágica. Aquí crecí, viví toda mi época de colegio, entonces le tengo un agradecimiento muy especial a la ciudad, a la gente, que es muy querida. Se me acercan a pedirme fotos, a decirme que es chévere que represente a la Costa.





¿Cómo ha sido la experiencia en el Concurso Nacional de Belleza?

-Imagínate, es la transmisión más importante de televisión en Colombia y, como cartagenero, quería presentarlo. Ha sido una experiencia maravillosa. Este año son 7 reinados que llevo presentando y con el favor de Dios serán muchos más.



¿Le han dicho que es muy carismático?

-Eso me lo dice mucho la gente. Pero lo que más me sorprende es cuando me dicen que sienten que soy una buena persona. Eso me gusta, para mí la felicidad más grande es que me digan que soy un buen ser humano.



¿Qué piensa de Dios?

-Dios es lo máximo en mi vida. Creo que es el que nos da todo: la vida, las ganas de luchar, la fe y la esperanza en nuestros sueños. Es el que convierte todo en realidad cuando se pide con sinceridad.



¿De qué tipo de personas le gusta rodearse?

-Me gusta la gente positiva. Que me quiera y yo quiera, que siempre me hable con tranquilidad y franqueza.



¿En qué tiene concentrado sus esfuerzos en este momento?

-Tenemos una empresa de comunicaciones que se llama “Caleros Comunicaciones y Eventos”. Es una organización netamente familiar que inicié junto a mi esposa hace casi 7 años, con la idea de transmitir todo lo que hemos aprendido en estos 16 años de experiencia. Ahora estamos en un ciclo de talleres y de charlas para comunicadores. Se trata de preparar gente que quiera hablar en público, o que quieran ser voceros. También hacemos un programa en el Canal Uno, mi esposa lo produce y yo lo dirijo. Hay una sección que mi hija Sofía presenta para los niños. Todo eso es hacer empresa en Colombia y hoy queremos llegar a Cartagena y abrir nuestra sucursal aquí y asesorar a las compañías en el tema de comunicaciones y eventos.



¿Qué se requiere para ser un buen periodista?

-Se necesita mucha constancia y preparación, pero básicamente se debe tener mucha pasión para hacer todo con responsabilidad. La responsabilidad es primordial.



¿A qué colega admira desde niño?

-Desde niño admiré mucho a Fernando González, Pacheco. Creo que es el ideal de presentador que a mí me gustaría llegar a ser.

SiguienteVenecia 2012

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese