Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-24

Dólar (TRM)
$2.908,53
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,69
Euro
$3.116,48
UVR, Ayer
$242,74
UVR, Hoy
$242,84
Petróleo
US$52,75

Estado del tiempo
2017-01-24

marea

Marea min.: -21 cms.

Hora: 01:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 09:11

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 24 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Cartagena inspira a Beatriz Camacho

-A A +A
 

A los trece años, Beatriz Camacho empezó, sin saberlo, a escribir su historia en el mundo de la moda. Trabajaba en un almacén de telas y pronto se fue viendo atraída por las texturas que día a día ofrecía a las clientas. Sin embargo fue sólo al terminar el colegio que decidió, por insistencia de su familia y amigas, que lo suyo era el diseño y no la administración de empresas, que era lo que quería estudiar.

Su elección final no pudo ser más acertada. Hoy es la diseñadora cartagenera más reconocida en el mundo de la moda y sus diseños traspasan las fronteras.
Gran parte de su éxito se debe a que le gusta crear lo que le llega a la gente, no le interesa hacer “piezas de museo que queden guindadas y nadie las use”, prefiere ir definiendo su estilo de acuerdo a las preferencias de las clientas y considera que ha sido buena interpretando lo que quieren.

Cartagena la inspira, su niñez en El Cabrero, las murallas que eran su patio, el mar, las uvitas de playa, alimentan su creatividad que luego plasma en las telas, en el color y en el movimiento de sus creaciones.

Todo eso lo tiene presente hoy, cuando empieza a crear piezas para sus nuevas colecciones, desde su taller en Barranquilla, a donde se trasladó una vez se casó.
Desde allí cada día afronta un nuevo reto profesional. El próximo será en pocas semanas cuando muestre en Medellín, en Colombiamoda, su nueva colección, un trabajo que dura tres semanas para lograr en trece minutos de pasarela, despertar sensaciones en el público.

¿Cuándo descubriste tu pasión por la moda?

-Me gustaba el trabajo, para mi es un placer, y desde los trece años, cuando estaba de vacaciones, empecé a trabajar en el almacén de telas de mi tía Rubi. Así empecé a tener contacto con las telas, a explorar su riqueza, también tenía buena relación con las clientas  pues sabía que era lo que querían y lo que buscaban, las interpretaba y les buscaba las telas, les decía como se tenían que hacer el vestido, era una cosa innata, yo no tenía ni idea, no había estudiado.

¿Cartagena te inspira a la hora de crear?

-Cartagena es rica y mágica, llena de historias, de cuentos, y creo que eso te despierta esas sensaciones y esas historia están dentro de ti. Tengo muchos recuerdos de cuando era niña, de como jugábamos en la muralla, yo vivía en El Cabrero, frente a la muralla. ¿Quien puede decir que las murallas eran su patio?. Iba al Teatro Cartagena, soy nostálgica, y todas esas cosas me causan nostalgia, me da nostalgia que ya no estén los teatros ahí, que no esté el Magali París,  que todo cambie, yo no soy buena para los cambios, me gustaría que Cartagena fuera la misma que siempre fue, así que todo lo que uno vive lo alimenta y viví mucho en Cartagena, recuerdo el mar, hay quienes van al mar los domingos, nosotros íbamos en vacaciones todos los días, y sin adultos, todo el barrio iba al mar de El Cabrero, toda la peladera, no se me olvidan las tómbolas de la iglesia de El Cabrero donde mi abuela hacía las empanaditas, la otra, el pudín, salíamos a recoger uvitas de playa, digamos que eso alimenta la creatividad, el movimiento, soy susceptible a lo que está a mi alrededor y de hecho sin saber me iba alimentando de esas historias, de las historias de mi abuelo Castillo. Mi infancia no fue de muñecas importadas sino de verdad de lo que ofrecía la vida cotidiana de Cartagena.

¿Qué estarías haciendo hoy de no ser diseñadora?

-En vez de estar haciendo este desfile en Colombiamoda que me patrocina Carrusel y el Banco de Bogotá, seguramente estaría trabajando para el Banco de Bogotá, porque yo quería estudiar administración de empresas y ser banquera.

¿Y cómo te decidiste entonces por la moda?

-Mis amigas y mi familia me decían que yo tenía que estudiar diseño, que era buenísima para eso, y como era malísima en matemáticas entonces me decían ‘tu eres loca, que vas a estudiar eso’, por fin pensé que tenían razón así que terminé diseño y organización de la producción industrial, también hice un diplomado de contabilidad financiera en la Cámara de Comercio y el ejemplo era una empresa de confección, así que me sirvió muchísimo porque el que no sabe como va su empresa, no sabe nada.

¿Cómo defines tu estilo?

-Es algo que va creciendo con el tiempo, uno no define su estilo, sino que la gente le va definiendo a uno su estilo, pienso que lo que llega a la gente es lo que a mí me interesa hacer, a mí no me interesa hacer piezas de museo que queden guindadas y que nadie las use, lo importante en una pasarela es poderse conectar con esas personas en esos trece minutos, tratar de despertar sensaciones en esas persona y deseos, deseos de verse así, de comprar la ropa, entonces el éxito de la pasarela está en eso, en despertar en ese momento las sensaciones individuales de cada uno, que cuando vean la pasarela salgan con algo en la cabeza, en el corazón, en el pensamiento, una idea por lo menos, así pienso que fue provechoso lo que se hizo. Por eso no me gusta ponerle nombre a las pasarelas, porque me parece que cada persona individualmente, debe sentir su propia historia, cada persona la percibe de una manera diferente, entonces me gusta dejar ese espacio abierto para que cada persona puede interpretar y pueda ver la colección de manera propia. Pienso que yo he sabido, suena feo, interpretar a la gente en general, se trata de descubrir que quieren los demás y proporcionárselo.

Colombiamoda

¿Cómo llegaste a Colombiamoda?

-Alicia Mejía, directora muchos años de Inexmoda, estaba en Cartagena dando unas conferencias para Acopi, yo era asociada a Acopi y fui. Ella me preguntó ¿y esto que tienes puesto tan bonito de quien es?, yo le dije que mío, entonces me sugirió que participara en Colombiamoda, le respondí  que no podía ir en ese momento, que no tenía plata, y ella me contestó que Inexmoda me invitaba sin pagar y así fue, hice la colección y monté mi stand, fue un éxito, se apagaron las luces y yo seguía vendiendo y bueno pienso que fue un momento importante, Inexmoda me catapultó porque me sostuve económicamente, conseguí clientes y empezó mi historia real en el mundo de la moda.

¿Y después de eso cuando tuviste pasarela?

-Me dediqué a consolidar la empresa como empresa, que es a lo que yo más le apuesto, o sea, digamos que las pasarelas son importantes, pero no son lo importante, creo que son importantes cuando ya tienes cierto tipo de solidez económica o empresarial pero yo no le consejo a los nuevos diseñadores que empiecen por las pasarelas, deben empezar por ver que es lo que van a hacer y como lo van a hacer.

¿ Y de qué se trata tu colección para Colombiamoda?

-Es un viaje por el Pacífico, con una mujer muy femenina, con ese movimiento a que la gente está acostumbrada, con plumas y flecos, siempre parto de un punto de inspiración, pero eso da muchas vueltas. Es una inspiración y uno la va desarrollando, hay unas que cuajan, otras que no.

¿Con quién compartes ese proceso creativo?

-Manejo todo sola, y cuando lo tengo listo trabajo con María, mi hermana, ella me entiende y me puedo comunicar con ella, me apoya en la parte de la estampación de las telas, técnicamente sabe como es la historia entonces ella me apoya, desarrolla la idea.

La tienda de Cartagena

Fuiste la primera diseñadora que abrió almacén en el Centro histórico...

-Sí, lo abrí porque cuando me casé me trasladé a Barranquilla y dejé a las clientes sin tienda, Así que me atreví a abrirla en el Centro, soy enamorada del Centro de Cartagena, y pienso que era el punto justo, me arriesgué, la gente me decía que era una loca, que abriera en Bocagrande. En ese momento solo estábamos Benetton y yo, la calle en esa época estaba llena de anticuarios.

¿Existe alguna diferencia entre las creaciones para un desfile y para tus tiendas?

-En los desfiles me doy un poco de libertad, pero lo de día a día, es importante la calculadora, porque uno tiene que diseñar cosas que la gente pueda comprar, no salirse del mercado.

¿Qué sientes al tener tu nombre en vitrinas y en pasarelas?

-Me siento muy orgullosa pero lo que más me hace sentir orgullosa es mi equipo de trabajo porque hemos consolidado la selección “Camacho Velez”, que está goleando.... jajaja.

¿Tu vida profesional ha afectado tu vida familiar?

-Hace mucho rato me sentía angustiada, cuando los niños estaban chiquitos, pero después me di cuenta que a los hijos además de darles amor, hay que darles ejemplo, y el amor al trabajo es el mejor ejemplo que uno le puede dar a un hijo, así tienen un estándar y una guía a seguir, hoy ellos se sienten orgullosos de mi trabajo y eso me hace sentir bien.

¿A tu hija le gusta la moda?

-Mi hija es muy crítica, pero se identifica y se siente feliz con las cosas que hacemos, lástima que no quiso estudiar diseño de modas.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2382 fotos
65999 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese