Carlos Santamaría: El niño precoz que quiere cambiar a su país

12 de agosto de 2018 12:30 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El jovencísimo y risueño Carlos Antonio Santamaría Díaz, de solo 12 años, inicia la licenciatura de física biomédica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con la ilusión de “sacar al país del hoyo en el que está” a nivel educativo.

“Estamos en una situación muy complicada, es difícil de explicar, estamos en un hoyo, en una tormenta. Uno de los principales problemas es la falta de educación que hay en nuestro país, quiero encontrar a más personas que quieran ayudar al país pero no pueden”, mencionó el niño sin apenas timidez y confiado de sus aptitudes.
En esta línea, dijo que con la llegada del próximo gobierno, liderado por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, los diputados “piensen más en las minorías” y en México “como un todo lleno de personas que tienen aspiraciones y otras que no tienen aspiraciones porque no se les da oportunidad”.

Para ello, cree que el Gobierno debe, en un futuro, impulsar la creación en la UNAM de un grupo de niños súper inteligentes a los que él se ofrecería a guiar como un compañero más.

“Una de mis intenciones o responsabilidades sociales para con la UNAM es el proyecto de abrir un grupo de niños como yo. Abrirlo, dar una prueba para los niños que se quieren inscribir; los que no pueden van a ‘tronar’ (reprobar), pero los que puedan se van a quedar y les quiero transmitir lo que yo sé, pero no como un profesor sino como uno más que está ayudando”, agregó.

Además del amor a la ciencia
Y es que Carlos no deja de ser un niño de risa incontrolable por momentos y gusto por los videojuegos pese al dominio de la retórica y el entendimiento de los conceptos abstractos que posee y presume.

Además de sentir amor por la ciencia -cuya primer gran amor fue la astronomía- es un gran aficionado por la alta literatura como ‘Cien años de soledad’, de Gabriel García Márquez, o ‘El quijote’, de Miguel de Cervantes.

El niño ya había cursado  dos diplomados en la UNAM, uno en bioquímica y biología molecular y otro en química analítica. Aun así, para acceder a la licenciatura tuvo que realizar una prueba de acceso.

En este año al examen acudieron más de 72.000 aspirantes y solo se quedaron unos 6.300, entre ellos Carlos.

Pero además de la academia, dijo que Internet fue y es a día de hoy un gran medio para su aprendizaje.

“Internet, sabiendo cuidarse de la información falsa, es la herramienta de conocimiento y (al mismo tiempo) el arma de destrucción más poderosa para la humanidad”, sentenció.

Sobre la educación actual en México opina que el sistema educativo “está caduco por la forma de enseñar”, abogando por sistema educativo que no enseñe a memorizar sino que, mediante ejemplos prácticos, haga comprender a los estudiantes por qué “las cosas son como son”.

¿Por qué física
biomédica?

En la elección de una carrera científica, en la que no tuvieron nada que ver sus padres, tuvo que ver su fascinación por la creación de la vida y su sueño de poder sentar las bases para la cura de enfermedades.

En todo momento Carlos parece estar observando el mundo que le rodea, pues no tardó en lanzar comentarios acerca de la vida y la evolución de la especie humana, impresionado por las altas cotas alcanzadas “tanto de conocimiento como de ignorancia”.

Y es que, para el niño, “el conocimiento viene de admitir nuestra propia ignorancia”.

En esta línea, observó que en la época actual, en la que “la ciencia y la tecnología rigen nuestras vidas”, la mayoría de las personas ignoran el funcionamiento de esas dos disciplinas.

“No me cabe en la cabeza que, si tienes un teléfono que su cámara funciona con tecnología fotoeléctrica, ignores los descubrimientos de Einstein”, opinó.
En lo que respecta a su convivencia con otros estudiantes, dijo no sentirse intimidado pues él únicamente piensa en su vida universitaria como un camino para adquirir conocimientos.

Por su parte, su padre, Fabián Santamaría, dijo a los medios desconocen el coeficiente intelectual del niño, algo que desea siga siendo así, ya que no cree que sea bueno encorsetar sus posibilidades a lo que digan los números.

Su madre, Arcelia Díaz, contó que confía en que su hijo se adapte muy bien al entorno universitario, dada su capacidad para integrarse a los diferentes contextos.
“Él realmente se adapta muy bien al contexto en el que se encuentra. Está con niños y se mete en ese contexto y está en la universidad y también se mete en ese contexto”, aseguró.

Insistió en que su hijo no va a la universidad con la intención de hacer amigos, pero que no tendrá ningún problema en conectar con algún compañero, como ya le sucedió anteriormente en los diplomados cursados en la Universidad Nacional de México.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS